AraInfo  Movimientos

Una pareja trans denuncia una agresión sufrida en un bar de Zaragoza por su condición sexual

Según explican desde la Plataforma Trans, un joven fue agredido cuando le prohibieron la entrada a un bar para comprar tabaco. Al salir, "rozó la persiana metálica que estaba a medio bajar" y acto seguido la persona que le prohibió el acceso, salió a la calle donde se encontraba el chico con su pareja, y empezó "a proferirles insultos": “En mi bar no van a entrar maricones de mierda, ni putos travestis”. Por su parte, el dueño del establecimiento niega la agresión y afirma que tan solo fueron "dos empujones".
| 30 mayo, 2019 19.05
Una pareja trans denuncia una agresión sufrida en un bar de Zaragoza por su condición sexual

En la madrugada del pasado 26 de mayo, una pareja de personas trans fue agredida e insultada por su condición sexual, al tiempo que se le impedía la entrada en un bar de la capital aragonesa.

E.G. y K.O., una pareja de personas trans, se dirigió a las 03.40 horas del pasado 26 de mayo al bar ‘La Bodeguilla’ (calle San Jorge, 1) con intención de comprar tabaco. E.G. entró en el interior del local, en el que todavía había clientes, y una persona del establecimiento le ‘invitó’ a que abandonara el local aludiendo al cierre del mismo.

Al salir, y según denuncia la Plataforma Trans a través de una nota de prensa, el joven trans rozó la persiana metálica que estaba a medio bajar y acto seguido la persona que le prohibió el acceso, salió a la calle donde se encontraba el chico con su pareja, -una mujer trans, acompañados de una amiga- y empezó a proferirles insultos: “En mi bar no van a entrar maricones de mierda, ni putos travestis”.

Ante esta inesperada reacción, K.O. pidió explicaciones a la persona en cuestión, siendo en ese momento, y según explican, “fuertemente agarrada de los brazos con intención de tirarla”.

Al producirse este hecho, E.G. se dirigió “a mediar y a separar a este hombre de su chica”. En ese momento salió del establecimiento otro individuo y le propinó “un fuerte golpe en el rostro tirándole al suelo donde continuó dándole puñetazos”, según se relata en la denuncia interpuesta por la pareja en la Comisaría y donde se adjunta el parte de las lesiones sufridas como consecuencia de la agresión tránsfoba.

El parte de lesiones aportado refleja un “hematoma en la zona infraorbitaria” y “presencia de siete piezas dentales con línea de fractura”. Por su parte, la mujer tiene un cuadro ansiedad por lo que está tomando ansiolíticos.

La Federación Plataforma Trans condena estos “deleznables” hechos que “ponen de manifiesto el agravante de los mismos por transfobia”. Así mismo exigen que se apliquen las sanciones administrativas contempladas en la Ley Trans de Aragón, “sin menoscabo” de las que tuviera lugar por aplicación del Código Penal.

“Las personas trans somos objeto de una gran violencia que se concreta en bullying escolar, acoso laboral, en redes sociales y agresiones tanto verbales como físicas en espacios públicos, ante la falta de aplicar en los delitos de lesiones o vejaciones, el agravante de odio por transfobia”, señala la presidenta de la Plataforma, Mar Cambrollé.

Además agrega, “para atajar esta grave situación de raíz, es sumamente necesario hacerlo desde la educación y sensibilización en el respeto hacia la diversidad sexo genérica. Una asignatura de obligado cumplimiento en centros de estudio, sería un pilar básico para poner fin a la discriminación, siguiendo la iniciativa de Escocia este paso mes de enero”.

La Plataforma Trans confía en que “el nuevo gobierno no olvide la deuda histórica que el estado y la sociedad tiene con las personas trans”. Por ello recuerdan que una de las primeras iniciativas legislativas ha de ser la Ley Trans Estatal, que según recalcan “ha decaído al convocarse elecciones”. De esta forma, solicitan “amplio apoyo y consenso a todos los grupos parlamentarios”.

Por otro lado, el propietario de ‘La Bodeguilla’ niega la agresión y señala que únicamente fueron “dos empujones”. Según relata a AraInfo, al salir del bar, esta persona “dio un portazo contra la persiana y casi rompe la puerta de cristal”. Fue entonces cuando el dueño salió del establecimiento para recriminarle dicha acción y, según cuenta, “se abalanzó sobre mí con una botella de cristal”.

A continuación -añade-, “le quité la botella que llevaba y otras dos personas que iban con él se abalanzaron sobre mí. Entonces salió mi encargado, me ayudó a quitármelos de encima y entonces apareció la Policía municipal e hizo un parte: dos arañazos que llevaba él y dos que llevaba yo y mi empleado. Nada más”. Un hecho que contradice el parte médico de lesiones al que ha tenido acceso AraInfo y en el que se refleja “presencia de siete piezas dentales con línea de fractura”.

30 mayo, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR