Movimientos

El Aragón Insumiso reivindica la continuidad de sus luchas y sueños en un emotivo homenaje en el CSO Kike Mur

Lágrimas, sonrisas, luchas y sueños compartidos protagonizaron este domingo el homenaje a Kike Mur y a todos los insumisos que “lucharon dentro y fuera de los muros por un mundo diferente”. El acto, celebrado en la antigua cárcel de Torrero (Zaragoza), “donde dejaron morir a Kike”, y ahora convertida en Centro Social Okupado que lleva su nombre, contó con la vuelta a los escenarios, 17 años después, de El Corazón del Sapo que puso la banda sonora a una jornada inolvidable.
| 24 abril, 2017 14.04
El Aragón Insumiso reivindica la continuidad de sus luchas y sueños en un emotivo homenaje en el CSO Kike Mur
Una placa en el exterior del Centro Social Okupado Kike Mur recordará la lucha de la insumisión. Foto: @igoiz17 (AraInfo)

El próximo 2 de septiembre se cumplirán 20 años de la muerte en prisión del insumiso Kike Mur. En el mismo escenario, la antigua cárcel de Torrero (Zaragoza) liberada hace unos años y convertida en Centro Social Okupado Kike Mur, 300 personas del Aragón Insumiso, entre ellas insumisos del CAMPI, COA-MOC, de la Asamblea Ciudadana por la Insumisión y de los diversos grupos de apoyo de entonces, participaron este domingo, 23 de abril, en un homenaje cargado de emotividad y reivindicación.

Desde este domingo, una placa, colocada durante el acto en la fachada del Centro Social Okupado que lleva su nombre, recordará a Kike Mur y a todos los insumisos que “lucharon dentro y fuera de estos muros por un mundo diferente”. Un acto que reivindicó también el papel de las madres, padres, hermanas, hermanos, compañeros y compañeras que hicieron la lucha por la insumisión menos difícil.

“20 años han pasado. 20 años desde que dejaron morir a Kike Mur tras estos muros, desde que cientos de jóvenes fueron perseguidos, humillados y encarcelados a lo largo y ancho de todo el Estado por el simple hecho de no querer ser partícipes de su educación basada en la violencia, disciplina y obediencia ciega”, expresaba en la lectura de un comunicado uno de los insumisos presentes en el homenaje.

“Años de represión pero también de rebeldía, de unión, de crear lazos inquebrantables, de constantes movilizaciones, del apoyo incondicional de compañeras, compañeros y familiares, de ser cada vez más y más decididos a no tragar con sus leyes cargadas de fascismo”, añadía. Al final “gracias a personas como Kike se consiguió la agridulce victoria, victoria casi extraña en nuestras luchas”.

“Tras estos muros durante mucho tiempo hubo dolor, injusticias y sufrimiento. Pero ahora albergan aquellas ganas de vivir en un mundo mejor por las que luchaban Kike y el resto de insumisos y que compartimos las personas del Centro Social Okupado que ahora es esta antigua cárcel”, apuntaba un representante de la asamblea okupa. Por eso “os homenajeamos con esta placa y con la continuidad de vuestras luchas y sueños. No hubo, hay, ni habrá prisión que pare la insumisión”, concluía.

Tras este acto llegaría otro momento mágico, la vuelta a los escenarios, 17 años después, de El Corazón del Sapo. La banda, formada por Fer (voz), Guillermo (guitarra), Gabi (bajo) y Chuchi (batería) había anunciado su regreso en mayo y julio dentro de una mini gira solidaria compuesta por cuatro conciertos. Pero se reservaba esta fecha, en casi secreto, para brindar un homenaje especial a la insumisión, una lucha de la que fueron, como tantos y tantas otras, protagonistas en primera línea.

20170423ZGZ CSO Kike Mur Sapos Foto Pablo Ibáñez (10)

Fer y Guillermo fueron testigos del triste final de su compañero Kike Mur. En ese año compartían con él sus vidas entre los muros de la cárcel de Torrero junto a otros insumisos presos. “Nunca pensé que volvería a este sitio. Nunca pensé que desearía tanto volver a un lugar del que deseé tantísimo escapar, y sin embargo hoy lo hago ya por segunda vez, y para consumar nuestra pequeña venganza. Nuestra pequeña gran victoria. Va por ti Kike. Por ti, y por todos los que pasaron por estos malditos muros por querer cambiar el Mundo y hacerlo más justo y diferente”, afirmaba Fer.

Hacía 17 años que no tocaban juntos y apenas han tenido 8 días de ensayos, pero la vuelta de los Sapos no defraudó a nadie, ni a las personas que veían al grupo por primera vez ni a las más veteranas. Un público entregado de principio a fin coreó todos los temas que los Sapos interpretaron sin quitar el pie del acelerador durante más de 70 minutos. Un repaso a la historia musical y militante de El Corazón del Sapo, una historia ligada para siempre con el movimiento por la insumisión. Emotividad, lágrimas, sonrisas, luchas y sueños compartidos hicieron de esta jornada un día inolvidable para las 300 personas que tuvieron la oportunidad de vivirla intensamente.

«En el CSO Kike Mur dimos un concierto muy especial para nosotros. No sólo porque hacia 17 años que no tocábamos juntos, sino porque el lugar, la antigua cárcel de Torrero, tiene un significado singular para tod@s nosotr@s. Queríamos hacer un concierto en familia y sin avisar, antes de los conciertos de Zarautz, Zaragoza y Hatortxu, y que ese concierto especial fuera en este sitio… ¡Nos vemos pronto!», escribía El Corazón del Sapo en su página de facebook.

«Hay personas que luchan un día y son buenas. Hay otras que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchas muchos años, y son muy buenas. Pero hay personas que luchan toda la vida, esas son las imprescindibles»

Fotos: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Vídeo: Oshito

24 abril, 2017

Autor/Autora

Redactor, editor, funciones de coordinación y administración. Integrante del Consello d’AraInfo y uno de los cofundadores. @igoiz17


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR