El alcalde Azcón riega con miles de euros públicos las arcas del Heraldo

Dibujo ilustración: Rubén Hervás

Demostrando el poco respeto que el gobierno municipal de Zaragoza PP-Cs y Vox tiene por la pluralidad, la democracia, y el periodismo libre e independiente, ha decidido firmar un contrato 'abierto' por el que el monopolístico Heraldo recibirá 80.000 euros al año, y esto solo del Servicio Municipal de Deportes. Para los demás medios de comunicación -parafraseando a los Más Birras- al este del Ayuntamiento solo hay sed y el desierto para correr.

A través de la Sociedad Municipal ZDM (Zaragoza Deporte Municipal) el muy excelentísimo alcalde de la siempre heroica capital del país ha conseguido sacar adelante un contrato por el que el grupo Henneo se embolsará 79.601,00 euros más IVA por lo que queda de 2020 en concepto de "colaboración publicitaria", por el que el medio de comunicación zaragozano únicamente se obliga a dar a las actividades recogidas en la agenda de ZDM "la más amplia difusión posible".

Sorprende que entre los datos del contrato, el propio Heraldo, baraja la cifra de 3.000.000 de impactos o visitas -entre otras cuestiones técnicas- para justificar la cuantía del contrato. Pues bien, en AraInfo nuestras cifras de audiencia ofrecen un número superior a las 700.000 visitas (ip's únicas) mensuales. A sabiendas de lo impreciso de esta fórmula, nos aventuramos a explicaros, queridas lectoras y lectores de AraInfo, que una sencilla regla de tres indicaría que AraInfo debería percibir 18.660 euros por el mismo concepto. Pero esto no ocurre.

Como decimos, esta es solo una de las vías con las que Jorge Azcón está regando con miles de euros las cuentas corrientes de los accionistas del Heraldo-Henneo, que no de sus trabajadoras, afectadas por despidos y recortes en derechos laborales. Y, probablemente, este contrato sea de los importes más pequeños, porque el grueso de los importes contratados por el Ayuntamiento de Zaragoza para publicidad de sus actividades se realiza a través de una empresa externa, por lo que la opacidad está garantizada.

Sorprende menos la curiosa permeabilidad entre trabajadores del Heraldo y el PP. Sin ir más lejos, el jefe de gabinete de Azcón y el responsable de Comunicación del Ayuntamiento provienen de la escudería de los Yarza. Parece que entre Heraldo y PP no hay puertas giratorias, sino un túnel de comunicación directa entre Independencia y la casa consistorial.

Quizá se pregunten, ¿pero esto es legal?, ¿puede un político como Azcón hacer lo que quiera con el dinero público? A la primera pregunta: sí, es legal. Discrecional, sectario, y antidemocrático, pero legal. A la segunda: no, pero casi, porque si para algo están dotados los políticos de derechas es para retorcer la ley hasta que se adapte a su beneficio.

A estas alturas es necesario que nuestras lectoras y lectores dispongan de alguna información adicional. Zaragoza es una ciudad maravillosa que por tamaño y origen permite que la información fluya, y que todo acabe siempre sabiéndose. Pues bien, en AraInfo nos consta que tan solo unos días después de la llegada de PP y Cs al gobierno de la ciudad impusieron la consigna -literal- de "a AraInfo ni agua", y dicho y hecho, oigan. Y es que, con la llegada de Azcón a la alcaldía, no es solo que hayan excluido a AraInfo de la publicidad institucional, sino que también han intentado boicotear nuestro trabajo poniendo trabas a la acreditación de nuestras periodistas en eventos como las pasadas Fiestas del Pilar. Pero no pasa nada, la parroquia de PP y Cs seguirá presumiendo con cinismo de su defensa de la libertad y pluralidad de la prensa.

Con toda esta información quizá entiendan mejor la importancia para nuestro medio, AraInfo | Diario Libre d'Aragón, de sumar el mayor número posible de suscriptoras. Vosotras y vosotros, quienes apoyáis económicamente a AraInfo, sois la garantía de nuestra existencia, y el antídoto contra la intención del PP y Cs de asfixiarnos económicamente.

Mientras no exista una Ley de Medios de Aragón que regule el sector y establezca unas reglas claras para todas, una ley que debería incluir al menos, un Observatorio de Medios para velar por el rigor informativo y con los Derechos Humanos como ancla ética básica, una autoridad pública neutral que certifique audiencias, una mesa laboral del sector, y que dote de transparencia, democracia, y pluralidad las relaciones entre las administraciones públicas aragonesas y los medios de comunicación, mientras esto no exista, todas estamos al albur de lo que discrecionalmente decidan los políticos de turno.

 

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies