Culturas

Costa Gavras, Premio Donostia «político»: «El fascismo está volviendo a Europa de una manera muy popular»

El cineasta francés de origen griego Costa-Gavras (Loutra-Iraias, 1933) ha recibido el primer Premio Donostia de la 67 edición del Festival de San Sebastián, que con su máxima distinción honorífica ha rendido homenaje a uno de los máximos exponentes del cine político y de denuncia social de toda la historia.
| 22 septiembre, 2019 12.09
Costa Gavras, Premio Donostia «político»: «El fascismo está volviendo a Europa de una manera muy popular»
Costa Gavras durante la rueda de prensa en Donostia. Foto: @sansebastianfes

El Teatro Victoria Eugenia acogió este sábado la ceremonia de entrega del galardón, tras la que se ha proyectado la última película del realizador, Adults in the Room (Comportarse como adultos). Se trata de la adaptación cinematográfica del libro de memorias del exministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis. El encargado de entregarle el Premio Donostia al realizador ha sido el director del Festival, José Luis Rebordinos.

Como ha recordado Rebordinos, Costa-Gavras siempre ha defendido que todo el cine es político. De él ha destacado su “precisión cinematográfica” y su “preocupación por contar lo que sucede en la sociedad de su tiempo”. “Analiza el poder y habla de la gente a la que el poder oprime e invisibiliza. Este es un premio político para Costa-Gavras”, afirmó.

“Es un honor enorme recibir este galardón precioso para nosotros, los cineastas”, declaró Costa-Gavras. Christos Loulis, Alexandros Bourdoumis y Valeria Golino, protagonistas de su último filme, coincidieron en señalar que trabajar con él es un sueño hecho realidad. “Le hemos necesitado, le necesitamos y seguiremos necesitándole. Gracias, Costa-Gavras”, señaló Loulis, que encarna a Varoufakis en la gran pantalla.

La periodista Vanessa Rodríguez ha presentado la gala y ha glosado la carrera de un director que “con especial crudeza y absoluta libertad” ha acercado su cámara a las dictaduras totalitarias, las purgas políticas, el racismo o los abusos del capitalismo. También se ha proyectado un vídeo con imágenes de “una filmografía valiente y muy personal que lanza una mirada ácida y crítica sobre el poder y la sociedad actual”.

Durante la rueda de prensa previa a recibir el Premio en Donostia, Costa Gavras afirmó sobre Varoufakis que es «un excelente escritor, que sabe mucho de economía, es valiente, aunque no es un héroe. A la sociedad no le hacen falta héroes, pero sí gente que resiste». También alertó sobre la vuelta del fascismo a Europa «de una manera muy popular».

Una filmografía crítica con la historia contemporánea

Konstantinos Gavras (Loutra-Iraias -Grecia-, 1933), conocido como Constantin Costa-Gavras, se traslada a París a comienzo de la década de los cincuenta. Tras abandonar sus estudios de Literatura en la Sorbona, Gavras se matricula en cine en Institut Des Hautes Etudes Cinématographiques. Su debut cinematográfico será en 1958, cuando rueda su primer cortometraje Les rates, al mismo tiempo comienza a realizar diferentes trabajos como ayudante de dirección para René Clair, René Clement, Henri Verneuil, Jacques Demy, Marcel Ophüls, Jean Giono o Jean Becker.

Su primer largometraje es Compartiment tueurs (Los raíles del crimen, 1965), película basada en la novela de Sebastien Japrisot y de la que también firmaría el guión. Para ella cuenta con Yves Montand como actor protagonista, uno de sus actores predilectos en su posterior filmografía. El éxito en Francia y en Estados Unidos, y los contactos realizados durante el rodaje, concretamente con Jacques Perrin, le sirvieron para sacar adelante sus siguientes proyectos.

A finales de los sesenta rueda Z, un trabajo basado en la novela política del escritor, periodista y diplomático griego Vasilis Vasiliscos, en la que se reconstruyen los hechos que rodearon el asesinato de Grigoris Lambrakis, político griego asesinado por la organización parapolicial del estado en 1963. El guión lo escribiría Gavras junto a Jorge Semprún, coetáneo del cineasta que residía en París desde 1941 quien trabajaría también en el guión de El juramento de los bárbaros, proyecto de Gavras basado en la novela del argelino Boualem Sansai que finalmente no se llevó a cabo.

Z le valdría al director franco-griego el Oscar a Mejor película de habla no inglesa y Mejor montaje, el Globo de Oro a Mejor película extranjera, el Premio del Jurado y a Mejor actor del Festival de Cannes, además de varias nominaciones a los Premios BAFTA, consiguiendo el de Mejor música, entre otros. Ya en los setenta rueda La Confesión y Estado de sitio, con las que Costa Gavras se consagrará como cineasta comprometido y dota a sus películas de una conciencia no sólo social sino también política; ambas cintas obtienen el respaldo unánime de la crítica y optan al Globo de Oro a mejor película extranjera.

En la década de los 80, Costa-Gavras se adentraría finalmente en la industria hollywoodiense con Missing (Desaparecido, 1981), protagonizada por Jack Lemmon y Sissy Spacek. El estreno en Estados Unidos generaría una gran polémica y se le tacharía de comunista, pero la crítica recibió el trabajo con un rotundo aplauso, tal es así que se haría con la Palma de Oro del Festival de Cannes y el Premios Oscar al mejor guión adaptado entre muchos otros premios. En este periodo, sería nombrado por primera vez presidente de la Cinemateca francesa, cargo que ocupa de nuevo en la actualidad.

Entre el resto de su filmografía destaca, Clair de femme con Romy Schneider e Yves Montand, Hanna K con Jill Clayburgh y Jean Yanne, Consejo de familia con Fanny Ardant y Remi Martin, El sendero de la traición con Debra Winger y Tom Berenger, o La caja de música con Jessica Lange y Armin Mueller-Stahl. En 2012 estrenó El Capital, un film que explora un tema tan actual como la inestabilidad y la corrupción del sistema financiero y que compitió por la Concha de Oro del Festival Zinemaldia de Donostia.

Estrenada en la reciente Mostra de Venecia, su último largometraje se basa en el libro Adults in the Room: My Battle With Europe’s Deep Establishment, escrito por Varoufakis tras su efímero mandato como ministro durante los primeros seis meses de 2015, en plena crisis financiera de Grecia. La película es una “tragedia” en el sentido clásico del término y retrata a un grupo de personas “atrapadas en una inhumana red de poder” y en el “círculo brutal de las reuniones del Eurogrupo, que impone a Grecia la dictadura de la austeridad”.

En 2017, Costa Gavras estuvo en Aragón para recibir el Premio «Luis Buñuel» del Festival Internacional de Cine de Uesca en su 45º aniversario.

22 septiembre, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR