Política

Cambiar Aínsa critica la gestión municipal realizada en la instalación de la caldera del CEIP Asunción Pañart

La formación política sólo aceptará un acuerdo con Levenger –empresa instaladora- que incluya un informe sobre los perjuicios causados al Ayuntamiento y al colegio por el mal funcionamiento de la caldera del centro educativo
| 16 agosto, 2017 12.08
Cambiar Aínsa critica la gestión municipal realizada en la instalación de la caldera del CEIP Asunción Pañart
Ayuntamiento de L'Ainsa-Sobrarbe.

El pasado mes de julio, la empresa de Nafarroa Levenger Energías Renovables, mandó al Ayuntamiento de L’Aínsa-Sobrarbe una propuesta para la resolución, por mutuo acuerdo, del contrato relativo a la caldera del colegio público Asunción Pañart, por la cual reclama una cantidad de casi 42.000 euros.

La formación política, Cambiar Aínsa, que ha podido conocer esta cantidad en fechas recientes, solicita que cualquier acuerdo que se tome vaya acompañado de informes técnicos que valoren los perjuicios causados al Ayuntamiento y al Colegio por el mal funcionamiento de la instalación.

“Desde que comenzó la legislatura hemos insistido en este asunto porque nos ayuda a entender el modelo de gestión que se ha dado en muchos ayuntamientos pequeños durante los últimos años”, señalan desde la formación política.

“La mala gestión del anterior equipo de gobierno socialista y la dejadez del actual nos han llevado a una situación en la que, aunque se veía venir, desde alcaldía ni siquiera se han molestado en ir preparando elementos y argumentos de peso sobre los perjuicios causados por el mal funcionamiento de la caldera con el objetivo de presentar una contra oferta en una mesa de negociación con Levenger. Una vez más, vamos a pecho descubierto en un tema importante”, asegura Urko Del Campo, portavoz de Cambiar Aínsa.

Desde su instalación en el verano del año 2012, la caldera de biomasa instalada en el Colegio de L’Aínsa no ha dejado de traer problemas a la comunidad educativa. A mediados de diciembre de 2014, el AMPA envió una carta dirigida al entonces alcalde, José Miguel Chéliz, para informarle que desde el cambió de la caldera y el tipo de combustible, el exceso de calor era tal que había que dar las clases con las ventanas abiertas, “una situación que llegó a causar neumonía en varios alumnos y alumnas durante ese periodo”, subrayan.

Además, el Consistorio ainsetano ha invertido muchas jornadas de mantenimiento y reparación en las instalaciones, así como dinero en material para la regulación de su funcionamiento, “cuestiones que debería haber resuelto la propia Levenger por contrato”, aseguran desde la formación.

Cabe recordar, además, que según el Servicio de Industria, este proyecto no cuenta con el visado correspondiente que autorizaría su instalación en un edificio público como el CEIP Asunción Pañart de L’Aínsa. “Esto es en lo que ha derivado lo que en su día declaró el concejal de urbanismo, Manolo Vispe, sobre que la caldera no le costaría nada al ayuntamiento”, aseveran.

“Hay responsables políticos y técnicos que deberían dar explicaciones sobre este proceso. Los ciudadanos cada vez están más hartos de tener que responder patrimonialmente ante las decisiones erróneas de gestores que implementan las mismas sin ningún tipo de criterio objetivo. Y a pesar de todo, la pregunta más obvia sea para el señor Chéliz, antiguo alcalde, quien prometió un ahorro en el consumo del 15% con la nueva instalación basado en nada”, protesta Del Campo.

“La gran cantidad de incumplimientos que la empresa ha cometido respecto al Reglamento de Instalaciones Térmicas (RITE), según establece el informe pericial; los daños y perjuicios ocasionados al Ayuntamiento de L’Aínsa-Sobrarbe por las inversiones que ha tenido que realizar en el acondicionamiento de la instalación por la mala gestión llevada a cabo por Levenger SL; o los términos presentados en el contrato de adhesión presentado por INEC Eficiencia, en el cual puede considerarse que existen cláusulas abusivas, como por ejemplo los términos del contrato que establecen un consumo mínimo de energía para amortizar la inversión de la caldera y a la vez conseguir un beneficio por parte de la empresa, son un sinsentido en un contrato amparado en un Real Decreto que busca optimizar los recursos energéticos y reducir la energía consumida”, reconocen desde Cambiar Aínsa.

“Ante esta situación, la determinación que hemos tomado desde nuestro grupo ha sido la de aceptar, únicamente, acuerdos que vengan acompañados de un informe económico sobre los costes que esta mala gestión ha conllevado al Ayuntamiento y al Colegio, que depure responsabilidades y que permita negociar una propuesta más justa con Levenger”, concluye el portavoz de Cambiar Aínsa.

16 agosto, 2017

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR