#Refugees  Mundo

Sin solución para el Open Arms

Mientras Salvini continúa poniendo en peligro vidas humanas, el presidente Sánchez ofrece soluciones inviables que le hacen merecedor de duras críticas de, entre otras personas, Ada Colau, Álvaro Sanz o Alberto Garzón, mientras que Casado directamente rechaza las soluciones propuestas. Y, de momento, el Open Arms sigue varado frente a Lampedusa sin solución a su estado de urgente necesidad.
| 18 agosto, 2019 22.08
Sin solución para el Open Arms
Proactiva Open Arms es una organización no gubernamental y sin ánimo de lucro cuya principal misión es rescatar del mar a las y los refugiados que llegan a Europa huyendo de conflictos bélicos, persecución o pobreza.

Primero fue Algeciras, ahora «el puerto más cercano que encuentre en su ruta hacia España». Los ofrecimientos de Pedro Sánchez para facilitar el desembarco del Open Arms llegan tarde y a la desesperada. La primera opción, Algeciras, fue rechazada por la ONG Open Arms por la lejanía y el estado de las 107 personas migrantes que quedan a bordo. Ahora, se han ofrecido los puertos de Palma y Mahón, en las Illes Balears. Dos comunicaciones de la Marina Mercante, que esperan respuesta, han anunciado esta nueva alternativa, y preguntan a la ONG qué consideran necesario «para que el viaje se realice en condiciones seguras».

El ofrecimiento inicial, el de desembarcar en Algeciras, llegó tarde, y por tanto, esta última alternativa propuesta, también. Cuando parecía que se iba a desbloquear la situación, y llegaban buenas noticias con el desembarco de 27 menores en Lampedusa tras la insistencia del primer ministro que prácticamente obligaba a un intransigente Matteo Salvini a llevarlo a cabo, todo ha seguido igual para los y las que quedan en el barco. El 16 de agosto, y de eso ya hace dos días, la ONG Proactiva Open Arms solicitó una evacuación «urgente e inmediata». Y lo hacía después de ver como el ultraderechista Salvini se negaba a conceder el permiso para desembarcar, desoyendo a un tribunal de su propio país que había dejado sin efecto una orden suya de prohibición de entrada bajo amenaza de multas millonarias y de confiscación de la nave.

El 14 de agosto, hace ya cinco días, un tribunal administrativo de Lazio canceló la prohibición de Salvini. Así informaba el fundador de la ONG española Open Arms, Óscar Camps. Hace cinco días, la ONG catalana ya cargaba contra Europa por haber dejado 13 días a más de 100 personas a la deriva. Durante esos 13 días, el Gobierno del Estado español miró para otro lado, y es algo que resulta evidente a tenor de lo sucedido en la primera semana de agosto. Tras rescatar a 124 personas de dos naufragios en el Mediterráneo, el Gobierno del Estado español, junto con el italiano y el maltés, dieron la espalda al buque del Open Arms y se negaron a ofrecer un puerto seguro donde desembarcar a estas personas refugiadas.

El 12 de agosto, hace ya siete días, ya tenían lugar varias evacuaciones del Open Arms por motivos de salud, y Bruselas afirmaba que no había recibido ninguna petición formal de ningún Estado para coordinar el desembarco. Por eso, da la sensación que entre todos los Estados europeos hay una descoordinación total en cuanto a la política migratoria, y lo único que parecen hacer es pasarse la «patata caliente» hasta ver quien aguanta más. En el caso del Open Arms fondeado frente a Lampedusa, esta actitud ha puesto en peligro la vida de más de cien personas.

Críticas

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha considerado que es «demasiado tarde» ofrecer el puerto de Algeciras (Cádiz) para el desembarco. En un mensaje en su cuenta de Twitter dice que «por eso ofrecimos el puerto de Barcelona hace 12 días».

Alberto Garzón, de IU, también se ha lamentado de que se ofrezcan soluciones 17 días después y movido por la presión ciudadana y no por la convicción propia.

Álvaro Sanz, Coordinador de IU Aragón, recalca que el ofrecimiento se hace cuando «sabéis que es imposible que lleguen a costas españolas».

Por su parte, Pablo Casado, del PP, rechaza cualquier solución y, lejos de valorar el ofrecimiento, sugiere que nunca debió hacerse.

El partido de extrema derecha Vox, siguiendo en su delirante línea, ha cargado contra el ofrecimiento acusando a Sánchez de colaborar en el «tráfico ilícito de personas».

Mientras tanto, sin solución a la situación límite

La tarde de este domingo 18 de agosto, después de pasar prácticamente todo el mes a bordo del Open Arms y viendo que nadie les da una solución, varios migrantes se han lanzado al agua para alcanzar la isla de Lampedusa. El fundador de Open Arms, Óscar Camps, reflejaba en su cuenta de twitter que «avisamos hace días que la desesperación tiene límites».

Y, para colmo de males, el propio Óscar Camps se hacía eco de la llegada de una patera con 57 personas al puerto de Lampedusa, e ironizaba de cómo había podido esquivar esa patera el despliegue de fuerzas de seguridad italianas hasta lograr atracar en puerto. «Todo lo que hace Salvini es una campaña contra @openarms_fund

18 agosto, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR