Lambán pone sobre la mesa 15 pactos para Aragón, en otro discurso anodino, complaciente y acariciando a Ciudadanos

El presidente del Ejecutivo aragonés ha seguido el guion previsto en su intervención en el debate sobre el estado de Aragón. Un debate largo y poco novedoso que ha concluido este jueves con la respuesta de los grupos: cuatro en la oposición -PP, Cs, el ultraderechista Vox e IU- y los cuatro del Gobierno -PAR, CHA, Podemos y PSOE-. 

Lambán durante su intervención en el debate de estado de Aragón. Foto: Cortes

El debate sobre el estado de Aragón comenzó este miércoles con la intervención de Javier Lambán. El presidente del Ejecutivo ha arrancado recordando a las 3.864 víctimas de la pandemia en Aragón que "estarán siempre en el recuerdo, junto a la solidaridad con sus familiares y amigos, que, a estas alturas, lo somos casi todos de una u otra forma", y ha vuelto a pedir "perdón" por los "errores cometidos": "No podemos pasar página sin más", ha dicho. También ha asegurado que "no se han escatimado esfuerzos" y "nos hemos dejado literalmente la piel en esta lucha, pero nos enfrentábamos a un enemigo de una fuerza brutal y desconocida".

A continuación, ha querido transmitir un mensaje "optimista" porque "con todas las cautelas, podemos considerar que la crisis sanitaria está empezando a quedar atrás y, en consecuencia, cabe centrar todos nuestros esfuerzos en la recuperación social y económica".

Así, Lambán ha puesto sobre la mesa 15 pactos, varios de ellos ya conocidos, para "ampliar y actualizar" la Estrategia Aragonesa de Recuperación Social y Económica, cuya ejecución "va más allá del final de esta legislatura". "No hablo de pedirle a nadie que renuncie a ejercer la oposición con toda la dureza que juzgue conveniente, sino de que gobierne quien gobierne después de 2023 esa reputación de estabilidad y de seguridad que hemos adquirido no se resienta y que las ideas y los proyectos esenciales se sigan produciendo sin solución de continuidad, para sosiego de los aragoneses y para fijar sobre nosotros una mirada positiva y confiada por parte de los demás", ha añadido.

Con estas palabras, Lambán ha lanzado una oferta de acuerdos a los ocho grupos que conforman el arco parlamentario en una intervención en la que, a su modo, ha instado a "profundizar en el autogobierno", y "entender Aragón como un proyecto común en torno al Estatuto de Autonomía". Eso sí, apelando, en su línea habitual, a "superar los sectarismo ideológicos", a "ese gran proyecto nacional que es España" y a la "unidad de la nación como un bien político superior".

Los 15 pactos propuestos por Lambán pasan por "dar un impulso decisivo" a la Formación Profesional para 2023 y "cualificar a 150.000 personas que no disponen de ninguna acreditación profesional"; "coordinar las políticas públicas" e "impulsar la colaboración público-privada" para "alcanzar el pleno empleo en Aragón en 2024"; un plan de Atención Primaria; actuar en la "economía de cuidados" con "un plan de equipamientos sociales" y otro "plan del Mayor" con "29 medidas innovadoras para llegar a más de 211.000 personas usuarias"; y "mejorar" la "financiación autonómica" para "luchar contra la despoblación".

Asimismo, el presidente del Gobierno de Aragón ha propuesto el "incremento de recursos propios" para la salud mental infanto-juvenil; "incrementar la vivienda de alquiler para jóvenes, con como mínimo, 20.000 viviendas públicas de alquiler asequible en los próximos 20 años"; reducir las "emisiones difusas" que "suponen casi las dos terceras partes de las emisiones totales"; constituir en 2022 la Alianza Aragonesa para la Agenda 2030; y un pacto sobre política energética en el que defiende "el desarrollo formidable" de los megaparques de energías renovables que arrasan ya las comarcas aragonesas y contra los que cada día se levantan más voces bajo el lema "Renovables sí, pero no así".

También ha planteado alcanzar un acuerdo para "impulsar la cultura como sector estratégico básico e imagen de marca de Aragón", con proyectos como "la ampliación del Museo de Zaragoza, la creación de Archivo General de Aragón y de la Orquesta Sinfónica de Aragón"; y "culminar el proceso para dejar de ser productores esenciales de materias primas y pasar a ser fabricantes de alimentos, duplicando las ventas actuales de la agroindustria de aquí a 2025, pasando de los 5.800 actuales a 12.000 millones de euros".

Del mismo modo, ha ofrecido pactos con una visión de futuro poco realista y sin consensos como "impulsar el proyecto de Juegos de Invierno en el Pirineo en 2030" y, también para ese año, Zaragoza como sede del Campeonato Mundial de Fútbol. El pacto 13 sería el "impulso" del Aeropuerto de Zaragoza; y el 14, la "apuesta por la desconcentración del aparato estatal para distribuir oportunidades", para lo que, ha avanzado, el Gobierno de Aragón ya ha solicitado al Ministerio español de Sanidad instalar aquí la Agencia Estatal de Salud Pública.

En su hora y media de intervención no han faltado las alabanzas a la gestión de su gobierno, poniendo en valor los macroproyectos de grandes multinacionales que inundan Aragón. Entre otros, Lambán ha destacado los centros de datos de Amazon Web Services en Uesca, Villanueva de Galligo y el Burgo de Ebro, Amazon en PLAZA, la Planta de Paquetería de Amazon en La Muela, la ampliación de Inditex en PLAZA, la Plataforma de la empresa Ponentia en Tamarit y el Bonárea en Epila, o en el sector farmacéutico que "tiene ya suficiente base como para poder aspirar a convertir a Aragón en un hub de entidad internacional" con las inversiones en la nueva planta de Becton Dickinson, para lo que el Gobierno de Azcón ya ha puesto la alfombra roja en Zaragoza.

Tampoco han estado exentos los ataques, habituales, a los gobiernos vecinos, catalán y vasco, y al independentismo, de un eufórico Lambán, reelegido como secretario general del PSOE Aragón el pasado fin de semana, con el 97% de votos y el respaldo de Pedro Sánchez. En un tono más conciliador, el presidente del Ejecutivo aragonés ha agradecido a Izquierda Unida "el apoyo al presupuesto el pasado año" y, sobre todo, ha vuelto a lanzar guiños a Ciudadanos que, en su opinión, "ha venido demostrando con su talante y sentido de estado", que "España necesita una opción liberal para asegurarse una gobernanza al estilo europeo".

Por último, Lambán ha afirmado que "por mi cargo, conozco mejor que nadie los sufrimientos de los aragoneses", para concluir manifestando: "Seamos todo lo críticos que queramos pero no pongamos freno a un Aragón imparable que solo nuestra ineptitud puede malograr".

Los grupos responden a Lambán

El debate sobre el estado de Aragón ha continuado este jueves con la respuesta al discurso de Lambán de los grupos con representación parlamentaria, cuatro en la oposición -PP, Ciudadanos, el ultraderechista Vox e Izquierda Unida- y cuatro en el Gobierno -PAR, CHA, Podemos y PSOE-.

El PP ha sido el primero en tomar la palabra. Su portavoz, Luis María Beamonte, ha rechazado los pactos ofrecidos por Lambán para afirmar que el cuatripartito "va a dejar arruinado Aragón", y ha propuesto la "alternativa real" de su partido. Un partido que actualmente se encuentra sin rumbo en Aragón, después de que el propio Beamonte anunciara la pasada semana que no optará de nuevo a presidirlo y con Jorge Azcón -pensando más en su futuro que en sus responsabilidades como alcalde de Zaragoza- como único candidato.

Tras el portavoz del PP ha subido a la tribuna el líder de Ciudadanos, Daniel Pérez Calvo, un partido en sus horas más bajas y descabezado en Zaragoza tras la estampida de más de veinte de sus cargos. Recogiendo el guante lanzado por Lambán, Pérez Calvo ha abogado por "la estabilidad política" y "en caso de que la aritmética de los grupos que sostienen al Gobierno -PSOE, Podemos, CHA y PAR- no sume para propiciarla", ha animado al presidente aragonés a "tener en cuenta" el "apoyo mayoritario" de las derechas que "sí puede recabar el pleno de las Cortes de Aragón" en proyectos faraónicos como "la unión de estaciones de esquí, la candidatura a los Juegos de Invierno en 2030 o en políticas de agua y obras hidráulicas". Nada nuevo.

Por su parte, el coordinador y portavoz, de Izquierda Unida en Aragón, Álvaro Sanz, ha criticado las "viejas recetas" de un Lambán que rehuye hablar de servicios públicos y fiscalidad. Sanz ha afeado la "autocomplacencia inusitada" que el presidente del Ejecutivo aragonés ha mostrado en el debate en el que ha hecho un "balance de gestión" desde el 2015, en un discurso "plano" y con una visión de futuro que "desoye los aprendizajes" de la pandemia. También ha criticado que "apele a los pactos cuando no está cumpliendo los acordados".

Las formaciones que sustentan el cuatripartito aragonés -PSOE, PAR, CHA y Podemos-, han reaccionado de distinta forma a las palabras de Lambán. "Esperábamos un discurso más reivindicativo", ha dicho el presidente de CHA, Joaquín Palacín emplazando a "hacer valer el Estatuto de Autonomía" para mejorar la financiación de Aragón y "reclamar la deuda histórica". Nacho Escartín, portavoz de Podemos, ha remarcado que "no es el momento de conformarnos" para demandar un plan de salud mental, la ley de cambio climático, el fin de los aforamientos y acabar con la violencia vicaria.

Para el portavoz del PSOE, Vicente Guillén, el discurso del presidente ha sido "coherente, realista y conciliador" y "toda la sociedad aragonesa se puede sentir representada porque define el proyecto común de Aragón, al que aporta estabilidad y confianza". Además, ha asegurado que con este debate "queda despejada cualquier incertidumbre sobre la estabilidad del cuatripartito". Desde el PAR, Arturo Aliaga, vicepresidente del Gobierno de Aragón, ha afirmado que el interés de su formación pasa por "aportar ideas para construir, pactar y conseguir mayores cotas de bienestar" y ha considerado un "acierto" de su partido haber propiciado la gobernabilidad y el pacto por un Aragón "verde, digital y social".

Lambán ha ido respondiendo uno a uno a los cuatro grupos de la oposición en un debate que se ha hecho largo, poco novedoso y de trámite, cuya diferencia más palpable respecto al del pasado año ha sido la presencia de más diputados y diputadas en el hemiciclo. El presidente del Gobierno de Aragón también ha sido el encargado de cerrar la segunda, y última, sesión con su intervención final en la que ha anunciado 2,5 millones de metros cuadrados nuevos de suelo industrial en Zaragoza para la instalación de empresas, ha descartado un adelanto electoral en los comicios aragoneses que "serán en mayo de 2023" y ha prometido una "ardiente defensa" del Pacto del Agua, de Yesa y Mularroya, a pesar del rechazo de dos de sus socios, Podemos y CHA.

Concluido el debate, la Presidencia de la Cámara ha abierto el plazo para la presentación de las propuestas de resolución, que terminará a las 14.00 horas del lunes, 15 de noviembre. Una vez calificadas, se someterán a debate y votación en una sesión plenaria convocada en un plazo máximo de siete días desde la finalización del debate.


Más información sobre el Debate de Estado de Aragón 2021.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies