El Real Zaragoza confiesa sus planes: cobrar 1,2 millones de dinero público al año y pasar otra década en Segunda

El plan de viabilidad 2021-2031 que la empresa deportiva ha presentado en el juzgado para esquivar la liquidación "considera como base el mantenimiento del primer equipo deportivo en la Segunda División, habida cuenta de la trayectoria deportiva de los últimos años", y consigna una inyección anual de 1,2 millones de euros en "ayudas institucionales"

La documentación que maneja el Juzgado Mercantil pronostica una larga estancia del Real Zaragoza en Segunda División. Foto: Miguel G. García (AZ)

"Este plan considera como base el mantenimiento del primer equipo deportivo en la Segunda División, habida cuenta de la trayectoria deportiva de los últimos años", admiten, negro sobre blanco, los administradores concursales del Real Zaragoza SAD en el último informe remitido al Juzgado Mercantil número 2 de la capital aragonesa.

Eso equivale a admitir que la división deportiva de la compañía, que ya encadena ocho años en esa categoría, cuyo decanato se está disputando con un Alcorcón que también intenta no descender a Segunda B, se ha marcado la permanencia en Segunda como propósito existencial: una revelación susceptible de generar shocks en la hinchada pero que no carece de lógica, sino más bien al contrario, vista la situación económica de la empresa, que por otra parte fía la cuadratura de las cuentas a recibir una inyección anual de 1,2 millones de euros en “ayudas institucionales” cuya materialización dan por hecha sus gestores.

Esas conclusiones figuran en el informe en el que los administradores concursales valoran el plan de viabilidad de la compañía deportiva para el periodo 2021-2031, al que ha tenido acceso AraInfo, y que es la base de la segunda propuesta de modificación del convenio de acreedores para ampliar de cinco a diez años el plazo de pago de los 24 millones de deuda ‘ordinaria’ cuya liquidación sigue pendiente.

Si un número de acreedores ‘históricos’ que sume más de la mitad de esa deuda lo acepta antes del 16 de junio, saldrá adelante. Si no obtiene esos apoyos, la compañía deportiva quedará abocada a la liquidación por inviable.

¿Y por qué pide esa prolongación del plazo para pagar? Básicamente, porque las cuentas no salen y porque, tal y como el propio Real Zaragoza ya admitió el pasado verano, sus lastres de deuda y su volumen de negocio le sitúan en la práctica ante un horizonte más cercano a la inviabilidad económica que a otra cosa.

La SAD debe a sus gestores más dinero del que ha generado con ellos

De hecho, los ‘números rojos’ no han dejado de crecer; ni con Agapito Iglesias ni sin él, ya que a esa deuda ordinaria pendiente del concurso de 2011, a la que habría que sumar los créditos privilegiados (18,8 millones) y los subordinados (34) pendientes de pago, se le han sumado desde el concurso otras nuevas que superan en su conjunto los 27 millones de euros y cuyo listado de acreedores incluye algunas presencias, como poco, llamativas, caso de los 3,57 millones de Hacienda, los 17.130 euros de la Seguridad Social, los 3,7 millones de la Liga de Fútbol Profesional o los 301.742 de la Federación Española de Fútbol.

Tampoco pasan desapercibidas, ni mucho menos, la aparición del Ayuntamiento de Zaragoza, el mismo cuyo actual equipo de gobierno de PP y Cs pretende ceder a la SAD por 75 años la explotación del estadio municipal de La Romareda, que ve cómo se suma un nuevo débito de 1.995 euros al anterior de 9.886, ni la de Ecociudad, la empresa pública que se gestiona el suministro y la depuración de agua y la recogida de basuras, con impagos por 2.517.

¿Es posible que los responsables políticos de una institución negocien una de las mayores contratas de la historia de la ciudad, valorada en 70 millones de euros, con una empresa morosa? Salta a la vista que en la Zaragoza del alcalde Jorge Azcón (PP) y de su lugarteniente Sara Fernández (Cs) sí es posible. Con independencia, incluso, de que esa misma compañía haya sido condenada en firme por defraudar a la Hacienda Pública.

El listado de nuevos acreedores incluye con 258.717 euros a Zaragoza Real Estate, la quebrada filial inmobiliaria de la SAD deportiva, cuya presencia en la lista de morosos de Hacienda se ha cronificado desde su primera edición, si bien, en un escalafón en el que también aparecen Cruz Roja con 770 o Ibercaja con 248.904, la mayor anotación remite directamente a los actuales gestores de la empresa privada.

Real Zaragoza SAD mantiene una deuda de 15.927.405 euros con la Fundación Zaragoza 2032, la entidad formada por el grupo de empresarios encabezado por César Alierta y la familia Yarza que se hizo con el control en el verano de 2014 y que participa, como ellos a título individual, en el accionariado.

Seis años después, uno de los resultados más llamativos de esa gestión consiste en que la compañía deportiva debe a sus nuevos propietarios más dinero del que ha generado (13,39 millones) como beneficios, una relación que cambiará si se cumplen las previsiones para este año, que pronostican unas ganancias de 2,89 millones.

¿De dónde van a salir esos 1,2 millones de euros públicos anuales?

¿Cuál es, en resumen, el balance de esos casi siete años? Al cierre de esta temporada, y según la documentación aportada al juzgado por los administradores concursales: el Real Zaragoza habrá ganado 15,17 millones de euros mientras generaba una deuda de 27,36, a lo que se suma haber dejado de pagar 844.501 euros a dos centenares de acreedores en los dos primeros plazos del concurso (sí liquidó 2,16 millones a otros cien), antes de lograr la suspensión de la entrega de 2,4 millones señalada para principios de julio del año pasado y de pedir ampliar a diez años la liquidación de los 24 que le restan por pagar para saldar la insolvencia de 2011, para la que ha logrado quitas por valor de 63.

“Los vencimientos previstos para el resto de los acreedores de deuda no concursal y en que el principal acreedor es la Fundación 2032, están igualmente en proceso de negociación”, apunta el documento, que también recoge que al acabar esta campaña y la próxima “deben atenderse los pagos de obligado cumplimiento correspondientes a los créditos con Privilegio General de la Agencia Tributaria que conforme al acuerdo singular alcanzado ascienden 4.883 y 4.242 miles de euros respectivamente”.

“Excepto las temporadas afectadas por el Covid-19, [se] observa la positiva constante evolución de los resultados de explotación” que “coincidió con el cambio de accionistas en julio de 2014”, señala el informe, que destaca “la fuerte caída de los resultados de explotación” en las dos temporadas afectadas por la pandemia “debido a la disminución de ingresos especialmente por ‘ticketing’ y abonados”, algo que “ha obligado al club a vender jugadores de su plantilla” en operaciones que suman 13,38 millones de euros “para compensar la situación y poder atender a sus pagos”.

El plan de viabilidad, que contempla que el Real Zaragoza genere unos beneficios netos de 51,95 millones de euros en las próximas diez temporadas, de la 21/22 a la 30/31, con los que podría saldar de sobras las deudas ordinarias y las privilegiadas (con Hacienda, principalmente) del primer concurso, aunque no le daría para quitarse también las posteriores, se basa en tres fuentes de ingresos entre las que figura una especialmente llamativa.

Se trata de una inyección anual de 1,2 millones de euros de origen público a lo largo de todo ese periodo, un dinero sobre cuyo pagano no ofrecen pistas los administradores concursales: “Como novedad frente a los años anteriores aparece un incremento en la partida de Otros ingresos de explotación alcanzando 1.200 miles de euros. Corresponden con ayudas institucionales, que se espera comenzar a recibir a finales de la presente temporada 20/21”, explican, y que “razonablemente (sic) se espera mantener en el resto del horizonte temporal”.

¿Los pondrá el Ayuntamiento de Zaragoza? ¿Saldrán del Gobierno de Aragón? ¿Llegarán desde la Diputación Provincial? La existencia del informe de los administradores debería ser suficiente para que los responsables de esas instituciones públicas explicaran sus planes y para que los grupos de la oposición las reclamaran, máxime cuando las familias y el tejido productivo del país se enfrentan a la crisis económica de mayor intensidad desde la que provocó la sublevación militar de 1936.

Vender jugadores por 42 millones en diez años

Las otras dos vías de ingresos que prevé el plan de negocio del Real Zaragoza, necesarias sobre el papel para compensar unos gastos de explotación que seguirán “en línea con los habidos hasta ahora” (17,68 millones anuales) ya que “no se espera que sea posible una reducción de los mismos”, dependen igualmente de factores externos.

Una de ellas consiste en “alcanzar 18.500 miles de euros de cifra de negocio” con “la recuperación de ingresos por ‘ticketing’ y abonados” tras la crisis sanitaria, un volumen de dinero al que los administradores se refieren como “una cifra acorde con los ingresos históricos”, aunque, según los datos que ellos mismos exponen, ese concepto de la cuenta de resultados nunca pasó de 16,97 en los siete años anteriores, la mayoría de ellos previos a una crisis pandémica que lleva camino de incluir entre sus daños colaterales las cuantías de los derechos televisivos del fútbol.

La otra, a la que el informe se refiere como “aspecto clave” consiste en la venta de jugadores, con la que los gestores del Real Zaragoza esperan ingresar 17,2 millones de euros este año (9,2) y el próximo (8) antes de establecer una ‘tarifa plana’ de 3,1 para los ocho ejercicios siguientes, lo que da un total de 42.

Esos objetivos económicos anticipan, de cumplirse, más una pérdida de potencial deportivo que un aumento, ya que la recaudación por las ventas no sería destinada a reforzar el equipo sino a pagar las deudas que arrastra la empresa.

Por otro lado, los propios administradores concursales adviertes de que “el cumplimiento de esta parte del plan de viabilidad presenta mayores riesgos”, ya que “depende del éxito en la consolidación de jugadores de la primera plantilla, y de la evolución del mercado el cual a su vez también se puede ver afectado por la crisis económica derivada de la covid-19”.

Las cifras que la SAD se marca como objetivo para esta temporada y la siguiente, que llegarían tras unos ingresos de 13,38 millones en las dos campañas anteriores, está directamente relacionada “con la necesidad de atender los vencimientos del crédito público de los mismos ejercicios, para cual es preciso generar los citados recursos”. A partir del verano de 2024, apuntan, “los compromisos de pagos se reducen notablemente”. Siempre que se cumplan los previos, claro.

¿Qué hay de unos fondos de capital-riesgo?

En cualquier caso, y junto con esas líneas económicas, los administradores concursales destacan otro factor imprescindible para mantener que la compañía deportiva se mantenga con vida: “el mantenimiento del primer equipo al menos en la Segunda División del futbol español, ya que en otro caso la generación de ‘cash flow’ se reduciría notablemente”.

El descenso de categoría no es una posibilidad descartada por los gestores de la empresa, que en la propuesta de renegociación del plazo de pago de las deudas han incluido esta cláusula: “Si se produjera el descenso de categoría del primer equipo del Real Zaragoza a Segunda División B o inferior, las obligaciones de pago quedarán suspendidas durante cinco temporadas, consecutivas o no, en que milite en esas categorías”.

Esa propuesta también incluye, no obstante, una eventual aceleración de los pagos con la que si el equipo “asciende a Primera División y mientras mantenga esa categoría se abonará anualmente un 20% del importe pendiente de los créditos ordinarios en lugar del 10% hasta la finalización del pago”.

El planteamiento consiste, en resumen, en reducir la liquidación de la deuda del concurso de acreedores a un 10% por año en Segunda División en lugar del 20% que debería afrontar ahora, con la posibilidad de suspenderlos en caso de descenso y de acelerarlos con un ascenso.

Todo, mientras el Real Zaragoza aparece en el radar de algunos fondos de capital riesgo estadounidenses que están explorando el mercado del fútbol español, según contó El Periódico de Aragón hace unos días.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies