Aragón se sumerge en la "nueva normalidad" con el fin del estado de alarma y la entrada en el verano

Este sábado, 20 de junio, tendrá lugar el solsticio de verano, en concreto a las 23.43 horas. 17 minutos más tarde, Aragón pondrá fin a la fase 3 de la desescalada y a 99 días de estado de alarma, para entrar de cabeza en la llamada "nueva normalidad", donde las mascarillas, la distancia social de 1,5 metros y los aforos al 75% para prevenir el contagio por coronavirus, seguirán siendo claves.

Foto: Pixabay

Este año, atípico donde los haya, las tradicionales hogueras de San Juan no se encenderán para dar la bienvenida al verano. No se podrán saltar las brasas ni se celebrará uno de los actos más participativos y con mayor arraigo en Aragón. Al menos no en la capital aragonesa, puesto que la pandemia por COVID-19 lo impide, según ha señalado el Ayuntamiento que ha dejado claro que este año cualquier solicitud para instalar una hoguera se denegaría por motivo de la crisis sanitaria. Pero cabría recordar al Gobierno PP-Cs (y Vox) que ya el pasado año, sin pandemia de por medio, prohibieron las hogueras en más de 10 barrios zaragozanos. El COVID-19 es hoy la excusa perfecta para el trifachito de Azcón.

Entrando en harina y como novedad, la bienvenida al verano 2020 la haremos este domingo con nocturnidad y alevosía entrando, a las 00.00 horas, en eso que llaman "nueva normalidad" y dejando atrás las fases 0, 1, 2 y 3 de la desescalada y un estado de alarma decretado el pasado 14 de marzo, lo que "no significa que se dé por concluida la crisis sanitaria". Así lo han anunciado este viernes, el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, y la consejera de Sanidad, Sira Repollés, durante una comparecencia en la que han avanzado el contenido de la orden que establece las condiciones de "la vuelta a la normalidad" y que se publica este sábado en el Boletín Oficial de Aragón (BOA).

¿Qué supone la "nueva normalidad"?

Repollés ha citado algunas de las principales medidas de la orden, que mantiene las restricciones en las acampadas, permite los campos de trabajo con hasta 20 personas, las colonias con pernoctación en albergue desde los 12 años y se permiten con grupos de 50 personas pero las actividades a realizar deberán ser en grupos menos numerosos. También se permiten las colonias urbanas para todas las edades y se amplía el aforo en las piscinas, que pasa de un tercio al 75% y manteniendo el distanciamiento.

En juegos, se permiten todas las actividades que sean al aire libre, con medidas de higiene y distanciamientos. Se recuperan los acontecimientos deportivos con aforo limitado y de participantes a 300 personas. Respecto a la actividad física al aire libre, la normativa aragonesa fija grupos de un máximo de 30 personas. Las fiestas patronales siguen suspendidas hasta el 30 de septiembre.

No obstante, el establecimiento de estos aforos no son aplicables a municipios de menos de mil habitantes donde ya se ampliaron al 100% hace días, excepto el ocio nocturno.

La orden aragonesa también fija la recuperación al 100% de las terrazas -siempre que se garantice la distancia de seguridad interpersonal- y un aforo generalizado del 75% en hostelería, comercio, actividades culturales y ocio. La orden amplía los aforos hasta el 75% en la hostelería salvo para el ocio nocturno que será del 50% y con ocupación de las pistas de baile con mesas. Medidas que siguen siendo insuficientes para las promotoras de música y teatros privados de Aragón que vienen reclamando acciones urgentes y la vuelta a la "normalidad" también para la cultura, o para la mayoría de las personas que trabajan en este sector que se encuentran "en una situación de inseguridad mayúscula debido al peligro de desmantelamiento del tejido cultural".

La orden contempla que, "por su entidad propia y complejidad", habrá elementos normativos separados para regular las residencias de mayores. En este sentido, se permite, la apertura de hogares y centros de día pero con varias novedades: respetar una distancia de dos metros de seguridad, fijar horarios de atención con prioridad para aquellas personas que hubieran presentado en los últimos meses un incremento de deterioro físico y cognitivo. Además, se recomendará la toma de temperatura "varias veces" mientras se permanezca en el centro. De momento, se seguirá evitando el acceso de acompañantes y visitas familiares "salvo en casos excepcionales".

Además, desde este domingo Aragón recupera el 100% los servicios de autobús interurbanos.

La entrada de Aragón en la "nueva normalidad" se hará con un total de 905 fallecimientos desde el inicio de la pandemia del COVID-19, 5.901 casos confirmados -847 de profesionales sanitarios, más del 14% del total de casos acumulados- y 4.433 altas hospitalarias, según los últimos datos, publicados este jueves. Por lo que la cifra de casos activos se sitúa en 563 (145 en el Alto Aragón, 68 en Teruel y el sur del país, y 328 en Zaragoza y sus comarcas), manteniendo el ritmo descendente de las últimas semanas. Sin embargo, hay que atender a otro dato revelante: Aragón ha registrado hasta 157 brotes desde el inicio de la pandemia, y de ellos 7 siguen activos: dos en residencias y cinco en entornos laborales -tres más que la semana anterior-.

Con estas cifras en la mano, Repollés ha advertido que "nos encontramos ante una situación inestable", aunque ha reconocido que "es una evolución favorable". No obstante, ha pedido "tener cautela" y ha apelado a "la responsabilidad personal" que es "importantísima" para seguir haciendo frente a la pandemia.

En la misma línea se ha expresado Lambán: "La responsabilidad individual de las personas va a ser el elemento definitivo para derrotar el virus. Por muchas normas que elaboremos y controles que hagamos, si no hay una responsabilidad individual asumida, el confinamiento no habrá servido de nada". Lambán también ha alabado "el esfuerzo, el trabajo y la entrega" del personal sanitario, de las y los trabajadores sociales, profesionales de la cadena alimentaria y de la ciudadanía en general cuyo comportamiento "ha sido ejemplar".

La consejera de Sanidad ha insistido en mantener la recomendaciones sanitarias de extremar la higiene de manos, seguir con la distancia social y el uso obligatorio de las mascarillas para personas mayores de seis años en espacios cerrados de uso público, cuando no se pueda garantizar el mantenimiento de la distancia de seguridad, así como en medios de transporte.

"No moverse cuando no es necesario hasta que tengamos un nivel de transmisión cercano a cero"

Por su parte, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), el doctor Fernando Simón, aunque ha recordado que la movilidad entre "provincias y comunidades autonómas", una vez que acaba el estado de alarma no se puede restringir, ha dejado claro que "es recomendable no moverse cuando no es necesario hasta que tengamos un nivel de transmisión cercano a cero". En este sentido, ha apelado, una vez más, a la "responsabilidad personal" y ha asegurado que ya se está cerca de ese nivel cero de transmisión pero aún queda "un poquito".

Una de las mayores preocupaciones de Simón y su equipo son precisamente los rebrotes. "Si nos relajamos más de la cuenta podría haber un resurgimiento relativamente rápido de la progresión", ha alertado. El epidemiólogo ha señalado que el Ministerio de Sanidad está trabajando con la hipótesis de una posible segunda onda epidémica, previsiblemente en otoño, pero ha recordado que no hay razones para que no se produzca cuanto antes si se relajan las medidas y, además, empieza a producirse una llegada masiva de turistas, que comenzarán a aterrizar desde este lunes.

No obstante, Simón ha remarcado que "no tenemos que vivir angustiados". "Las cosas van bien pero podremos mantener esa calma si seguimos las medidas de control de la transmisión para que el riesgo residual no se convierta en una una onda epidémica. La evolución sigue siendo muy buena, incluso con el levantamiento de restricciones", ha aclarado.

Así las cosas, seguimos esperando a esa vacuna milagrosa. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud informó este jueves que espera que a finales de 2020 puedan producirse cientos de millones de dosis de vacunas contra el COVID-19 y para 2021, confían en que estén disponibles otros 2.000 millones. Unas 300 vacunas están actualmente en ensayos y tres están cerca de comenzar la fase final de las pruebas en humanos: la de la Universidad de Oxford, la vacuna de RNA de la compañía Moderna y otra más en China.

"Tengo esperanza, soy optimista. Pero el desarrollo de una vacuna es una tarea compleja, viene con mucha incertidumbre. Lo bueno de esto es que tenemos muchas vacunas y plataformas para que, incluso si la primera falla, o si la segunda falla, no perdamos la esperanza, no nos vamos a rendir", afirmó la jefa del equipo científico de la OMS, Soumya Swaminathan.

La OMS también ha celebrado los resultados de los ensayos clínicos iniciales en Inglaterra que muestran que la dexametasona, un corticosteroide que sólo debe usarse en casos graves y no de forma preventiva, puede salvar la vida de pacientes gravemente enfermos con COVID-19.

Blindar la sanidad pública

Este jueves, el ministro español de Sanidad, Salvador Illa, aseguró que una de las lecciones aprendidas en esta pandemia es la necesidad de "reforzar los servicios de salud pública, con más recursos y medios". Así, apuntó que "debemos emprender la reconstrucción" en dos planos: el corto-medio plazo, "de convivencia con el virus hasta la llegada de una vacuna o tratamiento eficaz, lo que hemos denominado la 'nueva normalidad"; y el largo plazo, que implica "transformar" el Sistema Nacional de Salud "con los recursos suficientes para que siga protegiendo la salud de la ciudadanía, en las mejores condiciones de calidad".

Para Illa, "en ambas miradas el futuro viene marcado por más prevención, más salud pública, un Sistema Nacional de Salud que esté más cerca de las personas, en sus casas y respondiendo a sus necesidades. Si esta era nuestra visión antes de la pandemia, nos hemos reafirmado todavía más en este planteamiento". El ministro terminó afirmando que es "necesario" desarrollar la Ley General de Salud Pública, aprobada en 2011, una ley que "prevé la creación del Centro Estatal de Salud Pública".

Bonitas palabras las de Illa, pero lo que hace falta son hechos y no solo palabras para blindar la sanidad pública. Y de reclamar "hechos" en materia de sanidad y servicios públicos tratan precisamente las movilizaciones convocadas por más de medio centenar de organizaciones, y respaldadas por Plan de Choque Social, para este sábado en Zaragoza, Uesca, Teruel, Samianigo, Fraga, Monzón y L’Aínsa.

Mientras tanto, china a chano, los centros de salud aragoneses han empezado a recuperar su actividad prepandemia de manera escalonada tras verse obligados, hace ya 3 meses, a readaptarse en la asistencia, a limitar el acceso y a dar prioridad a las consultas telemáticas. También, Salud Pública ha reanudado el calendario para "la progresiva normalización" del programa de vacunaciones. Y en una medida para proteger al intocable sector turístico, el Aeropuerto de Zaragoza volverá a operar con pasajeros y pasajeras desde el 27 de junio, con 276 conexiones regulares programadas para julio.

Asimismo, este viernes, se ha anunciado que el curso escolar 2020/2021 se realizará de forma escalonada y se adelanta al 7 de septiembre en Infantil. Aunque el alumnado lo tendrá que hacer con mascarilla y con una distancia de seguridad de 1,5 metros, algo que para Lambán es "una pura quimera". Y es que, el presidente aragonés propuso reducir la distancia en la vuelta presencial al aula a un solo metro, pero la ministra de Educación y FP, Isabel Celaá, rechazó tal posibilidad. Por cierto, que la actitud de Lambán con el nuevo curso escolar le ha valido varios reproches de los sindicatos, entre ellos CGT que denunció que "está poniendo en riesgo la salud de docentes, alumnos y familias".

Objeto de polémica entre el Ejecutivo de Lambán y el de Pedro Sánchez también ha sido esta semana el asunto de los Fondos COVID-19, de los que solo el 2,4% irá destinado a Aragón, 398 millones. A este respecto, Lambán ha asegurado que los Fondos son "bienvenidos" pero no está conforme con los criterios de distribución, ya que, en su opinión, "solo beneficia, casi en exclusiva, a Madrid y a Barcelona". "Nosotros, Aragón, no somos de las más perjudicadas pero, evidentemente, creo que se podría haber repartido de una forma más favorable y más justa", criticó.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies