2019, el año que despertó la conciencia climática

Este año se recordará por el gran aumento de la conciencia climática, lo que se tradujo en unas masivas movilizaciones y en miles de demandas ciudadanas, sustanciadas de muy diversos modos

climática
Imagen de archivo de una manifestación en Zaragoza durante la Huelga Mundial por el Clima (27S). Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Las mayores movilizaciones de la historia sobre cambio climático en el Estado español se han producido en este año. La primera fue la del 27 de septiembre, de forma simultánea en muchos lugares del mundo, que luego tuvo su colofón con la del 6 de diciembre, que a su vez marcó el inicio de la Cumbre Social por el Clima, alternativa a la oficial COP25. Para la organización en un tiempo récord de la Cumbre Social, por la que pasaron más de 15.000 activistas de todo el mundo, fue clave la capacidad de organización de Ecologistas en Acción.

Esta Cumbre Social, además de reforzar los contactos entre las organizaciones sociales, también puso de manifiesto la gran distancia entre los requerimientos de la sociedad y las acciones políticas en marcha para paliar la emergencia climática. La organización ecologista también participó e hizo un seguimiento exhaustivo de la cumbre oficial, con crónicas y un vídeo resumen diario. "Pero, como por desgracia es habitual, este encuentro multilateral no sirvió para aumentar suficientemente la ambición de la respuesta a la crisis del clima", reconocen.

Otro asunto que sirvió, en opinión de Ecologistas, para incrementar la conciencia ciudadana sobre la emergencia climática fue la tremenda secuencia de inundaciones (septiembre, octubre, diciembre...). "Aunque habituales en nuestro clima, el aumento de su frecuencia e intensidad es más que patente, sin que se hayan tomado las medidas necesarias para paliarlas. Estas situaciones se dan al mismo tiempo que se reduce la disponibilidad de agua dulce", apuntan.

El ecofeminismo se refuerza, también la defensa de los animales, pero las manifestaciones más grandes de 2019 han vuelto a ser las ligadas al 8 de marzo, en cuyas reivindicaciones van ganando fuerza las cuestiones ecofeministas. Ecologistas en Acción ha trabajado activamente para que así sea, con muchas actividades como las III Jornadas Ecofeministas, que son una referencia sobre esta temática.

Junto a las razones ambientales, las cuestiones éticas y de bienestar animal van ganando mucho más peso en campañas como la realizada contra la ganadería industrial, y en particular contra las macrogranjas.

La lucha contra la contaminación también ha sido "muy remarcable", para Ecologistas, el aumento de conciencia de la ciudadanía sobre los problemas que causa la contaminación, "en los que han sido determinantes la lamentable situación de los plásticos y los daños a la salud de la mala calidad del aire".

Al igual que los últimos años, Ecologistas en Acción ha dedicado gran atención a la contaminación química y en especial a la producida por los pesticidas y agrotóxicos. En 2019 la organización ecologista hizo público un informe "que demuestra la irresponsabilidad de varias administraciones que conceden autorizaciones excepcionales de forma generalizada para usar plaguicidas prohibidos por su alta toxicidad".

En lo referido a la contaminación electromagnética, que no deja de crecer en tanto que cada vez hay más aparatos conectados inalámbricamente, la organización denuncia que esta exposición en el Estado español está muy por encima de los niveles recomendados por numerosos organismos científicos y públicos.

Mención especial merece la tecnología 5G, que se está poniendo en funcionamiento "sin la preceptiva evaluación ambiental estratégica ni una valoración de su impacto en la salud, pese a las muchas alertas existentes sobre sus riesgos", advierten.

En materia de residuos, la organización ecologista ha criticado el proyecto de Real Decreto de vertederos del gobierno de Pedro Sánchez, "que no supone un avance real, mientras sigue apostando, junto a la Alianza Residuo Cero, por los sistemas de depósito para reducir drásticamente el uso de envases de un solo uso".

La biodiversidad, una prioridad como quiera que en la Unión Europea deberían haberse tomado medidas para que en 2020 se hubiera detenido la pérdida de biodiversidad, Ecologistas en Acción ha hecho un seguimiento preciso de lo alejado que se está de esos objetivos. También, junto con otras organizaciones, presentó en el Congreso español 20 medidas prioritarias para frenar la pérdida de biodiversidad en el Estado español, "un asunto en el que apenas ha habido avances". Lo que ocurre con el lobo, especie para la que no se garantiza su protección efectiva, "es un buen ejemplo de la distancia que aún queda por recorrer", sostienen.

En lo tocante a la pesca, el velero Diosa Maat de Ecologistas en Acción ha navegado este verano más de 1.200 millas náuticas (más de 2.200 km) y ha arribado a 29 puertos sensibilizando sobre temas de sobrepesca y turistificación.

Asimismo, desde la organización destacan el desastre ecológico producido en el Mar Menor por la intensificación de la agricultura de regadío de la zona, como venía denunciando desde hace tiempo Ecologistas en Acción, lo que motivó una enorme manifestación de repulsa en Cartagena, la mayor de toda su historia.

"Nos acercamos al colapso. Parece claro que hasta ahora no se ha hecho lo suficiente para evitar el colapso ecológico al que nos dirigimos, según concluyen muchos científicos". El cambio climático, junto con la reducción en la disponibilidad de combustibles fósiles o el agotamiento de muchos materiales, unidos a la crisis de biodiversidad, dibujan "un panorama poco halagüeño" para las sociedades humanas. Para concienciar sobre esta situación y poner en marcha alternativas, Ecologistas en Acción ha actualizado y reeditado el informe 'Caminar sobre el abismo de los límites'.

"También se ha puesto mucho énfasis, añaden, en los problemas que origina para nuestra sostenibilidad el tremendo poder de las transnacionales y los mecanismos de preminencia sobre los Estados que están diseñando, entre los que el ISDS, el mecanismo de arbitraje estado-inversor, juega un papel preponderante".

Pero para Ecologistas en Acción, "siguen existiendo alternativas". Para divulgar el mensaje de esta organización en todos los espacios posibles, ha realizado campamentos y colonias de verano, la novena Ecomarcha en bicicleta, este año por Uesca y Nafarroa, se ha consolidado una revista infantil, Gallipata, y decenas de iniciativas más.

Desde el área de educación de la organización ecologista también se apuesta por una nueva cultura de la Tierra, en la que se imagina cómo serían nuestras sociedades si aprendiesen a convivir con la naturaleza, respetando sus límites y donde se desarrollen vidas dignas de ser vividas. Después de este intenso 2019, el deseo de Ecologistas en Acción es que "todas las personas que habitan este planeta puedan vivir con justicia e igualdad de oportunidades y en armonía con el resto de seres". Para ese fin la organización ecologista "trabajará con ahínco" en 2020.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies