#HuelgaMundialPorElClima  Ecología

Aragón clama en defensa del planeta: «La Tierra no se vende, se defiende»

Además de otros lugares del territorio aragonés, en Zaragoza, más de 10.000 personas salieron a la calle bajo el lema 'Emergencia climática. Medidas políticas ya', en una convocatoria de la Alianza por la Emergencia Climática de Aragón. Este colectivo ha reclamado a las Administraciones aragonesas que adquieran "compromisos políticos concretos, efectivos, vinculantes y mucho más ambiciosos que los actuales, con la consiguiente asignación de recursos".
| 28 septiembre, 2019 10.09
  • planeta
  • Más

Miles de personas se movilizaron este pasado viernes (27S) en Aragón en defensa del planeta durante la Huelga Mundial por el Clima. Andorra; Exeya; L’Aínsa; Uesca; Graus; Alcorisa; Zaragoza; Chaca; Monzón; Balbastro; y Binéfar fueron algunos lugares del territorio donde se reclamaron medidas para acometer la emergencia climática que afronta nuestro planeta.

En Zaragoza, más de 10.000 personas salieron a la calle bajo el lema ‘Emergencia climática. Medidas políticas ya’, en una convocatoria de la Alianza por la Emergencia Climática de Aragón. Este colectivo ha reclamado a las Administraciones aragonesas que adquieran «compromisos políticos concretos, efectivos, vinculantes y mucho más ambiciosos que los actuales, con la consiguiente asignación de recursos».

También se ha exigido que se reduzca la emisión de gases de efecto invernadero en 2030 entre un 40 y un 60 por ciento respecto a los datos de 2010, que se declare «de forma inmediata» la Emergencia Climática y que sea «eje de todas las políticas».

Otras de sus reclamaciones son abandonar los combustibles fósiles y que el cien por cien de la energía se produzca con renovables; reducir el consumo de materiales y energía; promover una alimentación sostenible, ecológica y de cercanía, así como dar «un giro de 180 grados» a la política económica internacional.

Una de las portavoces de la Alianza, Luisa Castro, integrante del colectivo Extinction Rebellion, puso de manifiesto ante los medios de comunicación que fueron las personas jóvenes las que mayor protagonismo mostraron durante la jornada, tal y como se pudo comprobar en la manifestación que tuvo lugar por la mañana.

Luisa Castro ha alertado del aumento de las olas de calor, la falta de nieve en el Pirineo y la pérdida de caudal del río Ebro, reclamando que los Gobiernos tomen medidas ya desde el principio de la justicia social.

Los planes y acciones impulsados hasta ahora son insuficientes

Al término de la manifestación se procedió a dar lectura a un manifiesto donde se hizo referencia a recientes informes científicos, «en el marco de las Naciones Unidas, sobre el estado de la biodiversidad, el mar y la criosfera, y sobre el calentamiento global, que alertan de una crisis climática sin precedentes como consecuencia de un modelo de producción y consumo que pone en riesgo nuestra supervivencia e impacta de manera injusta especialmente a las poblaciones más pobres y vulnerables del mundo. No responder con suficiente rapidez y contundencia supondría la muerte de millones de personas, además de la extinción irreemplazable de especies imprescindibles para la vida en la Tierra».

«Lamentablemente -continúa el manifiesto-, los planes y acciones impulsados hasta ahora son muy insuficientes. El planeta está en vías de superar, antes de 2050, el límite de 1,5 °C establecido por el Acuerdo de París y a su vez, los niveles de CO2 en la atmósfera se sitúan por encima de 400 partes por millón (ppm), superando con creces las 350 ppm que se consideran niveles seguros».

«El Informe especial del Panel intergubernamental de Cambio Climático de octubre de 2018, describe el daño gravísimo e irreversible que con alta probabilidad causará un aumento de 2°C en comparación con un aumento de 1,5 °C, y concluye que limitar el calentamiento global a ese rango aún es posible con acciones ambiciosas de todos los sectores, pero destacando la importancia de las acciones de gobierno».

Advierten además que «ante la gravedad de la situación, un total de 20 países han declarado ya la Emergencia Climática. Entre ellos el nuestro, y también el Ayuntamiento de Zaragoza, aunque sin adoptar por el momento las medidas necesarias para afrontarla».

Por tal razón, la Alianza por la Emergencia Climática en Aragón demanda a las instituciones aragonesas, y por extensión al resto de los Ayuntamientos, territorios y al Gobierno español, que adopten los siguientes compromisos urgentes: declarar, de manera inmediata, la Emergencia Climática, convirtiéndola en el eje central de todas las políticas; asumir compromisos políticos concretos, efectivos y vinculantes, mucho más ambiciosos que los actuales, con la consiguiente asignación de recursos para hacer frente a esta crisis.

Piden garantizar la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero para no superar un aumento de la temperatura global de 1,5 ºC en línea con el informe del IPCC que establece una senda global de reducción de emisiones de entre el 40 y el 60% para 2030 respecto a 2010; abandonar los combustibles fósiles y apostar por fuentes de energía 100% renovables; reducir los niveles de consumo de materiales, y energía y las necesidades de movilidad; promover un modelo de alimentación sostenible, ecológico y de cercanía; e imprimir un giro de 180 grados en la política económica internacional, acabando con la firma de tratados de comercio e inversión que ahondan la problemática del aumento de gases de efecto invernadero.

«Todo ello -añaden- debe quedar reflejado, a nivel estatal, en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética y en el Plan Nacional Integrado de Clima y Energía. Así como, a nivel territorial, en la EACC (Estrategia Aragonesa de Cambio Climático) y en la aplicación de la ECAZ 3.0 (Estrategia de Cambio Climático, Calidad del Aire y Salud) para el caso de Zaragoza».

«Asimismo, dado que el deterioro ambiental de las condiciones de vida se sufre de forma desigual en función de la clase social, el sexo, la procedencia, o las capacidades personales, defendemos que la transición ha de reconocer de forma especial a la población más vulnerable».

Apuntan también que «la degradación de la naturaleza y la creciente desigualdad tienen un origen común y se realimentan entre sí. Muchas grandes empresas y bancos, por ejemplo, obtienen enormes beneficios a través de la especulación inmobiliaria, el desahucio y la turistificación (que expulsan a las familias de sus casas, a vecinos y vecinas de sus barrios); mediante la ganadería industrial o intensiva de porcino (macrogranjas) o la ampliación de estaciones de esquí en el Pirineo».

Sin embargo, «aunque cada vez se destinan más inversiones en tecnologías para la transición energética, sigue habiendo muchos fondos que sostienen y financian a las grandes compañías del oligopolio energético en su explotación del planeta, y cuyo resultado es el incremento de la pobreza, incluida la energética».

La justicia y la democracia deben ser, a juicio del colectivo, «pilares fundamentales de todas las medidas que se apliquen, por lo que han de crearse los mecanismos adecuados de participación y control por parte de la ciudadanía para abordar las cuestiones sociales difíciles y para formar parte activa de la solución mediante la democratización de los sistemas energéticos, alimentarios, de transporte, etcétera».

Por su parte, en el Alto Aragón, varias localidades se concentraron para reivindicar que el cambio climático ya ha llegado al norte aragonés, entre ellas, Uesca reunió a más de un centenar de personas que exigió tanto a las instituciones altoaragonesas como a las empresas que se encuentran en el territorio que se pongan en marcha para frenar las consecuencias que ya están deteriorando la tierra, los ríos y el aire.

Concentración en Uesca de Fridays For Future. Foto: Carlos Neofato.

Entre las medidas que exigieron se encuentran la moratoria a la concesión de nuevas licencias para ganadería industrial para evitar la contaminación por purines de suelos, acuíferos y aire: la habilitación de múltiples puntos de recarga eléctrica, impulsar la agricultura agro-ecológica y promover el consumo de productos de proximidad; fomentar el uso de la bici en la ciudad de Uesca y ampliar los carriles bici así como promover el transporte público colectivo.

Pancartas de la concentración en Uesca. Foto: Carlos Neofato.

28 septiembre, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR