Ecología

Varapalo del Tribunal de Justicia de la UE a la caza del lobo

ASCEL y Ecologistas en Acción consideran que la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la gestión del lobo en Finlandia supone un varapalo para la caza del lobo. La sentencia deja en evidencia que los controles de lobos que realizan las comunidades autónomas al norte del río Duero no se ajustan al cumplimiento de la Directiva Hábitat.
| 31 octubre, 2019 07.10
Varapalo del Tribunal de Justicia de la UE a la caza del lobo
Foto: Ana Retamero Olmos

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea del pasado 10 de octubre resuelve la consulta efectuada por Finlandia sobre la situación del lobo en ese país. Finlandia consideraba la caza de este depredador como «necesaria herramienta de gestión» sobre una especie estrictamente protegida para reducir la incidencia socioeconómica del lobo sobre intereses particulares (perros y ganadería de renos) y como una necesidad para la propia conservación de la especie, que se basaba en que matar lobos con autorización sirve para reducir la caza furtiva. Este contexto no es extrapolable al Estado español.

Sin embargo, en opinión de ASCEL y Ecologistas en Acción, la sentencia «falla claramente a favor de la protección inequívoca del lobo y determina que es necesario, en primer lugar, acreditar y justificar un estado de conservación favorable del lobo», y que en último caso, «excepcionalmente», podrían autorizarse medidas de control selectivas y discriminadas para no deteriorar el estado de conservación de la especie.

La realidad en el Estado español es, sin embargo, muy diferente, como recuerdan las organizaciones ecologistas. «La persecución de los lobos nunca ha sido la excepción, sino la norma, y se ha eludido cualquier otro medio de restricción no letal de daños. En las comunidades autónomas situadas al norte del Duero nunca se han agotado las medidas de prevención y, sobre todo, nunca se ha justificado que las acciones letales sobre los lobos no deterioraran su estado de conservación, actualmente desfavorable. Esto desacredita la gestión de las administraciones autonómicas del norte peninsular, donde el espíritu de la Directiva Hábitat no se respeta», subrayan.

«La sentencia no cambia la regulación del lobo actual porque se ajusta a lo establecido en la Directiva Hábitat, pero resulta demoledora sobre la acción de la administración finesa», apuntan.

En concreto, la sentencia indica que «se debe establecer un marco normativo completo y un sistema de protección riguroso que evite la captura o el sacrificio deliberado de lobos, así como la adopción de medidas coherentes y coordinadas de carácter preventivo» y manifiesta la «incertidumbre acreditada» acerca de si abatir lobos sirve para reducir la caza furtiva.

Además, advierte de que «no puede concederse una medida excepcional cuando el objetivo que busca tal excepción puede alcanzarse mediante otra solución satisfactoria para la conservación de la especie». En este sentido, advierte de que las decisiones de Finlandia «no cumplen el requisito de motivación precisa y adecuada sobre la inexistencia de otra solución satisfactoria».

Del mismo modo, la sentencia refleja la duda de que la actuación finesa cumpla con el mantenimiento de un estado de conservación del lobo favorable. Así, arguye el principio de cautela, y requiere al tribunal que resolvió la consulta que verifique si se contrastó. Por último, afirma que no se ha garantizado el carácter selectivo y limitado de las muertes.

Sobre estas conclusiones, ASCEL y Ecologistas en Acción manifiestan que la sentencia «reafirma los requisitos y limitaciones ya conocidos para intervenir sobre los lobos en Europa», y que según la Directiva Hábitat se deben cumplir, subrayando que no se cumplieron en Finlandia.

«Estos requisitos y limitaciones tampoco se cumplen en las comunidades autónomas españolas situadas al norte del Duero. Estos territorios conocen las medidas alternativas al control letal de lobos, pero ni evalúan ni agotan las soluciones alternativas a dicho control. Tampoco aseguran el estado favorable de conservación de las poblaciones de lobos, que es el requisito legal mínimo exigible», critican las organizaciones.

Apoyándose en esta sentencia, Ecologistas en Acción y ASCEL exigen a las administraciones territoriales del norte peninsular que paralicen de forma inmediata las matanzas de lobos, llamadas eufemísticamente «controles», y que prioricen lograr un estado de conservación favorable del lobo.

31 octubre, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR