Los gobiernos de Lambán y Azcón refuerzan su apuesta por la Sanidad privada

Dos partidos distintos PSOE y PP, dos líderes diferentes Lambán y Azcón, pero la misma política sanitaria: favorecer el negocio de la sanidad privada en detrimento de la sanidad pública.

Archivo. Marzo 2020. Firma acuerdo bilateral Ayuntamiento de Zaragoza y Gobierno de Aragón.

La pandemia del COVID-19 no ha servido para que las administraciones aragonesas dirigidas por PSOE y PP refuercen el esencial sistema público de salud aragonés, más al contrario en estas últimas semanas hemos asistido al bochornoso espectáculo de observar como el alcalde Azcón o la consejera Repollés hacían la labor de ‘comerciales’ a empresas privadas del sector sanitario con intereses económicos en Aragón.

La ‘operación Quirón’: Azcón pretende importar el modelo sanitario madrileño a Zaragoza

El equipo de gobierno de Zaragoza anunció este pasado mayo una modificación ad-hoc del Plan General de Ordenación Urbana -PGOU- de la capital para que un grupo empresarial ‘amigo’ pueda construir sin trabas un hospital privado con el que obtener importantes beneficios económicos.

Para ello contó con el apoyo de PP, Cs, y la ultraderecha Vox, pero también con el rechazo de los partidos de la oposición, colectivos vecinales, plataformas profesionales sanitarias, y de la ciudadanía zaragozana, que expresó su rechazo en las calles, con precaución y responsabilidad por la pandemia del COVID-19

La ‘Operación Quirón’ por la que el gobierno de Azcón va a recalificar y vender al grupo sanitario Quirón un terreno municipal para la construcción de una clínica privada sólo beneficiará a sectores privilegiados con seguro médico privado y no al conjunto de la ciudadanía zaragozana.

Con esta operación especulativa Azcón pretende importar el fracasado modelo sanitario madrileño del PP a Zaragoza, porque lejos de trabajar por el interés general de toda la ciudadanía, la única receta que conoce la derecha, aún en plena pandemia del COVID-19, es la del pelotazo urbanístico para las grandes empresas y la de hacer negocio con un derecho básico como es la salud.

Este pasado jueves Izquierda Unida, Zaragoza en Común, Podemos, Chunta Aragonesista, Confederación General del Trabajo, Ecologistas en Acción, Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Aragón y la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza, anunciaron la interposición de un Recurso Contencioso- Administrativo contra el Acuerdo del Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza, de 17 de julio de 2020, en el que se adoptó aprobar con carácter definitivo la modificación aislada núm. 175 del Plan General de Ordenación Urbana de Zaragoza vigente, con el objeto de delimitar una nueva parcela de equipamiento sanitario privado en terrenos de propiedad municipal situados en la prolongación de la avenida Gómez Laguna, junto al Estadio Miralbueno-El Olivar.

Lambán bendice a la consejera Repollés como ‘comercial sanitaria’ del Grupo HC

También el PSOE de Lambán apuesta por potenciar el negocio de la sanidad privada en detrimento de la sanidad pública y universal. Este pasado lunes el Presidente de Aragón, Javier Lambán, y la consejera de Sanidad, Sira Repollés, acudieron a la inauguración de un nuevo hospital privado en Zaragoza, en este caso del Grupo HC -Hernán Cortés- donde elogiaron “la valentía del grupo Hernán Cortés” y destacaron “la importancia de la colaboración público-privada” durante la pandemia del la COVID-19.

La consejera Repollés aseguraba que “aunque su objetivo es la atención a tiempo de las personas a través de la sanidad pública, perderíamos una oportunidad si no se aprovecha la colaboración con la privada”.

Poco después Repollés asumía con el plácet de Lambán un papel como comercial de la sanidad privada, y recordaba que “9,5 millones de personas tienen suscrita una póliza privada -suponemos que en total del Estado español- el 20 % de la población” y aseguraba que “sanidad pública y privada se entrelazan, comparten espacio, usuarios y clientes” -obsérvese que hablan de clientes y no de pacientes- e insistía “en brindar una colaboración honesta a este sector”.

La DGA desvía otros 32 millones a la Sanidad privada

El Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón aprobó a primeros de este mes de septiembre aumentar un 21% el gasto en ‘derivaciones a la sanidad privada’, con el objetivo “de reducir las listas de espera” de operaciones pendientes en la sanidad pública aragonesa, una lista que alcanzaba en julio la cifra de 8.571 pacientes.

Desde la DGA aseguraban que se “mantendrá la derivación de operaciones quirúrgicas a las clínicas privadas para aliviar la lista de espera, que se ha disparado como consecuencia de la pandemia de COVID-19”. Así, El Consejo de Gobierno autorizó este pasado miércoles el expediente de contratación relativo al acuerdo marco, por el que se seleccionarán a las empresas que asumirán las intervenciones durante los próximos cuatro años por un importe estimado de 31,4 millones de euros.

Es de suponer que tanto el nuevo Hospital HC como el futuro Hospital Quirón, ambos en Zaragoza capital, estarán encantados con esta noticia, y que quizá no lo estén tanto las miles de profesionales sanitarias del sistema público aragonés que han venido solicitando medidas de protección básicas.

La DGA acumula tres condenas por “vulnerar derechos fundamentales del personal sanitario durante la pandemia”

La Diputación General de Aragón, el Servicio Aragonés de Salud, y el Instituto Aragonés de Servicios Sociales han sido condenadas hasta en tres ocasiones por vulnerar derechos fundamentales del personal sanitario durante la pandemia por COVID-19.

Juzgados de Zaragoza, Teruel y Uesca condenaron a la DGA, al SAS, y al IASS a proporcionar a los empleados públicos sanitarios, “funcionarios, personal estatutario y personal laboral, médicos, médicas, enfermeros, enfermeras, sanitarios, asistenciales o no, que prestan servicios en centros de trabajo ubicados en la provincia de Zaragoza -y en sus respectivas sentencias en Teruel y Uesca- , los equipos de protección individual adecuados por riesgos de exposición ante el agente biológico virus SARS-CoV-2 y el riesgo de contagio o infección desarrollando la enfermedad Covid-19 y reponerlos cuando sea necesario, previa evaluación individual del riesgo y en función del grado de exposición al riesgo a que están sujetos en el desarrollo de su trabajo o prestación de servicios, en cumplimiento estricto de la legislación de prevención de riesgos laborales”.

La reforma del Hospital de Alcanyiz eternamente retrasada

En mitad de la crisis sanitaria por el COVID-19 la DGA tuvo que cancelar el contrato de construcción del Hospital de Alcanyz por “el incumplimiento culpable” de OHL-Dragados. La incompetencia e irresponsabilidad de OHL-Dragados paralizaron las obras.

A primeros de junio el Consejo de Gobierno de Aragón se vió obligado a autorizar al SALUD a “resolver el contrato de las obras de construcción del Hospital de Alcanyiz, suscrito con la UTE OHL-Dragados, por incumplimiento culpable del contratista”.

El contrato se adjudicó a estas ‘importantes y solventes’ constructoras en junio de 2017 por un importe de 57,54 millones de euros y un plazo de ejecución de 52 meses, pero la indolencia e irresponsabilidad de OHL-Dragados, que ha incumplido sistemáticamente sus obligaciones, y tal y como afirman desde la DGA “les llevo a presentar las certificaciones de obra correspondientes a los meses de ejecución transcurridos con un incumplimiento sistemático de los plazos parciales establecidos en el Programa de trabajo y del gasto público presupuestado”, llegando hasta el punto “de hacer inviable concluir la construcción en el plazo estipulado, ya que suponen un desfase de ejecución de obra de más de 17 millones de euros”.

Se acumulan décadas de retraso para el Hospital de Teruel

El nuevo Hospital General de Teruel también acumula años de retraso, y también se encuentra empantanado por la pugna entre las empresas adjudicatarias de la obra y la DGA.

Este verano conocíamos que el Salud intentaba salvar la situación para evitar el enésimo retraso, pero tras semanas de negociación con la UTE todo parece indicar que acabará en rescisión, lo que supondrá un nuevo retraso de meses.

Eso sí, lo que parece que avanza son los accesos al nuevo hospital, que con un presupuesto de 9mill de euros incluirán cuatro rotondas. Así en breves Teruel tendrá cuatro rotondas de acceso a un hospital sin acabar y con las obras paralizadas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies