La campana de Erés recorre A Galliguera para celebrar la victoria del Galligo

Las gentes que habitan A Galliguera han celebrado la victoria tras las sentencias del Supremo que ratifican la nulidad del anteproyecto del embalse de Biscarrués y su declaración de impacto ambiental. Tras más de 30 años y miles de kilómetros andados llevando la voz del río Galligo, la campana de Erés descansa ya en su lugar de origen. 

Lambán
Celebración de la victoria del Galligo. Foto: Coagret

A Galliguera celebró este sábado la victoria del río, sus pueblos y sus gentes. Alegría, emoción, satisfacción tras 34 años de lucha sin reblar contra la amenaza del embalse. Una lucha articulada desde la Coordinadora Biscarrués Mallos de Riglos, y que ha contado con innumerables apoyos.

La amenaza "de un pantano injusto, innecesario, y por fin, descartado", se diluyó con las sentencias dictadas esta semana por el Tribunal Supremo español en las que desestima los dos recursos interpuestos por la Comunidad General de Riegos del Alto Aragón contra las sentencias pronunciadas por la Audiencia Nacional.

El río Galligo seguirá siendo libre a su paso por los Mallos. Un gran motivo de celebración para los pueblos de Morillo, Santolaria, Ayerbe, Agüero, Concilio, Riglos, Erés y Biscarrués. Este último, dejará por fin de estar ligado a la pesadilla del embalse para ser, ni más ni menos, lo que siempre ha sido, un pueblo lleno de vida.

Durante la celebración de este sábado, llevada a cabo con todas las medidas de seguridad que exige la crisis por COVID-19, la campana de Erés, el pueblo que iba a ser inundado por el embalse, volvió a repicar a su paso por cada uno de los pueblos que han mantenido el pulso durante estas más de tres décadas. Esta vez, el repique no era por la salvación sino por la victoria.

En cada uno de los pueblos por los que transcurrió la caravana, se leyó un comunicado en el que se destacaba que "hoy es un día para recordar y también para mirar el futuro".

"Durante todos estos años, con el apoyo de A Galliguera y de gentes de otros muchos lugares, hemos demostrado que no estábamos fatos, que la nuestra era una lucha y necesaria", añadía el texto para recordar que "la naturaleza, el desarrollo sostenible y el futuro son los auténticos vencedores de una lucha que jamás debió comenzar, pero que ha terminado de la mejor manera posible".

Asimismo, el acto sirvió para trasladar el agradecimiento a todas las gentes que han hecho posible la victoria: "Gracias, gracias y más gracias a todos los que habéis hecho posible llegar hasta aquí. Remontemos con toda la fuerza posible para pasar estos días difíciles y poder volver a disfrutar de nuestro río, de nuestra cultura y de nuestros pueblos".

Este no será el último viaje de la campana de Erés, puesto que la Coordinadora Biscarrués Mallos de Riglos ya ha avanzado que aún tendrá que caminar al lugar donde celebren una fiesta en condiciones y por todo lo alto cuando la situación por la emergencia sanitaria actual lo permita. Hasta entonces: Viva el río Galligo, ahora y siempre, y viva A Galliguera.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies