Kick Out The Trump?

Kick Out The Trump, algo así como echar a patadas a Trump. Derrocar a un tirano. Pero con más de 70 millones de votos, el magnate está tocado, no hundido. En 2016 llegó a presidente con siete millones menos, ahora es el segundo candidato más votado de la historia. Y ¿Quién ha ganado? Joe Biden, un tipo que cumplirá 78 años cuando sea proclamado presidente y cuya idea de política exterior se resume en hacer que EEUU "vuelva a liderar" lo que llaman el "mundo libre".

Foto: Annie Spratt (Unsplash)

Kick Out The Jams, el clásico de MC5 que da nombre a su álbum debut de 1968, ha sido la inspiración para escribir estas líneas. Un tema que rápidamente se convirtió en símbolo de la contracultura, en un grito a la revolución de unos tipos de Detroit fichados por el FBI como "amenaza para la seguridad nacional". Sin embargo, el origen de la canción es más prosaico, como reconoció Wayne Kramer, guitarrista y cofundador de MC5: "Usábamos la frase cuando tocábamos cada semana en el Ballroom. Teníamos la costumbre de gritar a la otra banda para que se bajara del escenario, para que dejara de tocar. Se convirtió en una frase recurrente. Ahora, la gente puede entenderlo como quiera; eso es parte de lo bueno del rock and roll".

Kick Out The Trump, vendría a ser algo así como echar a patadas a Trump. Derrocar a un tirano. Pero con más de 70 millones de votos, la derrota de Donald Trump no es un "kick out". En 2016 llegó a presidente con siete millones menos. Entonces pudimos pensar que fuera un despiste. Ahora no hay margen de error, es el segundo candidato más votado de la historia.

Las elecciones en EEUU ya tienen desenlace, al menos de momento, a la espera de los movimientos en los tribunales de un Trump tocado pero no hundido y que se resiste a abandonar el Despacho Oval. Con una participación de récord, 160 millones de los casi 238 de estadounidenses con derecho a voto acudieron a las urnas o enviaron su voto por correo, y tras cuatro largos días de recuento, las puertas de la Casa Blanca se han abierto al candidato demócrata, Joe Biden. Biden, que ha ganado con 74 millones y medio de votos, otro récord, tendrá que gobernar en la mayor crisis global -económica y sanitaria- de los últimos tiempos y navegar por una sociedad partida en dos.

Los resultados de las elecciones en el yanki tienen varias lecturas. Simplificando: siempre es positivo decir adiós a un Trump (al que la noticia le pilló jugando al golf), pero quien le sucede es un liberal corporativista que representa el ala más conservadora del Partido Demócrata. Biden y Trump son dos caras de una misma moneda -aunque Trump represente la cruz-, de un país construido bajo la ley del talión y al que le gusta autoproclamarse como la democracia más antigua y verdadera de los tres últimos siglos.

La mitad de EEUU ha votado a Trump con conocimiento de causa. La otra mitad, a un tipo, que cumplirá 78 años cuando sea proclamado presidente, cuya idea de política exterior se resume en hacer que Estados Unidos "vuelva a liderar" lo que llaman el "mundo libre". Una cantinela que recuerda demasiado al "Make America Great Again". Cambiarán cosas, tal vez. Pero no las suficientes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies