Biden gana a un Trump que se niega a reconocer el resultado

Kamala Harris, compañera de fórmula de Biden, ha hecho historia al convertirse en la primera mujer elegida como vicepresidenta de EEUU, además de la primera mujer afroamericana que llegará a ese cargo, cuando ambos asuman la Casa Blanca el 20 de enero. Está por ver como se desarrollan las próximas horas, puesto que Trump, que seguirá siendo el presidente hasta entonces, se aferra a las demandas y ha asegurado que "la elección está lejos de haber finalizado".

Joe Biden junto a Kamala Harris, su compañera de fórmula. Foto: @TheDemocrats

El candidato demócrata a la Casa Blanca Joe Biden, un liberal corporativista que representa el ala más conservadora dentro de su partido, se ha convertido en el presidente electo de Estados Unidos, después de haber conquistado los 20 votos correspondientes al estado clave de Pensilvania, superando así la cifra de los 270 votos electorales necesarios para conseguir la presidencia, según las proyecciones de las cadenas CNN, CBS, NBC y Fox News, tras cuatro días de agónica espera.

Su compañera de fórmula, Kamala Harris, ha hecho historia al convertirse en la primera mujer elegida jamás como vicepresidenta de EEUU, además de la primera mujer afroamericana que llegará a ese cargo, cuando ambos asuman la Casa Blanca el 20 de enero. Harris es hija de migrantes, de madre india y padre jamaicano.

Biden es, además, el candidato presidencial que más votos ha obtenido en unas elecciones batiendo el récord que Barack Obama impuso en 2008, cuando logró 69,5 millones de votos, precisamente con Biden como 'número dos. El tándem Biden-Harris se ha hecho con más de 73,8 millones de votos.

El estado de Nevada también ha actualizado sus cifras y ha dado seis votos electorales más a Biden que, junto a su victoria en Pensilvania, suma ya 279, nueve por encima de los necesarios para ser proclamado presidente, frente a los 214 de su rival Donald Trump. Aún queda pendiente conocer los resultados finales de las votaciones en cuatros estados, puramente testimoniales a estas alturas: Arizona (11 votos electorales) y Georgia (16) -en los que Biden va en cabeza- y Carolina del Norte (15) y Alaska (3) -en los que hay mayoría republicana-. Si se cumplen los pronósticos, Biden terminaría con 306 votos electorales frente a los 232 de Trump.

Biden, de 77 años de edad -78 cuando asuma el cargo- y exvicepresidente de Estados Unidos bajo el mandato de Barack Obama, se convertirá en enero del año próximo en el presidente número 46 de Estados Unidos, sucediendo en el cargo a Trump. Será la persona de mayor edad en entrar en el Despacho Oval, por encima de su rival en estas elecciones, Donald Trump, que llegó a la Casa Blanca en 2017 con 70 años.

Biden: "Es el momento de sanar Estados Unidos"

En un mensaje en Twitter, Biden, que hasta ahora se había mostrado cauto, ha dicho: "Es un honor que me hayan elegido para dirigir nuestro gran país. El trabajo que nos queda por delante será duro, pero les prometo esto: seré un presidente para todos los estadounidenses, tanto si votaron por mí como si no". "Estas elecciones son mucho más que sobre Joe Biden o sobre mí. Se trata del alma de EEUU y nuestra voluntad de luchar por ello. Tenemos mucho trabajo por delante, empecemos", ha publicado en Twitter Kamala Harris.

Cerca de las 3.00 de la madrugada (hora en Aragón), Biden ofrecía su primer discurso. Desde horas antes, miles de estadounidenses celebraban en las calles la victoria de la dupla demócrata. "Soy un presidente que no ve estados rojos y azules, ve Estados Unidos. Es el momento de sanar Estados Unidos", ha dicho para lanzar un mensaje a Trump: "Entiendo su decepción, yo he perdido un par de veces, pero demos una oportunidad el uno al otro. Es tiempo de dejar aparte el enfado, vernos y hacer progresos".

El primero, de los muchos grandes asuntos a los que tendrá que hacer frente Biden es el COVID. El demócrata ya ha avanzado que "escuchará a la comunidad científica" y que este lunes anunciará a las doce personas que integrarán un comité de expertos para combatir la epidemia.

Biden ha alardeado de haber llegado a la presidencia apoyado por la coalición "más diversa" de la historia, citando a la comunidad afroamericana. "Demasiados sueños llevan aplazados mucho tiempo. No importa la raza, la enfermedad, el género, su identidad ¡Este es un tiempo en el que tomaremos la decisión de quienes somos!", ha exclamado antes de asegurar que trabajará para "terminar" con el racismo sistémico en el país.

La lucha contra el cambio climático, volver a la OMS, la recuperación económica tras la pandemia, el apoyo a la ciencia y asegurar el acceso a la sanidad, han sido otras prioridades que se ha marcado Biden. Para concluir, ha asegurado que durante su mandato el país "no liderará con ejemplos de su poder, sino con el poder de su ejemplo".

El 14 de diciembre es la próxima fecha marcada en el calendario de Biden, cuando las y los compromisarios elegidos por los estados para el Colegio Electoral elegirán formalmente al presidente. Tras esto, el certificado del Colegio Electoral llegará al Senado el 6 de enero y se hará un recuento. El actual vicepresidente, Mike Pence, será el encargado de hacer otra proclamación formal de los ganadores de las elecciones que recibirán sus poderes el 20 de enero de 2020 en la ceremonia de investidura.

Las ONG piden a Biden que "cambie el rumbo" del "largo historial de violaciones de los Derechos Humanos"

En un comunicado difundido a última hora de la tarde del sábado, las ONG pro Derechos Humanos Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional (AI) han pedido Biden, que "otorgue carácter prioritario al desarrollo de los derechos y libertades fundamentales" nada más asumir oficialmente el cargo el próximo mes de enero y poner fin así "a la larga historia de violaciones de los Derechos Humanos" cometidas por Estados Unidos.

Las ONG recomiendan también a Biden que haga presión para conseguir la aprobación de una "legislación rápida que aborde la pandemia de coronavirus", y que facilite "una vacuna popular que sea gratuita y accesible", junto a una inyección económica que proporcione "empleos dignos para las personas más afectadas". También han pedido acabar con "el racismo sistémico", que "rectifique los daños y las injusticias en los sistemas penales y de inmigración" y proteja los derechos sexuales y reproductivos. En política exterior, recomiendan a la futura administración Biden que "demuestre su liderazgo global en la lucha contra el cambio climático" y garantice que las armas y la tecnología estadounidenses "no se vendan a gobiernos que abusan de los Derechos Humanos".

Trump se aferra a las demandas y proclama sin fundamento: "¡Gané estas elecciones, por mucho!" 

El hasta ahora presidente, Donald Trump se ha negado a reconocer el resultado de las proyecciones que otorgan el triunfo a Biden y ha asegurado que "la elección está lejos de haber finalizado". En otro mensaje incendiario, Trump ha cargado contra el candidato demócrata por haberse "apresurado" a reclamar "falsamente" la victoria y ha anunciado "acciones legales" para "garantizar la legalidad del recuento".

Poco antes, Trump había proclamado en Twitter que había ganado la reelección "por mucho", otra afirmación sin fundamento, que la red social ha calificado de "engañosa". Desde el pasado martes, cuando se celebraron las elecciones, Twitter ha etiquetado como "engañosos" el 38% de los tuits publicados por Trump.

Trump se ha aferrado a las demandas que ha presentado su equipo legal en varios estados clave, pero es improbable que ninguna de ellas pueda invalidar los votos suficientes en ningún territorio. De hecho, la Comisión Federal Electoral sigue sin percibir indicios de fraude en las elecciones a pesar de la retahíla de acusaciones vertidas por Trump.

La victoria de Biden deja a Trump como presidente de un solo mandato y suma al magnate neoyorquino a una lista que no se actualiza desde el también republicano George H.W. Bush, que solo ejerció de 1989 a 1993. Pone fin a una racha consecutiva de cuatro presidentes de doble mandato, sin precedentes en la historia de los Estados Unidos.

Trump puede convertir la transición en un ejercicio de abusos de poder, enriquecimiento personal, autoindultos y purgas

Aunque puede litigar todo lo que quiera contra el escrutinio y no va a desaparecer en silencio, el 20 de enero Trump tendrá que abandonar el Despacho Oval si no le nombra el Colegio Electoral. Hasta entonces, durante estos dos meses, periodo conocido como 'lame duck' o 'pato cojo', seguirá siendo el presidente, con sus poderes y competencias virtualmente intactos de cara a dos estrategias simultáneas que manejar: la disputa de los resultados de los comicios y su adiós definitivo a la Presidencia.

Expertos temen que convierta la transición en un ejercicio de abusos de poder, enriquecimiento personal, autoindultos y purgas. Pero, ¿Qué vida la espera a Trump fuera de la Casa Blanca? Te lo cuentan en Naiz.

Continúa el recuento

Mientras tanto, el conteo continúa y las autoridades locales esperan ofrecer nuevos resultados a lo largo de la jornada en Georgia y Arizona, aunque advierten de que el proceso a partir de ahora podría ralentizarse aún más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies