Con PP y Ciudadanos se acabó la participación ciudadana en el Ayuntamiento de Zaragoza

En la anterior legislatura se abrieron 29 procesos de participación ciudadana (más de siete al año). Con la llegada de la derecha al Consistorio se apagó la voz de la calle: no se llega a tres por anualidad. “No tienen problema en reunirse y llegar a acuerdos con aquellos que representan intereses privados, pero son incapaces de escuchar a la ciudadanía”, apunta Luisa Broto (ZeC).

participación
De izquierda a derecha, la concejala delegada de Barrios Rurales, Paloma Espinosa; el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón; y el consejero de Participación y Relación con los Ciudadanía, Javier Rodrigo. Foto: Ayuntamiento de Zaragoza

Entre el 13 de junio de 2015 y el 15 de junio de 2019 –con Zaragoza en Común al frente del Ayuntamiento de la capital aragonesa– se desarrollaron 29 procesos de participación ciudadana o consulta pública (una media de más de siete por año). Del 15 de junio de 2019 a la actualidad (con PP y Ciudadanos en el sillón de mando) se han abierto cuatro procesos (no llega a tres por anualidad).

El último, informan desde el Consistorio, fue la realización, en colaboración con la Unión Vecinal Cesaraugusta, “de un diagnóstico de necesidad y demandas vecinales que se han plasmado en unos ‘mapas colaborativos’, en los que se geolocalizan las necesidades de ocho distritos urbanos y seis barrios rurales. Además –aunque no entran como tal dentro de lo que se consideran procesos participativos– resaltan que se hizo una encuesta ciudadana durante el confinamiento que ha originado en el grupo de trabajo Im-Pulsando.

Antes, entre el 17 de enero y el 7 de febrero de 2020, los vecinos y vecinas participaron en la consulta pública previa para la elaboración del Reglamento Municipal del Servicio Urbano del Taxi de Zaragoza. A consulta pública también salió, el 15 de agosto de 2020, la Ordenanza Reguladora del Consumo indebido de Bebidas Alcohólicas. Y, el pasado 16 de noviembre, finalizó la fase de consulta pública del Reglamento del Centro Municipal de Protección Animal (el tercer proceso puesto en marcha por el Gobierno actual).

La derecha reduce al mínimo la participación ciudadana

Y nada más. Los actuales inquilinos del Consistorio zaragozano han apocado notablemente la participación vecinal, después de una legislatura en la que esta se multiplicó. En febrero de 2016, con los comunes al frente, se sometieron a información pública los presupuestos participativos de Santa Isabel; en el mismo mes comenzó un proceso para la distribución de la partida de gasto y actividades en Oliver-Valdefierro (recibió 31 propuestas) y en marzo se preguntó a los vecinos y vecinas de Parque Venecia sobre el urbanismo de su barrio (con una participación del 25,58 % del censo potencial).

También en 2016 se preguntó sobre la ampliación del Parque Pignatelli, acerca de las bases en las subvenciones de Acción Social (tanto de ese año como del siguiente), respecto a la Línea 2 del tranvía y del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS). Ocho procesos en total.

Cinco comenzaron en 2017: los presupuestos participativos en barrios rurales, el Plan Director de Infraestructura Verde, el Plan de Igualdad de la Ciudad de Zaragoza, la consulta pública sobre la Oficina Municipal contra el Fraude y la Corrupción y otra sobre la creación del Distrito Sur.

De nuevo ocho veces se preguntó a la ciudadanía en 2018. Estos fueron los temas: presupuestos participativos, rutas amigables, Plan para una ciudadanía diversa e intercultural, presupuestos participativos barrios rurales, Plan integral para las personas sin hogar, nuevo centro cívico de Parque Goya, Estrategia de Alimentación Sostenible y Saludable y Estrategia de Cambio Climático, Calidad del Aire y Salud de Zaragoza (ECAZ 3.0).

En los seis primeros meses de 2019 (hasta que Jorge Azcón se convirtió en el nuevo alcalde) se repitió la cifra de ocho procesos: gastos y actividades en Oliver-Valdefierro, en Delicias y en el Casco Histórico, y a consulta pública se sacó la Ordenanza para la Circulación y Estacionamiento de Vehículos de Movilidad Personal (VMP), la de Protección contra la Contaminación Acústica, la Ordenanza para la Ecoeficiencia y la Gestión Integral del Agua (OMECGIA), la de Protección contra Incendios y el Reglamento de Centros Municipales de Servicios Sociales.

“Son incapaces de escuchar a la ciudadanía”

La portavoz de ZeC en la Comisión de Participación Ciudadana, Luisa Broto, señaló, el pasado 20 de noviembre, que, “en año y medio”, el Gobierno de PP y Ciudadanos “ha vaciado de contenido las herramientas de participación ciudadana. Ha paralizado los presupuestos participativos y ha dejado de convocar Consejos Sectoriales y Consejos territoriales de alcaldes y alcaldesas”.

No tienen problema, dijo Broto, “en reunirse y llegar a acuerdos con aquellos que representan intereses privados, pero son incapaces de escuchar a la ciudadanía”. Broto también acusó a los dos partidos de la derecha de conformar “uno de los gobiernos más opacos y menos transparentes” de la historia del Ayuntamiento.

Como demuestra, especificó, “que tras nueve años haya dejado de publicarse la información sobre gastos de mediación en comunicación, y tampoco pueden encontrarse algunos contratos de emergencia, pese a la obligación de publicarse”. Para ella, “PP y Ciudadanos han dejado claro que no consideran a los vecinos y vecinas como sujetos políticos que pueden y tienen el derecho a decidir sobre los temas que les afectan”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies