Cinta naranja para manifestarse por la concertada, cartuchos de escopeta y clases de inglés: así gasta parte del dinero público el Ayuntamiento de Zaragoza

Cuatro días antes de la manifestación contra la Ley Celaá, compraron cinta naranja e imperdibles con dinero del Ayuntamiento de Zaragoza y con el concepto ‘Material para actos de protocolo”. Desde el Consistorio aseguran que fue un error. No es el primer caso de utilización de dinero público para fines partidistas por parte del Gobierno de PP y Ciudadanos.

Zaragoza Educación
El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón (dcha), y el presidente del PP de Zaragoza, Ramón Celma (izqda), en la manifestación contra la Ley Celaá del pasado 20 de diciembre (Twitter – PP Aragón)

Son pequeñas cantidades, que representan un porcentaje ínfimo del gasto total del Ayuntamiento de Zaragoza. Pero, más allá del volumen, es su moralidad lo que está en cuestión. Y más proviniendo de un partido que exige máxima pulcritud cuando no son ellos los que gobiernan.

En el año y ocho meses que PP y Ciudadanos (con el inestimable apoyo de la extrema derecha) llevan al frente del Consistorio de la capital zaragozana, han sido varios los gastos que se han hecho públicos (todos imputables a los populares) que resultan, cuando menos, de dudosa ética.

El último se acaba de conocer, y es que el Ayuntamiento de Zaragoza pagó con dinero público las cintas naranjas y los imperdibles que usaron en la manifestación a favor de la educación concertada, la cual tuvo lugar en la capital aragonesa el pasado 22 de noviembre de 2020. Protestaban contra la Ley Orgánica que modifica la Ley Orgánica de Educación (Lomloe), más conocida como Ley Celaá. Y a ella acudieron muchos miembros del PP aragonés.

El símbolo representativo de esta protesta era un lazo naranja, que era visible en las solapas de prácticamente todos los participantes. Curiosamente, cuatro días antes, el Ayuntamiento de Zaragoza pagó con dinero público 50 imperdibles y cinta satén naranja de dos tamaños.

La autorización de pago a favor de Marta Garasa Domínguez, jefa de Sección del Servicio de Protocolo del Ayuntamiento de Zaragoza, es por valor de 300 euros, e incluye una serie de gastos en metálico. Está firmada por la jefa del Servicio de Protocolo, Gemma Fernández-Ges, y por el coordinador de Alcaldía, Ángel Gorri.

Las compras se pormenorizan en el documento. El primer ítem (Metálico 1) tiene como concepto “Material para actos de protocolo” y un valor de 7,25 euros. El cual se corresponde con un ticket del 18 de noviembre de 2020 de la tienda Larraz, situada en la calle Coso de Zaragoza. Allí se compró una caja de 50 imperdibles naranjas (3,85 euros), cinta satén naranja de 6,5 milímetros (1,70) y de 15 mm (1,70).

Antes de la manifestación, el 20 de noviembre de 2020, el PP instaló una mesa para recoger firmas contra la Ley Celaá, por la que pasaron, entre otros, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, y la consejera de Presidencia, Hacienda e Interior, y portavoz, María Navarro. A la manifestación de dos días después, como se puede comprobar por el Twitter del propio Azcón, acudieron, entre otros, el presidente del PP en Aragón, Luis María Beamonte, y su homólogo en el PP de Zaragoza, Ramón Celma.

“Fue un error. Coincidió con la compra de otros lazos para el Día del Sida o el Día de la Mujer”

La concejala del PSOE en el Ayuntamiento de Zaragoza, Ros Cihuelo, preguntó el pasado martes 16 de febrero en la Comisión de Hacienda por esta factura. “Suponemos que ha sido un error”, señaló, “pero nos gustaría que nos lo explicaran”. La respuesta inmediata de María Navarro fue restarle importancia, “son 7 euros”, para, posteriormente, asegurar que iba a interesarse por el asunto y que darían contestación “con el máximo detalle posible”. No obstante, Navarro comentó que imagina que “comprar cintas en Larraz por parte de Protocolo es algo habitual”.

Y la réplica definitiva llegó poco después en la propia comisión, esta vez por boca de Alfonso Mendoza, portavoz adjunto del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Zaragoza. Este afirmo que había sido “un error humano de un trabajador municipal y que, de manera inmediata, los 7,25 euros serían pagados por el Grupo correspondiente”. Argumentó Mendoza que coincidió con la adquisición “de otros lazos que compra el Ayuntamiento, para el Día del Sida y el Día de la Mujer”. No resulta muy creíble esta justificación, habida cuenta de que sólo se compró cinta naranja y los lazos para los días mencionados son rojos y morados respectivamente.

“El PSOE presentará una moción”

No ha dejado satisfecha la contestación a parte de la oposición, ya que, tras la Comisión de Hacienda, la edil socialista Ros Cihuelo anunció que su partido iba a presentar una moción exigiendo “respuestas y responsabilidades por pagar con dinero público un material destinado a un acto político del PP”.

También desde Zaragoza en Común (ZeC) se refirieron a este hecho. El concejal Alberto Cubero recordó que a esto hay que sumar “los convenios a dedo para las entidades de sus familiares y las clases de inglés del alcalde, que pagamos con dinero público”. Para Cubero, es “una utilización más de este Gobierno de recursos municipales con intereses partidistas. Si PP y Ciudadanos quieren hacer oposición al Gobierno de España y a la escuela pública, que lo hagan con su dinero y no con el de todos los zaragozanos”.

Cartuchos para escopeta y clases de inglés

No es, como recordaba Cubero, el primer caso de utilización de dinero público para actividades que no debería financiar el Ayuntamiento. El pasado 8 de febrero, AraInfo desvelaba que, a través de la Junta Vecinal de Monzalbarba, se habían gastado 860,69 euros en cartuchos de caza.

El objetivo de esta adquisición, como reconoció a este medio el alcalde de Monzalbarba, Abel Anadón (PP), fue “entregárselos a un grupo de cazadores autorizados por el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) y que estos eliminaran a las palomas que estaban causando daños”.

Desde el Inaga ya se habían autorizado en años anteriores estas batidas para controlar la población de palomas, pero nunca se había pagado la munición con dinero público. “Siempre lo hacen de manera gratuita, esta vez me pidieron una ayuda y decidí, al menos, comprarle los cartuchos”, explicó Anadón, que, por añadidura, dejó claro que este tipo de decisiones no pasan por el Pleno de la Junta Vecinal: “He estado en la oposición, las ayudas nunca se han llevado a Pleno y no pasaba nada, siempre hemos intentado colaborar. Desde que yo estoy como alcalde también hemos decretado otras ayudas que no han pasado por el Pleno y nadie ha protestado”.

Antes, en octubre de 2020, Público informó de que el alcalde de Zaragoza estaba recibiendo clases de inglés en su despacho pagadas con los fondos de la Unión Europea. Las clases, señalaron en este medio, corren a cargo del Comité Europeo de las Regiones (CDR por sus siglas oficiales). "Me lo pago yo, con una factura a mi nombre. El pago y se la paso al Comité Europeo de las Regiones para que me la abone", admitió a Público el propio Azcón. Desde el Consistorio concretaron que el organismo europeo cubre el 66 % del coste total, con un límite de 1.200 euros al año.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies