Tras un nuevo incendio denuncian “excesos de aforo, y falta de limpieza y desinfección” en el bus urbano de Zaragoza

El CUT afirma verse “en la perentoria necesidad de tener que denunciar ante la opinión pública el alarmante estado de mantenimiento en el que se encuentra la flota de autobuses urbanos de la capital aragonesa”, y que “mientras tanto, el equipo de gobierno del alcalde Jorge Azcón en el Ayuntamiento de Zaragoza, continúa sin solucionar el deterioro progresivo que sufre el servicio, sin aportar, en plena pandemia sanitaria, soluciones efectivas en relación a la limpieza y desinfección diarias del interior de los autobuses”.

Tal y como explican desde el Colectivo Unitario de Trabajadores -CUT- en la empresa Avanza Zaragoza, empresa multinacional privada que se encarga de la gestión del transporte urbano de viajeros y viajeras en autobús en la ciudad de Zaragoza, “lamentablemente, este pasado jueves, poco antes de las 10.00 horas de la mañana, asistimos a un nuevo episodio en el que un autobús urbano, en este caso el número 4615 de la marca Iveco y cuya edad ronda los 11 años de antigüedad, sufrió un incendio en la vía pública que conecta el acceso desde la carretera de Castellón a las cocheras de la empresa”.

“Sólo la rápida actuación de los servicios de emergencia, Bomberos y Policía Local, que se personaron de inmediato en el lugar de los hechos, evitó que el fuego calcinara la totalidad del vehículo que, posteriormente, y una vez sofocada su combustión, fue arrastrado a duras penas al interior de las cocheras con la vetusta grúa –de más de 30 años de antigüedad- con la que a día de hoy todavía cuentan los cada vez más escasos mecánicos del servicio del taller de la concesionaria Avanza”, continúa explicando el CUT.

Asimismo, aseguran que “aunque afortunadamente en esta ocasión no ha habido que lamentar daños personales, ya que el vehículo no se encontraba prestando servicio en el momento de los hechos, ante la alarma generada por el aparatoso incendio, varios trabajadores y algunos responsables del taller de Avanza se trasladaron al lugar de los hechos”.

Recuerdan que “este hecho viene a sumarse a otro aparatoso incidente que se produjo en fechas recientes, por el que un autobús articulado de la línea 23, de similar antigüedad al siniestrado este pasado jueves, perdiera una de sus ruedas traseras durante la prestación del servicio, y ésta colisionara contra una viandante que tuvo que ser trasladada en ambulancia por las heridas sufridas con el impacto”.

“Sin duda estos episodios, recurrentes en el tiempo, vuelven a poner de relieve la alarmante situación en cuanto al déficit de plantilla para el correcto mantenimiento de los autobuses, con el que la multinacional Avanza sigue prestando el servicio de bus urbano, extendiéndose los recortes a límites insospechados, externalizando las reparaciones a bajo coste. También el tema sanitario en el interior de los autobuses llegan a generar quejas entre los usuarios y usuarias por los problemas detectados en el funcionamiento de los dispensadores de gel hidroalcohólico existentes a bordo de los autobuses, algunos de los cuales se averían y dejan de dispensar gel desinfectante, tardando algunos días en ser reparados”, relatan desde el CUT.

Por todo ello, denuncian que “mientras tanto, el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza, más allá de atajar estas situaciones de riesgo, continúa sin aportar soluciones al deterioro progresivo que desde hace años sufre el servicio, sin aportar, en plena pandemia sanitaria, soluciones efectivas en relación a la limpieza y desinfección diarias del interior de los autobuses”.

El sindicato afirma también que “en relación con los aforos de los buses urbanos y del servicio de tranvía, desde el consistorio tampoco se está dando una solución al exceso de ocupación que en determinadas franjas horarias del día presentan autobuses y trenes, sin instalar sistemas automáticos a bordo de los vehículos que informen de la cantidad de viajeros presentes en cada momento, y limitándose a echar la responsabilidad del uso del servicio a los pasajeros y pasajeras, con mensajes en algunas paradas que invitan a organizar el viaje con antelación, o simplemente, a dejar pasar el autobús o el tranvía, si el usuario observa que estos circulan muy llenos”.

Concluyen desde el CUT reclamando “el refuerzo de los servicios de transporte urbano de viajeros y la implantación de una línea de bus urbano paralela al recorrido del tranvía, que venga a paliar las situaciones de masificación que se viven a bordo de los convoyes del tranvía”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies