#Elecciones10N  Mundo

Sánchez e Iglesias firman un acuerdo para la formación de un gobierno inédito de coalición

Tras la repetición electoral, han bastado menos de 48 horas para que el presidente del Gobierno español en funciones y líder del PSOE, Pedro Sánchez y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, cerraran un acuerdo para la formación de un gobierno de coalición en el Estado español tras meses de bloqueo. Instantes después, el Ibex 35 entraba en terreno negativo. PSOE y Unidas Podemos suman 155 votos, lejos de la mayoría absoluta de 176, aunque tienen la posibilidad de lograr la investidura si consiguen algunas abstenciones. Comienza la cuenta atrás.
| 12 noviembre, 2019 18.11
Sánchez e Iglesias firman un acuerdo para la formación de un gobierno inédito de coalición
Sánchez e Iglesias durante la firma del acuerdo. Foto: PSOE

Lo que no supieron resolver entre abril y septiembre lo han hecho en menos de 48 horas, o al menos eso es lo que han querido transmitir. Tras meses de reproches y cruce de acusaciones, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han subrayado este martes, en una comparecencia conjunta, que el acuerdo alcanzado entre ambos es «ilusionante» y busca el desbloqueo político en el Estado español.

«Este Gobierno va a ser rotundamente progresista», ha recalcado Sánchez para asegurar que es «un acuerdo para cuatro años, un acuerdo de legislatura». «Los españoles han hablado y nos corresponde a los partidos responder a su voluntad», ha dicho el líder del PSOE. Un acuerdo que no ha gustado al Ibex 35 que entraba en terreno negativo justo después de que lo anunciaran Sánchez e Iglesias.

Sánchez ha garantizado que su deseo es que el acuerdo sea un acuerdo de legislatura para un Ejecutivo estable y ha subrayado que será un gabinete que actuará con «lealtad» y con «solidaridad interna» entre ambas formaciones. Su «no dormiría tranquilo», parece ya olvidado.

Pablo Iglesias ha agradecido a Sánchez su «generosidad» y «disposición» para constituir un gobierno con Unidas Podemos y ha pedido «dejar atrás cualquier reproche». Ha destacado también que este gobierno será «progresista con la experiencia del PSOE y la valentía de Unidas Podemos». Además, ha destacado el «honor» que supone para su formación formar parte del Ejecutivo.

Ambas formaciones han asegurado que comparten la importancia de «asumir el compromiso» en «defensa de la libertad, la tolerancia y el respeto a los valores democráticos como guía de la acción de gobierno de acuerdo con lo que representa la mejor tradición europea».

Los detalles del acuerdo se harán públicos en los próximos días porque las dos partes están avanzando «en una negociación encaminada a completar la estructura y funcionamiento del nuevo gobierno» que «se regirá por los principios de cohesión, lealtad y solidaridad gubernamental, así como por el de idoneidad en el desempeño de las funciones».

Entre los ejes del acuerdo está «la voluntad de garantizar la convivencia en Catalunya». Con ese fin, fomentarán el diálogo en Catalunya, «buscando fórmulas de entendimiento y encuentro, siempre dentro de la Constitución». «También se fortalecerá el Estado de las autonomías para asegurar la prestación adecuada de los derechos y servicios de su competencia» y «revertir la despoblación», aseguran en su escrito de acuerdo.

Al finalizar la comparecencia, y cuando Sánchez iba a darle la mano, Iglesias se ha acercado para darle un caluroso abrazo, dos días después de celebrarse las elecciones del 10N, a las que ambas fuerzas llegaron tras una campaña repleta de reproches mutuos.

Durante la firma del acuerdo, junto a Sánchez se encontraban el jefe de su Gabinete, Iván Redondo; el secretario general de Presidencia, Félix Bolaños; y Adriana Lastra y Rafael Simancas, dirigentes socialistas. Por parte de Unidas Podemos, estaban Irene Montero, Yolanda Díaz, Juan López de Uralde, Pablo Echenique, Alberto Garzón, y Jaume Asens.

Las cuentas de Sánchez e Iglesias para la legislatura

Así las cosas, el preacuerdo tiene todavía que pasar el examen del Congreso, conseguir una mayoría de la Cámara Baja que dé luz verde a la investidura de Sánchez. En este sentido, el jefe del Ejecutivo en funciones ha precisado que el acuerdo nace para abrirse a otras fuerzas políticas con la intención de lograr una «mayoría viable y sostenida». Para ello abrirá una ronda de contactos con el resto de los grupos políticos.

Un paso necesario puesto que PSOE y Unidas Podemos suman 155 votos, a los que se sumarían los 3 de Más País -que, aunque no ha sellado el preacuerdo, se ha comprometido en todo momento a apoyar un Gobierno progresista-, y el único voto del Partido Regionalista de Cantabria -que ya le brindó su apoyo en la investidura fallida-.

Con esos 159 apoyos, lejos aún de la mayoría absoluta de 176, Pedro Sánchez podría ser investido en segunda vuelta, en la que son necesarios más votos a favor que en contra, siempre que se abstuvieran en la votación ERC (13), Ciudadanos (10), PNV (7), EH Bildu (5), Coalición Canaria (2), BNG (1) y Teruel Existe (1).

Con ese escenario, se posicionarán en contra los 142 votos las derechas y extrema derecha PP (88 votos), Vox (52) y Navarra Suma (2) que han criticado duramente el acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos. Desde las filas del PP insisten en un «Gobierno de concentración entre fuerzas constitucionalistas», entre las que incluye a PSOE, PP, Ciudadanos y el partido neofranquista Vox.

Por su parte, JxCat (8) ha manifestado ya su negativa a apoyar el pacto «siempre que haya presos y presas políticas y exiliadas» y se «niegue el derecho a la autodeterminación». Desde JxCat han afirmado que Podemos «compra el marco mental del 155». Desde las filas de la CUP (2), han subrayado que la solución es la «autodeterminación, amnistía y derechos sociales». Así, serían 152 votos negativos.

En el caso de que Ciudadanos, actualmente un partido descabezado por la dimisión de Albert Rivera, se decantara por el voto en contra, como ha anunciado ya en un comunicado, a Sánchez le haría falta que otro partido como el PNV o ERC pasara de la abstención al «sí» en esa votación de investidura en segunda vuelta.

Si el PNV se suma a la investidura -de momento no han avanzado su posición pero han recalcado que serán «responsables» y han definido el acuerdo como «un primer paso en buena dirección»-, Sánchez sería investido en segunda votación con 166 votos a favor y 162 en contra.

Si además llegara a ese acuerdo ERC, lo haría ya por mayoría absoluta, 179 apoyos, tres más de los necesarios. Sin embargo, desde ERC y con su president, Oriol Junqueras, en prisión, han dicho que de momento su posición es “no” por el «endurecimiento» de Sánchez con Catalunya, aplaudiendo la sentencia del procès y negando el diálogo con el Govern.

Asimismo, desde ERC han afeado que en el acuerdo se califique el caso catalán como un «problema de convivencia»: «Esto no es un conflicto de convivencia, es un conflicto político», han subrayado desde la formación política para volver a pedir «sentarse y hablar».

Aún hay otra opción que no demandaría de la participación del PNV, ni de ERC. Que Coalición Canaria, el BNG y Teruel Existe pasaran de la abstención al sí. Las cuentas serían 163 votos a favor y 162 en contra.

La formación aragonesa, la gran sorpresa de este 10N, ya ha dicho varias veces que no dificultarían la formación de un nuevo Gobierno en el Estado español y que su «única obediencia es el cumplimiento de las promesas hechas a Teruel». Por su parte, el BNG ha valorado el acuerdo pero condiciona su apoyo a compromisos con una «agenda galega».

Desde EH Bildu, su coordinador general, Arnaldo Otegi, anunció este lunes que la posición de su formación «siempre es abierta», pero «ya no valen las medias tintas», porque «las cosas han cambiado» con respecto a las elecciones de abril y ahora «hay una sentencia y Catalunya está como está».

Puedes hacer tus cuentas con nuestro pactómetro.

Estos son los diez ejes prioritarios de actuación del gobierno inédito de coalición pactado entre ambos partidos:

1.- Consolidar el crecimiento y la creación de empleo. Combatir la precariedad del mercado laboral y garantizar trabajo digno, estable y de calidad.

2.- Trabajar por la regeneración y luchar contra la corrupción. Proteger los servicios públicos, especialmente la educación -incluyendo el impulso a las escuelas infantiles de cero a 3 años-, la sanidad pública y la atención a la dependencia. Blindaje de las pensiones de nuestros mayores: asegurar la sostenibilidad del sistema público de pensiones y su revalorización conforme al coste de la vida. La vivienda como derecho y no como mera mercancía. Apostar por la ciencia como motor de innovación económica y dignificar las condiciones de trabajo del sector. Recuperar talento emigrado. Controlar la extensión de las casas de apuestas.

3.- Lucha contra el cambio climático. La transición ecológica justa, la protección de nuestra biodiversidad y la garantía de un trato digno a los animales.

4.- Fortalecer a las pequeñas y medianas empresas y a los/as autónomos/as. Impulsar la reindustrialización y el sector primario. Facilitar desde la Administración las bases para la creación de riqueza, bienestar y empleo, así como el impulso digital.

5.- Aprobación de nuevos derechos que profundicen el reconocimiento de la dignidad de las personas como el derecho a una muerte digna, a la eutanasia, la salvaguarda de la diversidad y asegurar España como país de memoria y dignidad.

6.- Asegurar la cultura como derecho y combatir la precariedad en el sector. Fomentar el deporte como garantía de salud, integración y calidad de vida.

7.- Políticas feministas: garantizar la seguridad, la independencia y la libertad de las mujeres a través de la lucha decidida contra la violencia machista, la igualdad retributiva, el establecimiento de permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles, el fin de la trata de seres humanos con fines de explotación sexual y la elaboración de una Ley de igualdad laboral.

8.- Revertir la despoblación: apoyo decidido a la llamada España vaciada.

9.- Garantizar la convivencia en Cataluña: el Gobierno de España tendrá como prioridad garantizar la convivencia en Cataluña y la normalización de la vida política. Con ese fin, se fomentará el diálogo en Cataluña, buscando fórmulas de entendimiento y encuentro, siempre dentro de la Constitución. También se fortalecerá el Estado de las autonomías para asegurar la prestación adecuada de los derechos y servicios de su competencia. Garantizaremos la igualdad entre todos los españoles.

10.- Justicia fiscal y equilibrio presupuestario. La evaluación y el control del gasto público es esencial para el sostenimiento de un Estado del bienestar sólido y duradero. El Gobierno impulsará políticas sociales y nuevos derechos con arreglo a los acuerdos de responsabilidad fiscal de España con Europa, gracias a una reforma fiscal justa y progresiva que nos acerque a Europa y en la que se eliminen privilegios fiscales.

12 noviembre, 2019

Autor/Autora


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR