#Elecciones28A  Mundo

Sánchez e Iglesias consuman su fracaso y «la gente lo único que ve es a la izquierda perdiendo otra vez»

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha resumido a la perfección el sentir de muchas de las personas que nos consideramos de izquierdas, seamos de dónde seamos: "Soy de izquierdas y llevo en el ADN la derrota. Pero ustedes tenían la oportunidad. La gente lo único que ve es a la izquierda perdiendo otra vez". Así se ha dirigido a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en la última y definitiva jornada del debate de investidura en la que el candidato del PSOE ha vuelto a fracasar atragantándose con "155" votos en contra.
| 25 julio, 2019 15.07
Sánchez e Iglesias consuman su fracaso y «la gente lo único que ve es a la izquierda perdiendo otra vez»
Iglesias se dirige a Sánchez durante la última jornada del debate de investidura. Foto: Congreso

Tras casi una semana de titulares, filtraciones y negociaciones las cosas se quedan como estaban, o peor. «Es muy difícil negociar en 48 horas lo que no se ha querido negociar en 80 días», criticaba el líder de Unidas Podemos. Por su parte, el candidato socialista, como era de esperar, echaba toda la culpa de su fracaso a Iglesias.

La segunda votación, en la que Sánchez necesitaba más «síes» que «noes», ha concluido con 124 votos a favor (PSOE y PRC), 67 abstenciones (Unidas Podemos, ERC, PNV, EH Bildu y Compromís) y, casualidades de la vida, 155 votos en contra (PP, Cs, Vox, Coalición Canaria, Navarra Suma y JxCat). Otra vez el 155 en la política estatal.

Ni siquiera la oferta «para evitar las elecciones» que ha lanzado in extremis Pablo Iglesias desde la tribuna –renunciar al Ministerio de Trabajo a cambio de asumir las políticas activas de empleo– ha hecho cambiar de opinión al candidato del PSOE, Pedro Sánchez, que se ha vuelto a mostrar con la misma actitud prepotente que en su discurso del pasado lunes. Una actitud que ha sido recriminada, entre otros, por Joan Baldoví, portavoz de Compromís.

Tampoco el esfuerzo político de formaciones como Esquerra Republicana o EH Bildu que habían anunciado su abstención antes de comenzar el debate de este jueves -«porque llamar a la gente a votar el 10 de noviembre es una irresponsabilidad”– ha servido para cambiar el rumbo de los acontecimientos en el Congreso español.

«La abstención de EH Bildu es un compromiso antifascista para no permitir que se cumplan los sueños húmedos de la ultraderecha ya sea azul, verde o naranja», apuntaba un siempre directo Oskar Matute para añadir: «Si ustedes hubieran hecho un ejercicio de trasladar la sororidad en el feminismo a la empatía y fraternidad entre las fuerzas de izquierda para un compromiso conjunto, quizás hoy no estaríamos lamentándonos».

«Nos abstenemos porque estamos convencidos, sobre todo nuestro candidato y ganador de las elecciones Oriol Junqueras, que está viendo esto desde su celda, que si estamos haciendo este gesto, la única pregunta es por qué ustedes no lo están haciendo», zanjaba Rufián.

Otro maestro de la oratoria, el portavoz del PNV, Aitor Esteban, capaz de hablar en el Congreso sobre setas y rolex, ya anunciaba en su primera intervención en esta sesión de investidura que Sánchez le tenía «desconcertado»: «O esta jugando al despiste o está jugando con fuego o no quiere sacar adelante la investidura». Y así ha sido. Simple y llanamente, al secretario general del PSOE no le ha dado la gana.

Entre los «noes», los de JxCat, el mismo voto que en la votación del martes, y es que para su portavoz en Madrid, Laura Borràs, «se mantienen intactas las 155 razones que tenemos para votar “no'». «Nuestros compañeros son presos políticos, pero usted es un político preso por su prepotencia», le ha dicho a Sánchez instándole a «volver a la mesa del diálogo».

Tras este resultado, el artículo 99 de la Constitución activa un periodo de dos meses para que haya otras candidaturas con visos de obtener los apoyos suficientes. Esos dos meses acabarían el 23 de septiembre. En caso de llegar a esta fecha sin investidura, habrá otras elecciones estatales el 10 de noviembre.

Con este escenario, la derecha se ríe y «aplaude con las orejas», como ha sentenciado Rufián que también ha advertido a Sánchez y a Iglesias que «se arrepentirán» de no haber sido capaces de entenderse: «Nos emplazan a septiembre y me pregunto: ¿Habrá septiembre? Septiembre nos complica la vida a todos». El tiempo lo dirá.

25 julio, 2019

Autor/Autora

Redactor, editor, funciones de coordinación y administración. Integrante del Consello d’AraInfo y uno de los cofundadores. @igoiz17


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR