Los problemas de familia que llegan a la Casa de la Mujer de Zaragoza son por violencia machista "siempre o muchas veces"

El Ayuntamiento de Zaragoza publicó este jueves, a petición del partido ultraderechista Vox, un balance sobre las consultas realizadas a la asesoría jurídica de la Casa de la Mujer en el que excluía los asuntos familiares de la violencia machista. Una separación que se encuentra muy lejana de la realidad como explican desde este servicio.

violencia familia
Concentracióncontra las violencias machistas organizada por la Comisión de Mujeres de la FABZ. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

No, los temas de familia no se encuentran al margen de los de violencia machista, al menos, no siempre. Así lo explican desde el servicio jurídico de la Casa de la Mujer después de hacer público el balance de consultas durante el confinamiento.

El Ayuntamiento de Zaragoza publicó este jueves, tras las preguntas del partido ultraderechista Vox, un balance sobre las consultas realizadas al servicio de asesoría jurídica durante el confinamiento en el que separaba los asuntos familiares de la violencia machista, como si los unos no formaran, o puedan formar parte, de lo segundo. Cualquiera que se haya acercado a esta cruenta realidad, sabe que los agresores encuentran siempre formas más o menos ingeniosas para seguir maltratando psicológicamente a sus parejas, muchas de ellas pasando por encima de otras personas de la familia.

Si bien es cierto que este servicio divide en tres grandes grupos sus consultas: familia, violencia machista y asuntos civiles. En la práctica, muchas de sus consultas de familia, como los divorcios, separaciones, custodia de menores o conflictos a la hora de entregar la pensión de alimentación tienen su origen en la violencia machista.

“Hay muchas veces que a la asesoría te viene alguien a consultar un tema de familia y hablando, vas preguntando cosas y es una señora que tiene una violencia psicológica clarísima y entonces la derivas a la psicóloga de la Casa de la Mujer. Otras veces te dicen que sí que sí, que me ha pegado tres veces y he tenido que ir al médico y no quiero poner una denuncia y lo que quiero es separarme y le asesoras solo sobre la separación porque no quiere. Son temas que están relacionados siempre o muchas veces”, han explicado desde este servicio a AraInfo.

Por ello, estas cifras no siempre reflejan la complejidad de cada historia, no necesariamente el aumento de los casos del apartado de familia respecto al de violencia de género demuestran que no hay detrás un trasfondo de maltrato, de la misma manera que no siempre un asunto de familia puede ir ligado necesariamente a una agresión.

La metáfora del iceberg de la violencia machista es la forma más clara de comprender la profundidad y complejidad de este tipo dominación por razón de género que no siempre viene ligada a la violencia física, las amenazas o los insultos.

En este sentido, desde esta asesoría jurídica confirman que la gran mayoría de los asuntos que tratan son de ese gran apartado que es familia, un 57,70% de las consultas, pero sí advierten de que la mayoría de las mujeres que acuden en busca de ayuda a la Casa de la Mujer, lo hacen por problemas de ruptura que no se han solucionado amistosamente.

Por ejemplo, como explican desde este servicio uno de los temas de este apartado de familia es el impago de alimentos, que muchas ocasiones viene derivado de una sentencia: “Hay mujeres que en cuarentena nos han consultado, ‘mi marido dice que como le han hecho un ERTE no paga la pensión y yo no tengo con qué darle de comer a mi hijo y a ver qué hacemos’ y ha habido gente que está sufriendo violencia de género y te dice ‘es que mira mi marido no me da nada, no me paga nada y no tengo con qué mantener al niño’. A veces van unidas y a veces no”. En otras palabras, aunque esta consulta entraría dentro de ‘familia’, se trataría de un intento de violencia económica que no necesariamente entraría en las cifras de las consultas por violencia de género.

Durante el confinamiento, las profesionales de la asesoría jurídica han visto como en un inicio el volumen de consultas bajaba ante el desconocimiento de que el servicio seguía operativo pero una vez se “normalizaba” la situación las consultas aumentaban, no solo en las cuestiones a las que se deben originalmente, sino también resolviendo dudas de mujeres que no conocían otro lugar al que acudir para solucionar sus problemas con sus parejas o exparejas, de violencia machista o incluso, sus problemas laborales.

Muchas de sus dudas derivaban de la excepcionalidad de una situación que no tenía precedentes. Así se recoge en el informe elaborado por la Casa de la Mujer, donde se indica que las consultas han ido en aumento durante los últimos meses hasta alcanzar las 263 en mayo, lo que supone una media de 13,15 peticiones diarias en dicho mes. Las cuestiones relacionadas con el ámbito laboral, como la aplicación de los ERTE, más frecuentes durante los primeros días del confinamiento, dieron paso después a los asuntos relacionados con el divorcio, separaciones, custodias o pensiones de alimentanción, muchas de ellas dentro del marco de la violencia machista.

La guardia y custodia de los y las menores, la posibilidad de reclamar una pensión de alimentos para el mantenimiento de los hijos o un régimen de visitas cuando la movilidad en el país estaba restringida, así como conflictos agravados por el encierro, han sido los asuntos más consultados. En total, representan el 57,7 % de las consultas, frente al 46,78 % del mismo periodo del año anterior.

En concreto, en el último mes de mayo, las cuestiones concretas de ese gran cajón que es ‘familia’ han concentrado el 61,22 % de las peticiones de información, con 161 consultas. Los asuntos penales representaron un 16,35 % en mayo, un 8,75 % de ellos corresponde a a asuntos concretos de violencia machista.

Al mismo tiempo, el equipo del programa de Atención a la violencia de género ha atendido a 237 mujeres que han requerido el servicio durante este tiempo. Además, se ha realizado el seguimiento con 1.092 llamadas para conocer la situación de las mujeres durante el confinamiento y garantizarles los recursos necesarios tanto a ellas como a sus hijos e hijas.

Asimismo, la Casa de la Mujer ha recibido 56 informes de los servicios de guardia del Instituto Aragonés de la Mujer, y se ha realizado un alojamiento en los pisos tutelados y en la Casa de Acogida, donde se han garantizado las medidas de seguridad oportunas.

En definitiva y como avanzaban otros informes como el del Instituto Aragonés de las Mujeres o el propio Observatorio de Violencia de Género, en momentos de crisis las más perjudicadas siguen siendo las mujeres y los y las menores de edad, tanto a nivel estatal como en lo local. Recientemente, en AraInfo recogíamos que el Gobierno de Jorge Azcón había dejado indefensos a los menores en riesgo de maltrato durante todo el estado de alarma.

En definitiva, el manejo de datos y cifras sin un análisis en profundidad puede provocar sesgos informativos o desinformación que, en este caso, invisibilizan de nuevo, esa gran parte de la violencia machista que se encuentra bajo las aguas del iceberg.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies