Jorge Azcón deja indefensos a los menores en riesgo de maltrato durante todo el estado de alarma

En contacto con AraInfo varias profesionales han expresado su enorme preocupación. Por su parte Zaragoza en Común ha criticado “la inoperancia en la detección y valoración de situaciones de desprotección de menores durante la pandemia”, así, Luisa Broto ha denunciado “que cada vez que se ha solicitado realizar entrevistas presenciales y/o visitas domiciliarias se ha denegado por parte del servicio”.

Foto: Pixabay

El equipo de gobierno de Zaragoza PP-Cs (y Vox), con su alcalde Jorge Azcón a la cabeza, y Ángel Lorén como responsable directo, han dejado indefensos -más si cabe- a las y los menores en riesgo de maltrato durante todo el estado de alarma. “Estamos hablando de vecinos que denuncian golpes, gritos de niños en domicilios, de profesores que notifican los malos tratos que los niños les hacen llegar ocultos a través de sus deberes, de situaciones que involucran a niños y niñas de 6-8 años, de embarazos adolescentes, de niños de tres años con riesgo de quedarse en la calle”, en definitiva, de “situaciones de riesgo de desprotección que necesitan ser valoradas con rapidez y seriedad y para los cuales plantear que se atiendan y resuelvan telefónicamente es de una irresponsabilidad absoluta”, ha explicado Luisa Broto con enorme preocupación.

Por todo ello, el grupo municipal de Zaragoza en Común en el Ayuntamiento de Zaragoza ha criticado “ la inoperancia por parte del área de Acción Social para detectar, notificar y valorar las situaciones de riesgo de desprotección de menores en la ciudad de Zaragoza durante el estado de alarma”. En este sentido, Broto ha lamentado “que desde el servicio, su responsable Ángel Lorén no haya dado ninguna instrucción específica a los profesionales para dar respuesta a estas situaciones y que, más aún, se hayan tomado decisiones que han incrementado la indefensión de los menores”.

“No se ha dado ninguna instrucción específica a los profesionales para dar respuesta a estas situaciones y cada vez que se ha solicitado realizar entrevistas presenciales y/o visitas domiciliarias se ha denegado por parte del servicio, aún correspondiendo a situaciones absolutamente desconocidas por los Centros Municipales de Servicios Sociales”, ha explicado Broto. También ha afirmado que resulta “imposible” hacer una valoración adecuada de la existencia del riesgo de malos tratos sin mantener entrevistas en profundidad con cada uno de los miembros de las familias, con los niños y niñas afectados, sin conocer el domicilio y las condiciones en que esos niños se desarrollan.

Los propios protocolos municipales exigen la obligatoriedad de estudiar todas las notificaciones de menores por parte del equipo de Menores y establecen para ello: entrevistas familiares, de exploración psicológica con los y las menores y visitas domiciliarias.

En el ámbito de la infancia, en la capital aragonesa, así como en otras ciudades, se ha producido un incremento del riesgo de desprotección y malos tratos durante el confinamiento. El aumento de las situaciones de estrés que pueden desembocar en estas situaciones se une, en el caso de los niños y niñas, a una pérdida total de visibilidad que impiden detectarlas, ha explicado Broto en una pregunta realizada en comisión. Por eso –añade- “hubiera sido importante establecer protocolos específicos dirigidos a los y las profesionales de los centros municipales de servicios sociales, y nos consta que no ha sido así”.

Broto ha pedido explicaciones, “ante la gravedad de las manifestaciones que los psicólogos y psicólogas, trabajadores y trabajadoras sociales, y educadores y educadoras sociales, responsables de este programa de los Centros Municipales de Servicios Sociales nos están haciendo llegar”. En ellas, “nos hablan de la imposibilidad de llevar a cabo el trabajo necesario desde el Programa de Detección, Notificación y Valoración de Situaciones de Riesgo de Malos Tratos y Desprotección de Menores”, una competencia municipal.

Ángel Lorén. Foto: Daniel Marcos (AZ)

Los equipos interdisciplinares dejaron de funcionar para atender la línea 900

La irresponsable gestión de PP-Cs (y Vox) con las y los menores en riesgo bajo su responsabilidad se agrava al comprobar que, por su criterio ideológico, los equipos de los centros encargados de esta tarea fueron disgregados, y dejaron de funcionar como tales durante el estado de alarma, para atender la demanda generada desde la línea 900, de forma que profesionales especializados en la valoración de menores estuvieron atendiendo las llamadas derivadas de esta línea, tal y como varias profesionales han confirmado a AraInfo.

Además, la decisión de cerrar los centros municipales de servicios sociales, la desaparición de los equipos de trabajo en los territorios y la imposibilidad de contactar con los profesionales de referencia, “rompió todo contacto con los colegios, los centros de salud y los centros de tiempo libre”, agentes fundamentales en este seguimiento, ha recalcado Broto.

Asimismo, Zaragoza en Común asegura “haber detectado multitud de notificaciones sin poderse atender: nos hablan de la prohibición expresa por parte del servicio de realizar entrevistas presenciales con las familias pese a pedirlas y fundamentarlas”, ha señalado Broto.

Solo desde este martes, 16 junio, los equipos de profesionales han comenzado a atender a menores en riesgo

En conversación telefónica con AraInfo varias de las profesionales de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Zaragoza han manifestado su enorme preocupación por lo ocurrido con los menores durante estos meses de estado de alarma. “De nuestra inacción se derivan consecuencias, los niños y niñas han soportado mucho estrés, y no hemos estado, no hemos podido estar con ellos”, se lamentaban apesadumbradas.

“Los Servicios Sociales municipales somos el primer eslabón de la cadena de protección para las menores de edad, al desactivar nuestro trabajo esta cadena se ha roto”, provocando indefensión puesto que “los niños y niñas no llaman al teléfono 900, en nuestro trabajo es fundamental, imprescindible, la presencia física, esto se cortó” por decisión unilateral de los responsables políticos del equipo de gobierno municipal de Zaragoza PP-Cs (y el apoyo de Vox).

Con órdenes en diferente formato, verbales, comunicados, directivas internas, el equipo de gobierno de Jorge Azcón desmontó a los equipos interdisciplinares especializados en valoración de riego con menores. “Nos derivaron al servicio de atención telefónica 900 del Ayuntamiento, allí nuestro trabajo solo podía ser de triaje, en el mejor de los casos”, lamentan las profesionales, y añaden “ahora queda reconstruir los canales para poder atender y evaluar cada caso”.

Hasta este pasado martes, 16 de junio, el equipo de Azcón mantenía inactivos los equipos de profesionales, y es, a partir de ahora, cuando se espera que les dejen realizar su trabajo, aunque señalan que “todavía estamos lejos de la normalidad, costará reconstruir canales de comunicación, evaluar la situación de muchos niños y niñas que han sufrido durante estos meses”, y poco a poco recuperar el ánimo y continuar trabajando para que la población más desfavorecida, y en este caso más invisibilizada, la población menor de edad zaragozana, encuentre un cauce para atender sus necesidades.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies