La crecida del Ebro obliga a desalojar a 200 personas y 550 animales y anega más de 3.000 hectáreas en Zaragoza

En la capital aragonesa, la punta de la crecida pasa con un caudal menor de lo previsto. Las zonas más afectadas han sido el barrio de L'Almozara, la margen izquierda y los barrios rurales de Alfocea y Monzalbarba.

El Ebro a su paso por Zaragoza este martes. Foto: Rocío Durán Hermosilla (AraInfo)

La crecida extraordinaria del Ebro a su paso por Zaragoza ha obligado a desalojar a unas 200 personas de viviendas ubicadas principalmente en los barrios rurales, además de 300 cabezas de ganado y 250 perros de centros caninos situados en zonas inundadas por el agua. Además, el desbordamiento del río ha afectado también a la huerta zaragozana y ha anegado más de 3.000 hectáreas de cultivo.

Este es el balance de daños que ha dejado la avenida extraordinaria del río, cuya punta pasó este martes por la tarde por la capital aragonesa, con un caudal de 2.100 metros cúbicos por segundo y 5,5 metros de altura. A pesar de ello, el caudal ha sido más bajo de lo que apuntaban las previsiones.

En Zaragoza, fueron desalojadas un total de 200 personas de viviendas ubicadas en Monzalbarba y en la parte baja de Alfocea, así como en Juslibol, y en las urbanizaciones Torre Urzáiz y Torre Mejana. Los Servicios Sociales han realojado a cuatro familias, lo que supone en total 17 personas, ocho de las cuales son menores. De momento, continuarán en estos alojamientos municipales hasta que el descenso del caudal del río permita regresar a sus casas.

Además, un total de 2.070 hectáreas de la huerta zaragozana han quedado anegadas por el agua, entre Alfocea y Juslibol. Al sureste de la ciudad, desde Movera al límite de Pastriz, el agua de la crecida ha inundado 1.180 hectáreas de cultivos. También se cerraron las zonas con más riesgo como la ribera, el Parque del Agua, la zona de la Expo, el Parque de Macanaz o el Parque Deportivo Ebro, así como la carretera de acceso a Alfocea, que quedó completamente inundada.

En cuanto a las afecciones al tráfico, se ha restablecido ya el carril central de la Z30 a la altura de la rotonda Alfonso Zapater y se mantiene cerrado el carril derecho en el puente Giménez Abad, lo que no impide la circulación de vehículos por el tercer cinturón, que en ningún momento ha sido necesario cortar al tráfico. Bomberos de Zaragoza ha realizado desde el pasado viernes, día en el que se activó el Plan Municipal de Emergencias, cerca de 500 intervenciones e inspecciones a lugares donde ha entrado el agua. Según el Ayuntamiento, "no se han registrado incidencias de mayor gravedad".

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha informado que, a las 8.00 horas de este miércoles, el caudal en la capital aragonesa ha sido de 1.956 metros cúbicos por segundo y ha alcanzado los 5,20 metros de altura en la estación de aforo del puente de Santiago. Un caudal que ya está bajando y lo hará de forma clara a partir del jueves. Tras pasar por Zaragoza capital la punta de la crecida del Ebro discurre hacia la Ribera Baja.

Desalojos en Pina

La CHE ha informado que las cifras registradas se están estabilizando y que la tendencia es ascendente aguas abajo, hacia la Ribera Baja. El máximo episodio de crecida extraordinaria se dará en Villafranca-Pina de Ebro en torno al mediodía de este miércoles. En Villafranca, el caudal del Ebro, con 8,66 metros de altura, ha superado en 6 centímetros la referencia de abril de 2018. En Pina, donde se ha instalado el Puesto de Mando Avanzado, se ha construido una segunda línea de seguridad para el caso de que el agua salte la primera defensa.

Además, se ha procedido al desalojo de forma preventiva de 36 personas mayores y con movilidad reducida de Pina de Ebro, a los que se les ha trasladado a Osera y El Burgo. También se encuentra habilitado el albergue de Bujaraloz en caso de que se produzcan desalojos en Pina, según informa Aragón Televisión.

A Gelsa llegará el jueves, hacia el final del día. Los caudales máximos llegarán a la cola del embalse de Mequinensa que está realizando desembalses preventivos desde la semana pasada, lo que cerrará el episodio de crecida en el eje del Ebro, ha dicho la CHE.

El paso de la riada dejó la Ribera Alta sin inundar cascos urbanos. La DGA estima en 20.000 las hectáreas de cultivo anegadas, de las que 12.000 han sufrido daños importantes. El Gobierno español ya ha anunciado que declarará 'zona catastrófica' las áreas afectadas por la riada del Ebro.


Toda la información sobre la crecida del Ebro aquí.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies