La nueva Romareda: 120 millones de euros mínimo, más "imprevistos" previstos

Las prisas nunca han sido buenas consejeras. El Gobierno municipal (PP-Ciudadanos) quiere a todo costa que Zaragoza sea una de las sedes de la candidatura del Estado español y Portugal para el Mundial de fútbol 2030. Las mismas ansias que expone el presidente del Ejecutivo aragonés, Javier Lambán, que ni corto ni perezoso dijo: "Zaragoza no se puede permitir el lujo de no estar entre las sedes". En un año, el 2030, en el que también quiere que nuestro pequeño país albergue los Juegos Olímpicos de Invierno. Los mismos que paralizaron la reforma hace más de una década, vuelven ahora a …

Azcón y Lambán en el acto en Madrid por el centenario del FAF. Foto: DGA

Las prisas nunca han sido buenas consejeras. El Gobierno municipal (PP-Ciudadanos) quiere a todo costa que Zaragoza sea una de las sedes de la candidatura del Estado español y Portugal para el Mundial de fútbol 2030. Las mismas ansias que expone el presidente del Ejecutivo aragonés, Javier Lambán, que ni corto ni perezoso dijo: "Zaragoza no se puede permitir el lujo de no estar entre las sedes". En un año, el 2030, en el que también quiere que nuestro pequeño país albergue los Juegos Olímpicos de Invierno.

Los mismos que paralizaron la reforma hace más de una década, vuelven ahora a resucitar el traslado del estadio a unos terrenos de propiedad privada. Que los amigos de Azcón tienen que hacer caja. Para la nueva Romareda ya han puesto precio inicial: 120 millones de euros mínimo. Que serán más, muchos más. El nuevo estadio tendría, al menos, 40.000 localidades, cada una nos sale por 3.000 euros. De ahí el precio de partida. A esto, habrá que sumar los "imprevistos" previstos. Todo, para un club, el Real Zaragoza, que en 2021 cumplió quince años como empresa constructora entre deudas económicas y penurias deportivas, y cuyos planes son seguir cobrando dinero público y pasar otra década en Segunda.

La brillante idea de Jorge Azcón (PP), alcalde de Zaragoza en sus ratos libres, es que "todo el mundo arrime el hombro". Lo dijo este jueves en Madrid, en un acto acompañado de su colega Lambán. Una frase que nos retrotrae a los años previos de la faraónica Expo 2008. Aquella que salió tan bien para las arcas públicas. Azcón está convencido de que "habrá inversión privada", e "incluso del Gobierno de España". El mismo Azcón que año tras año, desde que llegó a la alcaldía, mete hachazos a Juventud, Igualdad y Cooperación, para tener contenta a la ultraderecha (Vox), a la que está atada para sacar adelante las cuentas.

En el mismo acto, estuvo presente el presidente de la Federación Aragonesa de Fútbol con motivo de su centenario, que afirmó: "La quinta ciudad de España tiene que tener su 'catedral' del fútbol". La alfombra roja está puesta. Y es que para Azcón, la FAF "es la organización más importante" de Aragón. Para rematar la jugada, el presidente del Gobierno aragonés aseguró que "tenemos un año por delante para recuperar algo que nos ocupa desde el inicio de la legislatura", añadiendo que "la dichosa pandemia provocó una especie de interrupción".

Pero es que tras casi dos años de covid, hay muchas otras cosas que ya no fortalecer, sino rescatar: Sanidad Pública, Atención Primaria, residencias de mayores. Por no hablar de blindar los servicios públicos. "Menos Romareda y más colegios públicos", reclamaban representantes de las AMPAS ya en el verano de 2019, antes de la "dichosa" pandemia.

Es ya un clásico, una tradición política, cuando nuestros gobernantes -Lambán y Azcón- se quedan sin ideas ni propuestas, resucitan el fantasma de la especulación urbanística vestida de nueva Romareda para enfrentar a las y los sufridos zaragocistas con el resto de Aragón.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies