Europeo de balonmano masculino: 24 selecciones y ningún partido fácil

Cada mes de enero tenemos una cita con el mejor balonmano mundial de selecciones masculinas. Este 2022 toca Europeo, en Hungría y Eslovaquia, quizás el torneo más complicado del calendario internacional en el que hasta una docena de equipos parten con opciones al título. Todos se enfrentan a un rival común, la ola de contagios de covid, una presión añadida.

Imagen: @EHFEURO

Hungría y Eslovaquia acogen del 13 al 30 de enero el XV Campeonato de Europa de balonmano masculino de la EHF. 24 selecciones encuadradas en seis grupos en la ronda inicial, que no tendrá ningún partido fácil ni cómodo. El sorteo quedó así: Grupo A, Eslovenia, Dinamarca, Macedonia y Montenegro; Grupo B, Portugal, Hungría, Islandia y Países Bajos; Grupo C, Croacia, Serbia, Francia y Ucrania; Grupo D, Alemania, Austria, Bielorrusia y Polonia; Grupo E, España, Suecia, República Checha y Bosnia y Herzegovina; Grupo F, Noruega, Rusia, Eslovaquia y Lituania.

Tras una jornada de descanso, el día 19, se disputará la main round del 20 al 26 de enero con dos grupos: uno formado por las dos primeras selecciones del A, B y C, y el otro con las dos primeras del D, E y F. De ahí saldrán los cuatro equipos que jugarán los cruces por el título en el Arena de Budapest: semifinales, el viernes 28; y las finales -por el bronce y por el oro-, el domingo 30. Las mejores terceras disputarán el viernes el partido por el quinto puesto.

La selección española, actual bicampeona europea, defiende título con una plantilla coral y en reconstrucción capitaneada ahora por el pivote Gedeón Guardiola. La lista de Jordi Ribera combina experiencia, de los Joan Cañellas, Eduardo Gurbindo, Jorge Maqueda, Ferrán Solé, Aleix Gómez, Ángel Fernández y Aitor Ariño, y una de las mejores parejas en la portería -Rodrigo Corrales y Gonzalo Pérez de Vargas-, con renovación, la de hasta cinco debutantes en campeonato internacional: Ian Tarrafeta, Agustín Casado, Kauldi Odriozola, Chema Márquez e Iñaki Peciña. Su objetivo, seguir sumando medallas en un nuevo ciclo tras las ausencias de Raúl Entrerríos, Viran Morros, Julen Aginagalde y Dani Sarmiento, a las que se suman las bajas por lesión de dos pilares como los hermanos Alex y Dani Dujshebaev.

La Dinamarca de Mikkel Hansen, actual campeona mundial, es siempre una de las grandes favoritas. Por eso se hace extraño que no gane un Europeo desde 2012. Los escandinavos, entrenados por Nikolaj Jacobsen, siguen liderados por el genial central que está a punto de cumplir los 35, y por el que pasa todo el juego. Pero Hansen está muy bien arropado por un bloque sólido con Mathias Gidsel, Magnus Saugstrup, Emil Jakobsen, Emil Nielsen y Jacob Holm, y que recupera al primera línea Rasmus Lauge, que se perdió el Mundial y los Juegos por la lesión de rodilla que sufrió a finales de 2020. También cuentan con mucha garantía bajo palos con los guardametas Niklas Landin y Kevin Moller.

Francia llega a esta cita como vigente campeona olímpica en Tokio 2020 pero mermada por las bajas. 'Les Bleus' no podrán contar con Elohim Prandi, apuñalado en la pasada Nochevieja -pero ya fuera de peligro-, ni con Luc Abalo ni Michael Guigou -retirados de la selección-, ni con los lesionados Nedim Remilli, Luka Karabatic y Thimotey N'Guessan. Así las cosas, el lateral derecho del Barça, Dika Mem, para muchos el mejor del mundo actualmente, está llamado a liderar a los galos, junto al inoxidable y jugador total Nikola Karabatic (37 años), que suma diez participaciones en un Europeo. En la tarea, les acompañan el central Kentin Mahe, el pivote Ludovic Fabregas, los jóvenes Dylan Nahi y Aymeric Minne, y el capitán Valentin Porte, recuperado a tiempo de un contagio.

Noruega es otra de las claras candidatas. Como en torneos anteriores, las opciones de los nórdicos pasan por el rendimiento del magistral central del Kiel, Sander Sagosen. Aunque habrá que ver cómo les afectan las ausencias de dos piezas clave en su primera línea, Goran Johannessen y Magnus Rod, y las bajas de los ya retirados Magnus Jondal y Bjarte Myrhol.

La potente Croacia de Domagoj Duvnjak, especialista en gestionar los partidos en los momentos clave, y Luka Cindric, llega también muy tocada. Los dos grandes referentes de la selección balcánica dieron positivo por covid en la preparación, aunque ya con resultado negativo en los últimos test. Sin embargo, Duvnjak continúa de baja por molestias en la espalda y será duda en los primeros encuentros. También notarán la ausencia por lesión del zurdo Luka Stepancic, pero cuentan con una de las perlas del torneo, el lateral derecho del Hannover, Ivan Martinovic.

Junto a estas cinco selecciones, no habría que perder la pista de Suecia -subcampeona mundial- con Hampus Wanne, Felix Claar y Jim Gottfridson tomando las riendas; Islandia, con el experimentado central Aron Pálmarsson y el genial extremo derecho Sigvaldi Guðjónsson; y la anfitriona Hungría con Mate Lekai, Dominik Mathe y Bence Banhidi como referentes. Eslovenia, SerbiaPortugal y Alemania también parten con opciones, aunque estas dos últimas seriamente lastradas por las bajas.

Cinco días de aislamiento para los positivos

En este Europeo todas las selecciones tienen un rival común e impredecible, la ola de contagios de covid que afecta a todo el continente y que puede poner en jaque un torneo que en lo deportivo vuelve a presentarse de partida como espectacular. Una presión añadida que ya alteró la preparación, con la suspensión de muchos partidos amistosos por los incontables positivos en los equipos. "Burbuja" vuelve a ser la palabra clave en las concentraciones.

Respecto al protocolo, la EHF ha decidido finalmente imponer un plazo de cinco días de aislamiento a jugadores y cuerpo técnico que den positivo por covid antes y durante el campeonato, en lugar de los 14 y 10 previstos inicialmente, a condición de que den negativo en dos pruebas PCR consecutivas en el plazo de 24 horas a partir del quinto día desde que se detectó la infección.

La reducción de la EHF llega tras las protestas de varias selecciones que temían no poder contar con los jugadores afectados hasta bien avanzada la competición, o perderlos definitivamente si se contagiaban una vez iniciada. En cualquier caso, a todos los jugadores se les hará prueba PCR cada 48 horas durante el Europeo.

Eso sí, la EHF permitirá la sustitución de los jugadores infectados por cualquier jugador incluido en la lista de preinscripción de 20 que dieron los seleccionadores antes del arrancar el torneo. El día de partido, al 40x20 cada selección acudirá con 16 jugadores, el resto quedarán fuera de la convocatoria.

Además, el aforo en las sedes eslovacas -Bratislava y Košice- será de un máximo del 25% de sus respectivos pabellones y todas las personas que asistan deberán estar vacunadas y usar mascarillas. En Hungría, en las sedes de Budapest, Debrecen y Szeged, no habrá limitación de aforo, pero las y los asistentes tendrán que contar con un certificado de vacunación contra el covid o haber pasado una prueba PCR en las 72 horas anteriores a cada jornada.

En lo técnico, el Europeo contará con una novedad, el uso del vídeo como ayuda a la labor arbitral. El llamado 'Video Proof System' (VPS) solo se podrá utilizar en situaciones de gol o no gol, conducta antideportiva grave o acción especialmente peligrosa producida fuera del campo de visión de las y los árbitros, sin balón de por medio, para dudas en descalificaciones, para aclarar los implicados en caso de confrontación, o en caso de duda sobre si hay que retrasar o frustrar la ejecución de un lanzamiento o saque durante los 30 últimos segundos del encuentro.

El torneo se podrá seguir en Aragón en Teledeporte, donde se emitirán dos partidos cada día, a las 18.00 horas y a las 20.30 horas. En la web de la EHF se pueden consultar el calendario, los horarios y la última hora.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies