El ERTE en las entidades de Economía Social Solidaria: dando respuestas que no reproduzcan las lógicas capitalistas

Seguimos con la serie de artículos de Amanar Asesoría Cooperativa, en esta ocasión trasladan algunas recomendaciones, consideraciones y reflexiones respecto a la aplicación de ERTEs en las entidades sociales

Foto: Sasha Gorin (Unsplash)

Como os hemos trasladado en anteriores ocasiones, TODAS las entidades tenemos que establecer sistemas de organización que permitan mantener la actividad por mecanismos alternativos, particularmente por medio del trabajo a distancia, debiendo la empresa adoptar las medidas oportunas si ello es técnica y razonablemente posible y si el esfuerzo de adaptación necesario resulta proporcionado. Estas medidas alternativas, particularmente el trabajo a distancia o teletrabajo, deberán ser prioritarias frente al cese temporal de personas trabajadoras.

Si el trabajo a distancia no fuera posible o sostenible en vuestra entidad, y contáis con un "colchón económico suficiente", la situación actual puede ser una oportunidad para desarrollar aquellos proyectos que nunca podéis ponerles mente y dedicación suficiente por la vorágine cotidiana de vuestras actividades. Por ejemplo; mejora de la comunicación (interna y externa), de fortalecimiento de la gestión y organización interna, de nuevos proyectos socio económicos para el corto, medio, o largo plazo, de apoyo y fortalecimiento de redes, etc.

También podéis buscar y explorar fórmulas consensuadas como; acumular una bolsa de horas durante estas semanas de menor actividad para compensarlas posteriormente, reducciones de jornada temporales, ajustes salariales en el caso de las personas socias de una cooperativa, etc.

En caso de que las opciones anteriores (más todas aquellas que se os ocurran), no os permitieran superar la situación de dificultad actual, podéis valorar la opción de realizar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo "ERTE”. Antes de ponerlo en marcha, tenéis que valorar y analizar todas sus dimensiones; el alcance, la temporalidad, las repercusiones económicas y sociales hacia las personas de nuestra organización (con especial atención a las más vulnerables), etc.

Nos parece importante recalcar que, desde la Economía Social Solidaria, desde las entidades sociales y proyectos socio-económicos que desarrollamos, tenemos que dar, en la medida de nuestras posibilidades y capacidades, respuestas que no reproduzcan las lógicas capitalistas. En la lógica capitalista, los ERTEs o los despidos son por lo general su primera opción pues su objetivo prioritario es la obtención de beneficio económico. Para nosotros y nosotras, los ERTEs y despidos deben de ser la última opción aplicar, pues nuestro principal objetivo es el bienestar y cuidado de las personas y del planeta.

Os trasladamos algunas recomendaciones y reflexiones con la intención de contribuir en el análisis de las diferentes dimensiones que debemos tener en cuenta si nos vemos en la necesidad de aplicar un ERTE.

  1. Recordad que los ERTE podrán ser de suspensión total o parcial de la jornada o de reducción de la misma, y pueden recoger a la totalidad de la plantilla o a una parte de ella.
  2. A la hora de plantear un ERTE, mantener un principio de equidad: tener en cuenta las situaciones personales de todas las personas trabajadoras y adecuar las afectaciones en función de estas situaciones, para evitar que se vean afectadas las personas en situaciones más vulnerables.
  3. Tened en cuenta que la avalancha en solicitudes de ERTE puede saturar la capacidad de respuesta de los organismos públicos y, por tanto, podría provocar un retraso en el pago de las prestaciones. Por lo tanto, se debe contemplar la posibilidad de que las personas que estén afectadas por un ERTE no cobren de forma inmediata y, por tanto, las empresas y entidades deberían prever los mecanismos de avance de estas prestaciones con fondos propios o anticipos, ya que, de no ser así, las personas afectadas no tendrán acceso a ninguna renta en el corto plazo.
  4. Un ERTE aplicado desde las entidades de economía social debe ser un mecanismo acordado conjuntamente desde una lógica de corresponsabilidad colectiva de todas las personas trabajadoras (socias y no socias), por garantizar su viabilidad a largo plazo y, por tanto, la preservación de todos los puestos de trabajo.
  5. En las cooperativas de trabajo asociado, formalmente debe ser siempre la asamblea quien decida (aunque sea por medios virtuales), acogerse a la suspensión de actividad. Para aquellas cooperativas que sea inviable hacer una asamblea por medios virtuales, se podría aceptar que fuera el consejo rector quien lo decida, con la condición de que sea por unanimidad de todo el consejo.
  6. A la espera de que salga en los próximos días una orden reguladora que lo confirme, en muy probable que el Gobierno de Aragón, para aquellas entidades que tengan que aplicar un ERTE por fuerza mayor que afecte a trabajadoras y o socias por las que se haya percibido o solicitado una subvención que obligue a mantener el empleo durante X años, no será causa de incumplimiento los meses o semanas que dure el ERTE.
  7. Para aquellas entidades o empresas, que tengáis subvenciones, contratos o convenios con la Administración en curso, que tengáis que justificar con nóminas y seguros sociales, debéis valorar también lo siguiente:
    • Se debe prever la necesidad de justificar los proyectos comprometidos, por lo que puede no ser conveniente acogerse a un ERTE para poder incluir las nóminas a las citadas justificaciones.
    • Una segunda posibilidad es renunciar a parte de la subvención para poder acceder al ERTE; aquí la entidad deberá valorar cuál es la mejor opción económicamente hablando.
    • Si la entidad se acoge a un ERTE renunciando a las subvenciones, puede que la medida de complemento de la prestación de paro no se pueda llevar a cabo, por no tener los medios económicos para sostenerla.

Dichas estas recomendaciones y consideraciones, os indicamos algunas cuestiones técnicas para aquellas entidades que tengáis la necesidad de solicitar un ERTE. En los siguientes enlaces encontrareis información general, legal y técnica al respecto (válidos para Aragón):

➡️ ¿Qué es un ERTE?

➡️ ¿Qué es un ERTE por fuerza mayor y como se interpreta en la situación creada por el COVID-19?

➡️ ¿Cuál es el procedimiento de regulación de empleo por el estado de alarma?

➡️ ¿Cómo se tramita y que documentación debo aportar?

➡️ Las relaciones laborales en la crisis del COVID-19 y nuestros derechos como personas trabajadoras elaborada por CGT

En el contexto actual, estas son las cinco situaciones que justifican un ERTE por fuerza mayor:

  • suspensión o cancelación de actividades.
  • cierre temporal de locales de afluencia pública.
  • restricciones en el transporte público y, en general, de la movilidad de las personas y/o las mercancías, falta de suministros que impidan gravemente continuar con el desarrollo ordinario de la actividad.
  • situaciones urgentes y extraordinarias debidas al contagio de la plantilla o la adopción de medidas de aislamiento preventivo decretados por la autoridad sanitaria, que queden debidamente.

La mayoría de las entidades sociales, estarían en el punto primero de suspensión o cancelación de actividades o bien, en el punto segundo de cierre temporal de locales de afluencia pública. Tenéis que tener en cuenta que la justificación de un ERTE por fuerza mayor, tiene que ir relacionada y justificada con la situación excepcional actual y, por tanto, hay que demostrar la afectación e impacto de esta situación en vuestra actividad. Por ejemplo, una entidad que se dedique a la formación y la realice en diversos centros educativos, podría estar claramente relacionada pues no puede realizar mientras los centros educativos estén cerrados por decreto de alerta sanitaria.

➡️ Relación de equipamientos y actividades cuya apertura al público quedó suspendida con arreglo a lo dispuesto en Artículo 10.3 del R.D. 46/2020

Os recomendamos pedir a vuestros clientes certificados de la cancelación de actividades que hayáis tenido a consecuencia de la alerta sanitaria para aportarlos en la memoria justificativa.

Por último, recordad algunas de las implicaciones principales del ERTE:

  • Todas las personas afectadas por el mismo, se reincorporarán a su puesto de trabajo cuando éste finalice, no pudiendo ser despedidas.
  • Durante el ERTE, las empresas de menos de 50 trabajadoras no tendrán que abonar las cotizaciones sociales (seguridad social a cargo de la empresa y de las trabajadoras) ni devengará salarios a las personas afectadas.
  • Las personas afectadas pasarán a cobrar la prestación por desempleo, aunque no hayan cotizado el periodo mínimo necesario para ello. Del mismo modo el decreto establece que este cobro no se tendrá en cuenta en el periodo de cálculo de posibles prestaciones futuras, será como si no se hubiera producido. Por ejemplo, si uno de los trabajadores afectado por un ERTE tuviera que pedir el desempleo dentro de un año, se considerará que no “ha gastado” esta prestación durante el ERTE por coronavirus.

Cuidar y cuidaros mucho.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies