El Buñuel no se para. El Buñuel no se cierra

Cientos de personas se concentraron este miércoles en defensa del Centro Social Comunitario Luis Buñuel y de "unas vidas dignas y libres" ante las amenazas del trifachito tras la sentencia judicial. Una sentencia que han decidido recurrir. Además quienes dinamizan este espacio, abierto desde 2012 al barrio del Gancho y Zaragoza, han vuelto a pedir al Equipo de Gobierno una reunión que vienen negando desde que llegaron al Ayuntamiento.

Concentración de apoyo al CSC Luis Buñuel. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

"Nos querían dormidas y con miedo. Pero nos van a encontrar despiertas, alegres y llenas de valentía. Convencidas de que somos muchas y somos diversas. De que no necesitamos ser tutorizadas, de que el respeto, la escucha y el compromiso son más necesarios que nunca para defender no solo los espacios comunitarios y populares, sino unas vidas dignas y libres". Así de clara ha sido la respuesta de la asamblea del Centro Social Comunitario Luis Buñuel a las amenazas del Gobierno del trifachito de Zaragoza tras la sentencia judicial que anula el convenio de cesión municipal. Una sentencia, que la asamblea del Buñuel ha decidido recurrir.

Cientos de personas se mojaron este miércoles en defensa del Centro Social Comunitario Luis Buñuel. En un día gris y lluvioso en la capital aragonesa la asamblea del Buñuel quiso lanzar "un mensaje de alegría y tranquilidad". "El Buñuel no se para. La ciudad no se para. El Buñuel no se cierra. El Buñuel es ya un centro cívico -cívico sí, para todas las personas que habitan la ciudad-, que aporta mucho, pidiendo muy poquito a cambio, a esta Zaragoza siempre viva" proclamaron durante la concentración para recordar, "más que nunca", a todos los vecinos y vecinas del barrio del Gancho y de la ciudad de Zaragoza que "esta es vuestra casa".

En este sentido, recalcaron que el Buñuel "es cultura, es abierto, es popular, es comunidad, es, por encima de todo, cuidados y una herramienta más para construir otro futuro posible. Es un lugar de encuentro entre iguales, de inclusión radical y creativa, donde cualquier persona puede compartir sus habilidades para construir con otros y otras", para dejar claro que es "rotundamente falso que haya gente a la que no se la ha permitido entrar o participar". "En el Buñuel cabe todo el mundo. Es un espacio de diálogo, de reflexión, de diversión y aprendizaje que pretende acoger y albergar cualquier proyecto o actividad de cualquier vecino o vecina, colectivo o entidad que tenga intención de generar procesos de transformación social, de participación y de gestión comunitaria".

Sobre la sentencia, desde la asamblea del Buñuel aseguran que "el juez únicamente se ha pronunciado sobre un acto administrativo". Por eso, "nosotras respondemos: seguimos abiertas". En este sentido, han querido dejar "muy claro" que el juez "no cuestiona en ningún momento que la autogestión sea un derecho". En el caso del Buñuel, "además de un derecho es un hecho. Llevamos desde el 2012 dando vida a un edificio que llevaba nueve años abandonado y que el Ayuntamiento quiere volver a dejar vacío. Sí, vacío, porque ese supuesto centro cívico que está prometiendo el Ayuntamiento a vecinos y vecinas es puro humo. Nada se sabe de él. Denunciamos que hay un verdadero riesgo de que el edificio caiga en manos de la especulación y de la privatización de equipamientos públicos. Además, el barrio del Gancho ya tiene un centro cívico. Uno muy especial: el Centro Social Comunitario Luis Buñuel".

Pero más allá de la sentencia, la asamblea del Buñuel pide al Ayuntamiento de Zaragoza, una vez más, una reunión para establecer la regularización total de las cientos de actividades que viene realizando este centro social comunitario gratuitamente para vecinas y vecinos del barrio y la ciudad desde que abrió sus puertas en 2012. "Una reunión o tantas reuniones como sean necesarias para terminar de una vez con la incertidumbre a la que los distintos gobiernos municipales han abocado al Buñuel durante años. Desde la asamblea hemos solicitado reunirnos con los responsables municipales hasta en cinco ocasiones desde mayo y no nos han respondido. Es incomprensible que el Ayuntamiento niegue la palabra a un proyecto integrador y cuidador como el Buñuel", criticaron. Y es que si cierran el Luis Buñuel más de 50 colectivos y 9.000 personas se quedarían sin espacio.

Desde la asamblea del CSC Luis Buñuel "siempre hemos planteado un proceso de participación ciudadana en el que poco a poco hemos ido sumando gente y en el que poco a poco vamos generando las formas en las que funcionamos. Todo lo que se hace en el Luis Buñuel es por amor al común y gratuito. Todas las personas que formamos parte de este proyecto lo dinamizamos desde la voluntariedad y las ganas de hacer cosas con nuestras vecinas y vecinos". Desde el Buñuel sostienen que lo que quieren es "truncar un sueño que estamos haciendo a coste cero". Por eso, califican de "absurdo" que el Ayuntamiento de Zaragoza "quiera limitar lo que se está haciendo en el Buñuel. Lo que estamos demostrando es que desde la ciudadanía se puede organizar, se puede gestionar y dar rienda a que las vecinas y vecinos gestionen sus barrios y sus vidas en última instancia como realmente deseen".

Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

El problema es que al actual gobierno municipal del trifachito -PP, Ciudadanos y Vox-, y a las derechas en general, todo lo que se escapa de sus tentáculos es un objetivo a eliminar. No pueden soportar a una ciudadanía libre y autoorganizada. Una ciudadanía concienciada que cuestione un sistema que falla y que trabaje día a día por tejer y construir un mundo mejor. Porque el mundo en el que habitamos está cosido a la medida de unos pocos por eso son tan necesarios estos espacios y apostar por la cultura comunitaria que "es apoyar centros sociales hechos a la medida de la gente".

"El Buñuel no es el único amenazado por esta deriva ultraderechista y revanchista de las instituciones públicas", alertaron en el comunicado del Centro Social Comunitario que ya ha recibido el apoyo de los y las vecinas del barrio del Gancho, además de Zaragoza en Común y CHA. El trifachito de Zaragoza, además de recortar derechos sociales en beneficio de luces navideñas, atacó las hogueras vecinales de San Juan nada más agarrar la poltrona. Se cebó con las vecinas y vecinos de Torrero poniendo "una y mil zancadillas" para celebrar la Bajada del Canal. Prohibió a las gentes del barrio de las Delicias celebrar un festival de Hip Hop en sus fiestas. Este miércoles, la asamblea del CSC Luis Buñuel se ha acordado de todas ellas mandando un "fraternal abrazo" a cada barrio y un mensaje: "Debemos estar alerta y apoyarnos unas a otras".

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR