Aumenta el malestar entre los agricultores y agricultoras del Ribota por la futura macrogranja de tocinos en Malanquilla

Sectores agrícolas de la zona del Ribota y del Manubles expresan su preocupación por la posible instalación en Malanquilla de una macrogranja de porcino con 5.000 animales adultos proyectada por la empresa Premier Pigs.

Ribota
Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Las administraciones aragonesas, con la DGA de Lambán a la cabeza, insisten en potenciar un modelo de explotación ganadera industrial e intensiva que se ha demostrado insalubre, ineficaz, y pernicioso para la población y el medio ambiente, además de incompatible con otros muchos sectores económicos, como el Turismo de calidad y la truficultura, entre otros.

La empresa cárnica Premier Pigs, ante la dificultad de establecerse en Catalunya -de dónde es originaria- o en el este de Aragón, por los desastres ambientales que ha causado el modelo intensivo de porcino, busca zonas ‘despobladas’ para satisfacer sus intereses económicos, aunque estos provoquen un importante impacto ambiental y daños sobre la salud de las personas. Este tipo de proyectos, entre otras consecuencias, incrementan la presencia de nitratos en las aguas, lo que -parece ser- está relacionado con algunos tipos de cáncer.

La empresa lleva meses en la zona del río Ribota buscando emplazamientos para crear una granja de porcino de 5.000 madres, con la cantidad suficiente de agua para tantos animales. Necesidad hídrica que se calcula en unos 38 millones de litros al año para beber, y en más de 27 millones de litros anuales solo en limpieza.

El purín es el contaminante más evidente de la producción intensiva de porcino, y, según el Real Decreto 324/2000, del 3 de marzo, cada cerda gestante produce 5,1 m³ de purín al año. Esto significa, como mínimo, que se generarán 25.500 m³ de purín al año, lo que supone algo más de 10 piscinas olímpicas, de 50 metros de largo, por 25 metros de ancho y dos de profundidad, de este excremento del cerdo.

Por todo ello, agricultores y agricultoras de la zona del Ribota y del Manubles expresan “su preocupación por la posible instalación en Malanquilla de una macrogranja de porcino con 5.000 animales adultos”, y alertan de que “el término de Malanquilla se encuentra aguas arriba de todos los pueblos aragoneses de los valles del Ribota y el Aranda, y que sus aguas subterráneas también llegan hasta el Manubles, pudiendo afectar también a este río”.

“Es el peor lugar para instalar algo así”, dice Ángel Polo, agricultor en ecológico de Villarroya de la Sierra. “La experiencia demuestra que este tipo de instalaciones provocan graves afecciones a las aguas. Tanto a las aguas subterráneas como superficiales y acaban llegando a los campos de regadío y por tanto a los alimentos y también al agua de boca”, subraya.

Polo continúa explicando que “en algunos municipios de Aragón ya no es posible beber el agua de boca por la alta presencia de nitratos en sus aguas. Los nitratos se están convirtiendo en un problema de salud de primer orden, que algunos estudios relacionan con varios tipos de cáncer”, y añade que “explotaciones como la proyectada por la catalana Premier Pigs en Malanquilla son una gran fuente de contaminación”.

“Otros compañeros ponen el acento en el impacto sobre la truficultura. Recordando que esta zona está incluida como una de las de mayor aptitud trufera en Aragón y que todavía podría desarrollarse mucho más. Aunque advierten de que la trufa huele a lo que huele el suelo, si este huele a purín, la trufa también lo hará”, concluye Ángel Polo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies