La Plataforma Malanquilla Sin Purines advierte de las consecuencias de implantar una macrogranja de 5.000 cerdas de cría en la localidad

Este tipo de proyectos, dicen desde la plataforma, suele provocar "un importante lastre" para los y las habitantes y veraneantes de estos lugares, donde las afecciones al aire, el suelo y a las aguas obligan a soportar malos olores y especialmente consecuencias negativas para la salud, ya que en algunos pueblos se corta el agua de boca. "Los problemas son de todos, pero el beneficio se lo queda uno", reconocen.

La Plataforma Malanquilla Sin Purines ha aprobado un manifiesto en el que pone en valor los principales atractivos del municipio y cómo estos se ven amenazados ante la posibible implantación de una macrogranja de 5.000 cerdas de cría en el término municipal. Solicitan, además, que el Ayuntamiento legisle "en beneficio de la población y no por el interés de una empresa".

Este tipo de proyectos, dicen desde la plataforma, suele provocar "un importante lastre" para los y las habitantes y veraneantes de estos lugares, donde las afecciones al aire, el suelo y a las aguas obligan a soportar malos olores y especialmente consecuencias negativas para la salud, ya que en algunos pueblos se corta el agua de boca. "Los problemas son de todos, pero el beneficio se lo queda uno", reconocen.

Reivindican unas normativas que impidan la instalación de industrias o negocios contaminantes y perjudiciales para el medioambiente y la salud; y reclaman que las personas que trabajan en la agricultura y la ganadería "puedan hacerlo respetando la tierra que nos mantiene".

Numerosas personas de los pueblos del Ribota y otros valles cercanos se han manifestado en contra del proyecto. Algunos ediles de los ayuntamientos de Clarés de Ribota, de Malanquiella y de Torralba de Ribota también lo han hecho. Afirman, finalmente, que el descontento que se vive en la zona no se sentía desde el problema provocado con la mina de Borobia. Consideran que "la solución a la España Vaciada nunca puede ser el Aragón Contaminado".

Dicha entidad se constituyó a mitad de marzo ante la amenaza de que se instalara en Malanquiella/Malanquilla, o en otros pueblos próximos de la zona del Ribota, una macrogranja de 5.000 animales adultos. Su objetivo -según subrayan- es que el Ayuntamiento de la localidad no legisle "para satisfacer el interés económico de unos pocos, bien una empresa, bien un particular; sino el interés general de las personas".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies