Primavera sin pesticidas

Ecologistas en Acción, como parte de esta campaña, impulsará la recogida de firmas para la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) con la que se apela a la Comisión Europea a que proponga a los Estados miembros eliminar gradualmente los plaguicidas sintéticos en la agricultura

pesticidas

Más de 400 organizaciones en todo el mundo se habían coordinado para organizar la Semana sin Pesticidas, diez días de acciones para sensibilizar a la población y a las administraciones sobre la importancia de retirar estos venenos de nuestra alimentación y de nuestro entorno. Ecologistas en Acción, como parte de esta campaña, también había organizado actividades en distintas ciudades del Estado español.

La pandemia del COVID-19, no obstante, ha obligado a suspender la realización de todas estas actividades y a centrar los esfuerzos en aquellas acciones de sensibilización y de propuestas telemáticas.

En este marco, Ecologistas en Acción va a impulsar la recogida de firmas para la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) 'Salvemos las abejas y a los agricultores'. Con ella se apela a la Comisión Europea a que proponga a los Estados miembros eliminar gradualmente los plaguicidas sintéticos en la agricultura de la UE en un 80% para 2030, comenzando por los más peligrosos, para ser 100% libres de pesticidas para 2035.

El español es el Estado con mayor consumo de pesticidas. En 2017, se vendieron más de 72.000 toneladas, lo que supone 1,53 kilogramos de pesticidas por persona. Los datos que arroja la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) correspondientes a 2018, muestran que, por ejemplo, hay alimentos como las uvas de mesa que acumulan hasta 41 pesticidas diferentes.

La lista continúa con los pimientos (38), mandarinas (33), peras (32) y manzanas (31), aunque no es un fenómeno exclusivamente español, ya que en torno a la mitad de los alimentos europeos tienen residuos de plaguicidas. Según Ecologistas en Acción, esta situación es "muy perniciosa" y tiene consecuencias para la salud humana y para el medioambiente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cerca de un quinto de los 12 millones de casos de cáncer que se diagnostican cada año en el mundo se pueden atribuir a exposiciones ambientales y ocupacionales. Estos y otros datos de la OMS vienen a confirmar que muchas de las enfermedades no infectocontagiosas se derivan de la exposición química ambiental en su concepto más amplio: alimentación, hábitos de vida y medio ambiente.

El uso de pesticidas en agricultura ha sido creciente desde la revolución verde y ha contaminado aguas, suelos y alimentos, provocando importantes problemas ecológicos y sanitarios. Muchos de los plaguicidas utilizados son retirados tras comprobarse su elevada toxicidad después de años de utilización y son múltiples las publicaciones científicas que relacionan nuestro contacto cotidiano con herbicidas e insecticidas con cánceres, enfermedades degenerativas, deficiencias neurológicas y alteraciones del sistema endocrino.

Por todo lo anterior, cada vez se extienden y demandan más alternativas para la producción de alimentos y para la gestión de los espacios públicos que no impliquen el uso de pesticidas, que sean ecológicamente más sostenibles y socialmente justas. La superficie dedicada al cultivo ecológico no ha dejado de crecer en el Estado español en los últimos años y, aunque aún la mayor parte de los alimentos ecológicos producidos se exportan al extranjero, el consumo estatal de alimentos libres de pesticidas va aumentando, añaden desde la organización ecologista.

En paralelo, más de 200 administraciones públicas han acordado algún tipo de protección de la ciudadanía frente a plaguicidas, comprometiéndose a no utilizar el controvertido herbicida glifosato en zonas públicas, no usar productos de limpieza clasificados como disruptores hormonales en edificios públicos o directamente hacer una gestión ecológica de parques y jardines.

Asimismo, Ecologistas en Acción insiste en que es importante restaurar ecosistemas naturales en áreas agrícolas y transformar los medios de producción de tal manera que la agricultura contribuya a la biodiversidad. Y reformar la agricultura priorizando la de pequeña escala, diversa y sostenible, apoyando un rápido aumento de las prácticas agroecológicas y orgánicas, y permitiendo la capacitación e investigación independiente basada en la agricultura libre de pesticidas y organismos modificados genéticamente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies