Carta al Ayuntamiento de Zaragoza sobre el uso del herbicida 'glifosato'

Distinguido Sr. Azcón, distinguida Sra. Chueca, Recientemente el Consistorio de Zaragoza ha anunciado la posibilidad de volver a permitir el uso del herbicida glifosato en el mantenimiento de los parques y jardines de Zaragoza. El uso del glifosato fue prohibido por la anterior corporación a propuesta de numerosas organizaciones sindicales, sociales y ecologistas de Zaragoza y con el apoyo del Comité de Empresa de FCC y el apoyo de la mayoría de grupos políticos. Permitir de nuevo el uso de glifosato quebraría el consenso social logrado sobre la necesidad de evitar el uso de sustancias tóxicas en las actividades municipales …

glifosato
Foto: CC0 Creative Commons

Distinguido Sr. Azcón, distinguida Sra. Chueca,

Recientemente el Consistorio de Zaragoza ha anunciado la posibilidad de volver a permitir el uso del herbicida glifosato en el mantenimiento de los parques y jardines de Zaragoza. El uso del glifosato fue prohibido por la anterior corporación a propuesta de numerosas organizaciones sindicales, sociales y ecologistas de Zaragoza y con el apoyo del Comité de Empresa de FCC y el apoyo de la mayoría de grupos políticos.

Permitir de nuevo el uso de glifosato quebraría el consenso social logrado sobre la necesidad de evitar el uso de sustancias tóxicas en las actividades municipales y en concreto en el mantenimiento de los parques y jardines de la ciudad. Permitir de nuevo el uso del glifosato ignoraría el principio de precaución del marco normativo de la UE, que respalda la adopción de medidas protectoras ante las sospechas fundadas de que ciertos productos o tecnologías puedan crear un riesgo grave para la salud pública o el medio ambiente.

Al permitir el uso del glifosato se ignorarían las conclusiones de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer sobre los efectos cancerígenos de esta sustancia sobre los seres humanos. Igualmente, se desoyen las normas europeas y las propias advertencias y estudios sobre la peligrosidad y el daño medioambiental de este herbicida sistémico no selectivo.

Así, se ignora el Reglamento 2017/2324 que, tras una decisión muy polémica, autoriza el uso del glifosato en la Unión Europea hasta el 15 de diciembre de 2022. En este reglamento, las autoridades europeas advierten que dado que nueva información científica referente a la peligrosidad de esta sustancia se publica a un ritmo extremadamente elevado, debe tenerse en cuenta la posibilidad de que en un futuro próximo se produzca un consenso científico y tecnológico que lleve a su prohibición. Para garantizar un alto nivel de seguridad y de protección, el Reglamento 2017/2324 limita la renovación de la autorización a cinco años, en lugar de los quince previstos por la legislación e incluye determinadas condiciones y restricciones a su uso.

Así se específica que las autoridades de los Estados miembros, y por consiguiente de Zaragoza deberán prestar especial atención a: la protección de las aguas subterráneas en zonas vulnerables, la protección de los operarios y los usuarios no profesionales, el riesgo para flora y fauna no objetivo de este plaguicida y, el riesgo para la biodiversidad a través de la cadena trófica.

El reglamento añade que las autoridades deberán velar por que el uso del glifosato se minimice en los espacios utilizados por el público en general o por grupos vulnerables, como parques y jardines, campos de deporte y áreas de recreo y de juego infantiles, así como en las inmediaciones de centros de asistencia sanitaria. Este listado de lugares públicos no tiene un carácter cerrado y debe ampliarse a los caminos y arcenes de las carreteras que son usados por los vecinos de Zaragoza.

Por tanto, permitir el uso de glifosato en el mantenimiento de los parques y jardines de Zaragoza no encuentra su sustento en la autorización del glifosato por un plazo de 5 años de la Unión Europea. De hecho, es contraria, puesto que precisamente éste pretende que las autoridades tomen medidas de precaución como las ya tomadas en Zaragoza.

Además, el Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios, en el apartado 2, de su artículo 46 indica que las autoridades competentes, en este caso el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza deberá velar porque se minimice o prohíba el uso de plaguicidas adoptándose medidas adecuadas de gestión del riesgo y concediendo prioridad al uso de productos fitosanitarios de bajo riesgo, en los espacios utilizados por el público en general, los campos de deporte y en los espacios utilizados por grupos vulnerables.

También, es importante señalar que el pasado mes de noviembre las autoridades sanitarias francesas anunciaron la prohibición del 75% de los productos que contienen glifosato ante la insuficiente o ausencia de datos científicos que demuestren la ausencia de riesgo genotóxico. En septiembre, Alemania había anunciado la prohibición del glifosato a partir de diciembre de 2023 siguiendo así la senda iniciada el pasado mes de julio por Austria, que fue el primer país europeo en anunciar la prohibición de este herbicida.

Por último, debemos recordar que varias sentencias judiciales han condenado a la empresa Bayer a pagar indemnizaciones millonarias a personas que contrajeron cáncer tras estar expuestas a glifosato. Hay 11.000 litigios pendientes y se estiman los costes legales para Bayer en 5.000 millones de dólares.

Por lo tanto, la nueva autorización que pretende la corporación municipal carece de sustento legal, técnico o ético, dada la existencia de alternativas más seguras y respetuosas con el medio ambiente. Desde el año 2016 los servicios técnicos del Ayuntamiento y de la empresa concesionaria del mantenimiento de parques y jardines y de limpieza viaria disponen de un informe técnico sobre alternativas al uso de herbicidas de síntesis. La reautorización del uso de glifosato en Zaragoza sería contraria al principio de precaución, que forma parte del régimen jurídico español y es contraria al principio ambiental de no regresión que establece que las normas protectoras del medio ambiente no deberán ser sustituidas por otras de menor nivel de seguridad.

Por ello les rogamos que desestimen la posibilidad de reintroducir este herbicida tóxico y avancen en la adopción de medidas para evitar el uso de plaguicidas en la ciudad de Zaragoza.

[alaya_toggle status="open" title=""]Fernando Rived, presidente de Ecologistas en Acción Zaragoza en nombre de Amigos de la Tierra Aragón; Asociación de Cultura Popular Alborada; Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Aragón; Asociación Fondo Natural; Comisiones Obreras de Aragón; ECODES; Frente Cívico Cinco Villas; Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos; Greenpeace Aragón; Grupo Local WWF Zaragoza; Plataforma Ciudadana Zaragoza sin Fractura[/alaya_toggle]

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies