Pikolin, CAF y Opel detienen su producción en Aragón a golpe de ERTE

Otras, no siendo tan punteras en el territorio pero que mantienen su ‘status’ en el sector servicios, han decidido mantener a sus trabajadores y trabajadoras a pie del contagio. Y ello, para más ‘inri’, sin proporcionar los equipos de seguridad y prevención básicos para desarrollar su labor. El argumento que esgrimen para no tomar esta lógica decisión: “Hay que seguir facturando”. O lo que es lo mismo, las cuentas por encima de todo, incluido la salud de las personas.

ERTE
Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Tras la declaración del Estado de Emergencia por parte del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, debido a la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, y a la espera de lo que decida este martes el Consejo de Ministros y Ministras, numerosas empresas punteras en Aragón han tomado la decisión de parar la producción y mandar a sus trabajadores y trabajadoras a casa. Gran parte, a través de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Y también la mayoría de ellas previa negociación entre empresa y comité.

Así, el Grupo PSA/Opel ha decidido parar la producción y cerrar sus fábricas en Europa. En este caso, la que se encuentra ubicada en Figueruelas lo hará a partir de este martes. “Como consecuencia de la aceleración constatada los últimos días de los casos graves de COVID-19 cercanos a algunas de las plantas de producción y de las rupturas de las cadenas de aprovisionamiento de proveedores importantes, el presidente ejecutivo y los miembros de la célula de crisis han decidido el cierre de los establecimientos de producción de vehículos según el siguiente plan y hasta el día 27 de marzo”, señala en un comunicado el grupo empresarial.

Pikolin, en Plaza, también es otra de las empresas que ha cesado su actividad, y lo hará a partir de este martes de forma temporal a la espera de las directrices que marque el Gobierno español. "Debido a la obligatoriedad del cierre de los puntos de distribución que son clientes de Pikolin en todo el territorio nacional, tras el estado de alarma nacional hemos acordado el cese de la actividad en los centros productivos y logísticos de toda España desde mañana mismo", ha afirmado la compañía aragonesa este lunes.

Otra de las que también ha detenido su actividad productiva ha sido la empresa Construcción y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF), quien lo ha hecho este mismo lunes y hasta final de semana. La forma de llevar a cabo esta medida será mediante un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que tendrán que negociar entre empresa y comité. Cabe recordar que en esta factoría ubicada en Zaragoza trabajan más de un millar de personas.

"Hay que seguir facturando"

Sin embargo, otras empresas de gran tamaño y facturación como son Balay (BSH Electrodomésticos) y Saica han tomado la decisión de seguir en marcha. Este martes, las y los trabajadores de Balay en Zaragoza han parado la producción para proteger su salud, según ha informado Cierzo Digital.

Otras, no siendo tan punteras en Aragón pero que mantienen su ‘status’ en el sector servicios, han decidido mantener a sus trabajadores y trabajadoras a pie del contagio. Y ello, para más ‘inri’, sin proporcionar los equipos de seguridad y prevención básicos para desarrollar su labor. El argumento que esgrimen para no tomar esta lógica decisión: “Hay que seguir facturando”. O lo que es lo mismo, las cuentas por encima de todo, incluido la salud de las personas.

Mención aparte merecen otro tipo de empresas como por ejemplo los llamados 'call center'. Plantas enteras de edificios con cientos de personas hacinadas trabajando en ellas. Este es el caso del grupo Majorel SP Solutions, ubicado en el edificio Trovador en Zaragoza. Este mismo lunes, y haciendo caso omiso a las recomendaciones del Ministerio de Trabajo, los y las trabajadoras desarrollaban su labor sin tener la mínima separación de seguridad entre ellas.

Así lo afirma uno de los trabajadores de la empresa. "La empresa se había comprometido a mantener medidas de prevención como un puesto de separación entre agentes. Esta mañana, la situación era de que eso no se cumplía, la plantilla, de 1.400, seguía tan hacinada como siempre".

"En consecuencia -prosigue-, hemos interpuesto demanda a Inspección de Trabajo y nos consta que el comité de empresa también lo ha hecho, solicitando que subieran de urgencia (recalcar que esto es en el mismo edificio en el que se encuentra dicho Organismo)".

Al parecer, y según denuncia CNT, Inspección no ha subido. Ha sido entonces cuando un trabajador ha llamado a la Policía española, dada la situación de desprotección y de foco de contagio, quien se ha personado en recepción y tras hablar con el representante de Recursos Humanos, la presidenta del comité de empresa y el delegado de CNT, han indicado que ellos no podían acceder a comprobar las condiciones si no era acompañando a Inspección de Trabajo.

Tras ello, y por lo que ha podido saber AraInfo, Inspección ha solicitado "dos días" para comprobar esta situación irregular. Mientras esto ocurría, Majorel ha mandado "a casa" a la mitad de la plantilla para que hubiera separación entre los puestos pero sin asegurar que esa medida vaya a mantenerse a posteriori. Desde CNT aseguran que la empresa está "incitando a gente a coger vacaciones y mandando a casa al personal de ETT".

Y es que de nada sirve mantener la cuarentena en casa, tal y como obliga el Gobierno español, si después en las fábricas y empresas los trabajadores y trabajadoras tiene prácticamente imposible mantener las medidas recomendadas para evitar el contagio. Recuerden, entre otras situaciones, autobuses repletos de personas que acuden a su puesto de trabajo sin la posibilidad de mantener la distancia de seguridad mínima, o los llamados 'call center'. Imposible aplicar tales medidas, digan lo que digan y se pongan como se pongan.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies