“No más promesas vacías”, 700 localidades de todo el planeta se unen contra la inacción de los Gobiernos

Las movilizaciones coinciden con la tramitación en el Congreso de la Ley de Cambio Climático, que Juventud por el Clima declara “insuficiente y poco ambiciosa". Fridays For Future ha organizado dos acciones en Aragón, en Zaragoza y Alcorisa.

promesas
Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Bajo el lema “No más promesas vacías”, este viernes activistas de todo el mundo han vuelto a movilizarse para denunciar la inacción de los Gobiernos frente a la emergencia climática.

Tras un año inmerso en una gravísima crisis sanitaria, consecuencia directa de la pérdida de biodiversidad, del cambio climático y de un proceso de globalización que lo ha arrasado, el planeta se encuentra al límite.

Con más de 700 municipios de todo el planeta convocados y decenas en todo el territorio español, las voces de la población más jóven se vuelven a escuchar por doquier, para transmitir la rabia y el hartazgo que siente gran parte de una generación ante la inacción política en tantas problemáticas que exigen una acción firme e inmediata.

Según la Organización de Naciones Unidas, la falta de ambición en los compromisos de los países dirige el planeta a un aumento de la temperatura global muy por encima de los 3°C, lo que provocaría consecuencias catastróficas para las sociedades humanas y los ecosistemas.

En el Estado español, las movilizaciones coinciden con la tramitación en el Congreso de los Diputados de la Ley de Cambio Climático, que Juventud por el Clima declara “insuficiente y poco ambiciosa, ya que dista mucho de las exigencias de la comunidad científica y los movimientos ecologistas”.

Una ley que ni se acerca a los objetivos marcados por el IPCC, ni siquiera a aquellos marcados por la propia Unión Europea. “No hay tiempo para discursos vacíos, necesitamos acciones valientes y ambiciosas. Y las necesitamos para ayer.”, aseguran desde Fridays For Future. Esta norma se une, además, a la llegada de los fondos Next Generation de la Unión Europea, 140.000 millones de euros que, si acaban en manos de las mismas corporaciones que han generado el problema climático, “podrían seguir inclinando la balanza hacia un sistema precarizador, explotador y ecocida”.

La crisis climática enturbia el futuro de la juventud a nivel internacional, poniendo “una espada de Damocles sobre la cabeza de las nuevas generaciones”, según portavoces de la Juventud por el Clima. A esto se suma, en el Estado español, la precarización de los sectores más jóvenes de la población, con un 40% de paro entre los menores de 25 años. Esto genera una sensación no ya de vivir, sino de sobrevivir, insostenible para muchas personas, así como una salud mental debilitada.

La pandemia de la COVID–19 ha llevado hasta el extremo esta realidad precaria. Ante el futuro que se plantea apenas hay espacio para el optimismo. “Pocos motivos quedan para seguir creyendo en unas maneras de hacer, de vivir y de convivir que lejos de construir, destruyen”, declaran.

Esta precariedad, estas dificultades, se viven y sienten de manera mucho más intensa por los colectivos más vulnerables e históricamente maltratados. Las mujeres, especialmente aquellas más empobrecidas, disidentes, trans, defensoras y del Sur global son quienes sufren en mayor medida las consecuencias del actual modelo productivista. El hecho de que la humanidad esté en deuda constante, tanto ecológica como con tantos colectivos, obliga a pensar en un obligado cambio de raíz, priorizando y convirtiendo en cotidiano los cuidados, el afecto y lo común.

En Aragón, este día de acción por la emergencia climática se ha centrado en dos principales núcleos: Alcorisa y Zaragoza.

En Alcorisa se ha realizado un acto artístico involucrando a artistas de la zona, rapeando, cantando, recitando y pintando los temas del manifiesto; "demostrando que la lucha por la justicia climática también se puede abordar desde una perspectiva creativa". El acto ha sido a las 17.00 en el frontón municipal cumpliendo con todas las medidas de seguridad. La juventud del medio rural sigue en pie por una sociedad más justa social y climáticamente.

En Zaragoza capital, entre las 17.00 y las 20.00 horas, se ha generado un espacio en el Estanque del Campus de San Francisco en el que compartir la rabia y la frustración por la crisis climática, aprender con unos talleres de siembra ecofeminista y de bordado, así como explorar su sensibilidad artística con la creación de un mural en vivo por artistas locales y un concierto seguido de un micro abierto. Manteniendo en todo momento la seguridad sanitaria, se ha dado la oportunidad a la juventud zaragozana de demostrar que sigue en pie por la crisis climática.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies