Movimientos

Marcha a la cárcel de Zuera: Fiel a su cita, siempre distinta

Aunque el lugar sea el mismo hay un recuerdo para los Centros de Internamiento de Extranjeros, para los centros de menores y para las causas últimas de que las personas terminen encarceladas. Para las cárceles no hay campaña electoral, es uno de esos lugares donde rara vez se posa el foco de la actualidad si no es para mal.
| 15 abril, 2019 09.04
Marcha a la cárcel de Zuera: Fiel a su cita, siempre distinta
Foto: J.M Marshall

Tras 18 años acudiendo en la Marcha contra la macrocárcel de Zuera al aparcamiento a manifestarse podría parecer que la movilización se repite. Sin embargo tanto el contexto social como la movilización en sí es diferente.

Porque sigue en desarrollo el plan de construcción de cárceles de gran capacidad que comenzó en los 90, aunque el perfil de la población penitenciaria ha cambiado, pero no así el de las causas últimas del encarcelamiento: básicamente la exclusión social y la falta de alternativas reales más allá del castigo.

Este año algo varias decenas de personas acudieron al llamamiento de la Iniciativa contra las macrocárceles mayormente de Zaragoza, desde donde partió un autobús, varios vehículos privados y un grupo de ciclistas.

También un nutrido grupo de otras localidades aragonesas además de Lleida, Barcelona, Madrid o Vitoria-Gasteiz.

Algunas cosas son iguales: el tedioso control de la Guardia Civil a la llegada, los muros y las alambradas o el tiempo siempre inclemente (este año con sol y viento) en el páramo donde está situada la cárcel.

Pero en estos años ha variado la asistencia, un grupo muy amplio de edades y se ha ampliado la reivindicación. Aunque el lugar sea el mismo hay un recuerdo para los Centros de Internamiento de Extranjeros, para los centros de menores y para las causas últimas de que las personas terminen encarceladas. Para las cárceles no hay campaña electoral, es uno de esos lugares donde rara vez se posa el foco de la actualidad si no es para mal.

A todas esas realidades pone voz la Marcha, también a través de su emisora, Radio Hawaii, proyecto efímero que emite un solo día al año y que apunta al interior de la cárcel. Este año se escuchó mejor que nunca, aunque con problemas en algunos módulos.

La movilización anti-carcelaria son también jornadas previas que llevan a reflexionar sobre el papel de la cárcel y el castigo en sí. Unas jornadas que este año tuvieron sus encuentros preliminares en Uesca y Teruel y que en Zaragoza comenzaron con la experta en derecho penitenciario Paz Francés que presentó en la Pantera Rossa su libro, escrito junto a Diana Restrepo ¿Se puede terminar con la prisión? Críticas y alternativas al sistema de justicia penal.

Foto: J.M. Marshall

De la brillante exposición teórica se pasó a la memoria de la prisión en Zaragoza, con una visita guiada a la antigua cárcel de Torrero y sus alrededores y la actuación estelar del Coro Libertario de Torrero. Tras esta actividad y la comida exposición de casos que afectan a la enfermedad y la muerte bajo custodia. Parte de esos casos también se llevaron al aparcamiento de la cárcel.

Este año la marcha centró buena parte de su mensaje en recordar a Carmen Badía, presa enferma incurable en huelga de hambre desde hace más de un mes.

También hubo un recuerdo a la situación de los represaliados de Altsasu, un caso que ha llamado la atención incluso internacional.

Y, si hablamos de mirar a otros lugares, se repasó la situación desde Nicaragua a lugares más cercanos como Lleida, Madrid y presentación de nuevas iniciativas críticas con el sistema penitenciario de lugares como Murcia.

Hubo un espacio para la memoria recordando a las personas muertas en prisión y al desaparecido Pablo-Vaso. Poesía, hip-hop desde Lleida y concierto final con el grupo Troika de Madrid. Como todos los años se escribieron decenas de cartas y postales a encarceladas que agradecen unas palabras de apoyo. Desde Radio Hawai también se leyeron las líneas que habían escrito desde el otro lado del muro poniendo voz a los que no tienen un rostro para la opinión pública.

Desde la organización, como dice en su comunicado, quisieron recordar que esta no es labor de un día, sino que hay muchas cosas que hacer y que cada día hay nuevas cárceles que levantan sus muros y cierran las puertas, la próxima en Soria. Pero, por encima de todo, que en esas instituciones cumplen su pena personas y que, unas simples líneas, una visita o recordar que están ahí es hacer mucho.

Una marcha mayor de edad. Cada año fiel a su cita, cada año distinta.

15 abril, 2019

Autor/Autora

J.M. Marshal. Miembro del programa El Acratador (Radio Topo). http://elacratador.noblezabaturra.org/. Colaborador de AraInfo.


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR