Los sindicatos se reinventan en el 1 de Mayo para hacer frente a "negras tormentas"

Este Primero de Mayo ha sido un día raro, pero combativo. Para visibilizar sus reivindicaciones, a pesar de las restricciones impuestas por el estado de alarma, los sindicatos aragoneses tuvieron que estrujarse el coco: conciertos virtuales, acciones en los balcones, campañas en las redes sociales, fueron algunas de las propuestas planteadas por CGT, CNT, OSTA, CCOO, UGT, CATA, CUT, ISTA, SOA, Solidaridad e Intersindical.

Foto: Moritz Mentges (Unsplash)

Hace poco más de 100 años que los 'Mártires de Chicago' salieron a la calle para reivindicar un derecho que hoy vemos como irrenunciable, limitar la jornada de trabajo a 8 horas diarias. Muchas personas fueron asesinadas por la represión del Estado, con el fin de parar una conciencia colectiva imparable. Así comienza el manifiesto unitario de COBAS, Confederación Intersindical, CGT, Estudiantes en Movimiento, Ecologistas en Acción, Coordinación Baladre, Coordinadora Estatal de Mareas Blancas y Fridays For Future, difundido ante la imposibilidad de manifestarse en las calles este pasado 1 de Mayo.

"La situación actual nos une en la dignidad de la Clase Trabajadora, que está combatiendo en primera línea contra la pandemia, haciendo la mayor demostración como única Clase capaz de salvarnos de esta crisis sanitaria y de la debacle de este sistema social. Este 1 de Mayo, que abordamos en un momento dramático, siguen sobrando los motivos para movilizarnos y exigir a los estados y las patronales que, nuestra salud, nuestra vida y la del planeta valen mucho más que sus ganancias", añadía el manifiesto para concluir con un mensaje alentador: "Cuando podamos volver a salir a las calles, abracémonos tejiendo redes de solidaridad, autogestión, sostenibilidad, internacionalismo y libertad. Juntas, juntos, lo conseguiremos".

Y es que este año, el Primero de Mayo ha sido un día raro, pero combativo. Para visibilizar sus reivindicaciones, a pesar de las restricciones impuestas por el estado de alarma por el dichoso COVID-19, los sindicatos aragoneses han tenido que estrujarse el coco: conciertos virtuales, acciones en los balcones, campañas en las redes sociales, son algunas de las propuestas planteadas para hacer frente a esas "negras tormentas" que "agitan los aires".

CGT realiza un concierto virtual y exige que la crisis "no la pague los de siempre"

El sindicato CGT preparó una batería de acciones para que la ciudadanía se sumara a esta fecha reivindicativa. La acción principal fue un concierto que se celebró a través del canal de YouTube Rojo y Negro TV. Comenzó a las 12.00 y contó con la participación de artistas como Akullu, Puro Chile, Judit Mateo y Chuse Joven, Josu (Parabellum), Yo no las conozco, Javi Chispes (Maniática), Penadas por la ley, Bode (Porretas), Txus (Disidencia), Gerardo (Vantroi), Alberto (Boikot), Raquel (YNLC) y Paco Pascual que colaboró con un monólogo.

Entre las actuaciones colaboraron trabajadoras y trabajadoras de diferentes sectores laborales, quienes compartieron sus mensajes en directo. El acto concluyó con una breve intervención del Secretario General estatal de la organización anarcosindicalista, José Manuel Muñoz Póliz. Desde las 11.30 horas se pidió a la afiliación que se hicieran fotos con un cartel con el lema “Renta Básica para las Iguales, Ya” y las difundieran en redes sociales con el hashtag #1MayoRBISya.

Además, CGT Aragón llamó a participar en otra acción paralela: "colgar en ventanas o balcones banderas del sindicato o banderas reivindicativas". Para completar esta jornada, prepararon unidades didácticas que explicaron el origen de la celebración del 1 de Mayo y que se pueden leer en su web.

"Este va a ser un 1 de Mayo atípico en el que no vamos a poder salir a las calles por primera vez desde la dictadura, aunque esta vez sea por una causa muy distinta", aseguran, y recuerdan que los datos de la Encuesta de Población Activa y de desempleo "nos pintan un futuro próximo demoledor". En este sentido, advertían que las denuncias que están tramitando desde las asesorías, sobre irregularidades en despidos y aplicaciones de ERTEs, "nos demuestran que de nuevo es la clase trabajadora la que va a cargar con el peso de la crisis que ya tenemos encima". Por ello, sostenían que este 1 de Mayo "es uno del más importante de los últimos años" y, aunque sea desde nuestras casas, "tenemos que participar y reivindicar que esta crisis no la vamos a pagar los de siempre".

Manifestación virtual con CNT Zaragoza para reivindicar el "orgullo de clase trabajadora"

En este contexto de pandemia, desde CNT destaron cómo la actual situación ha demostrado la importancia de organizarse sindicalmente: "Es la clase obrera la primera en verse perjudicada cuando las cosas se tuercen". En un comunicado publicado en su web, señalaban que "las contradicciones del sistema salen a la luz, aquellas trabajadoras y trabajadores que realizan su labor en condiciones de mayor precariedad (personal de supermercados, de limpieza, de reparto…) resultan ser los más esenciales para el mantenimiento de la sociedad". Y llamaron a tomar conciencia: "No basta con aplaudir su labor o la del personal sanitario".

Desde CNT vienen reclamando mayores medidas de protección social: como la exención de cuotas a trabajadores y trabajadoras autónomas sin empleados o la nulidad de los despidos. La anarcosindical considera que se debe salir de esta situación "con espíritu de lucha, porque de nuevo la patronal tratará de aprovechar esta nueva crisis para hacernos pagar los platos rotos. Solo el pueblo salva al pueblo".

El sindicato revindicó el "orgullo de clase" por "las trabajadoras y trabajadores que producen, cuidan y mantienen todo lo necesario para que el mundo siga girando". "Somos un sindicato de clase y seguiremos luchando por equilibrar la balanza", incidían.

Este año, debido al confinamiento, CNT Zaragoza convocó a la "manifestación virtual" que se celebró este pasado 1 de Mayo, acompañada de un mitin, a las 12.00 horas en el canal de YouTube de la CNT (a nivel estatal). También invitaron a seguir el ciclo de conferencias que a lo largo de esta semana se están retransmitiendo por ese mismo medio.

CGT y CNT se unen en Uesca y Teruel: "Ahora más que nunca, salud y lucha"

Los dos sindicatos firmaron un manifiesto conjunto en el que advertían que "situación de la crisis global creada por el COVID-19 evidencia la necesidad de fortalecer y defender los servicios públicos, cuya labor ha demostrado ser esencial e imprescindible para la sociedad, previendo además el mayor perjuicio ofensivo sobre la clase trabajadora que los sostiene". CGT y CNT en la capital altoaragonesa reivindicaban la "unidad" para salir fortalecidos. "En esta nueva crisis, más que nunca, nos hace falta empatía y comprensión, apoyo mutuo y cuidados. No nos olvidemos de dónde venimos y quiénes son los que quieren que nos olvidemos de ello", concluían.

"Hemos visto cómo la solidaridad y el apoyo mutuo han dejado de ser simples palabras para convertirse en hechos que facilitan la vida en muchos barrios y pueblos de todo el territorio, tejiendo redes desde la base para ayudar y conocer a nuestras vecinas y vecinos", proclamaban ambos sindicatos en el manifiesto de Teruel. "Ahora más que nunca. La fuerza de la clase obrera. La Vida frente frente al capital", cerraba el texto.

OSTA en los balcones: "Por Aragón, unidos somos más fuertes"

El sindicato OSTA hacía un llamamiento a la clase trabajadora aragonesa para que saliera, a las 12.00 horas, a sus balcones a reivindicar el 1 de Mayo, "aunque este año de una forma especial, dada la imposibilidad de reunirnos para hacerlo como siempre, en las calles". Para OSTA, y en coincidencia con el resto de sindicatos, es la clase trabajadora la que está en primera línea de la crisis sanitaria. "Está asumiendo la peor parte, poniendo en riesgo su propia salud, al ser la fuerza laboral que soporta mayor riesgo de contagio en sus respectivos puestos de trabajo. También está en riesgo su futuro laboral y económico, si no se toman las medidas adecuadas para afrontar la más que previsible crisis económica derivada de la pandemia", añadían en su comunicado.

Así, reivindicaban que esta crisis sanitaria ha puesto de manifiesto que "nuestra sociedad debe poner a las personas en el centro". En este sentido, criticaban a la Unión Europea porque, "como ya ocurriera en la crisis económica de 2008, está volviendo a demostrar que no es capaz de dar respuestas y alternativas a la ciudadanía". "Su prioridad son los llamados mercados, erradicando la soberanía de los estados que la componen y agudizando las desigualdades entre la Europa del sur y del norte, evidenciando una vez más que es una mera unión comercial entre países", subrayaban.

Del mismo modo, criticaban la decisión del Gobierno español por recentralizar la gestión de los servicios esenciales durante esta crisis. "La posibilidad de que esta recentralización no sea algo coyuntural debe mantenernos alerta, por la negativa repercusión que podría tener en territorios como Aragón". Además, advertían que no se puede olvidar que "los distintos gobiernos que se han ido sucediendo en el Estado español han aplicado políticas salvajes de privatización de servicios esenciales. Todo ello con el objetivo de seguir acumulando beneficios en unas pocas manos a costa del esfuerzo y la precarización de las clases populares".

Para finalizar, OSTA sostenía que tenían la oportunidad de "construir las bases para el Aragón que queremos". Pero para ello, "es necesario una reversión a la gestión pública de sectores como el agua, la energía, el transporte o la educación". "Es momento de que nuestros políticos den la talla y defiendan lo nuestro, es momento de que la administración apueste decididamente por las personas de nuestros barrios y nuestros pueblos sin dejar atrás a nadie. Solo así pondremos a Aragón y a sus gentes en el que sitio que se merecen", concluían.

"Trabajo y servicios públicos. Otro modelo social y económico es necesario", lema de CCOO y UGT

El lema de los sindicatos CCOO y UGT para este pasado 1 de Mayo era, en su opinión, "un alegato en defensa del Estado de Bienestar, maltrecho tras una década de recortes, y a favor de un cambio del modelo productivo que genere empleos estables". Este año, "viene marcado por la crisis sanitaria del coronavirus que ha sesgado miles de vidas y ha puesto en evidencia la necesidad de fortalecer y mejorar los servicios públicos", afirmaban.

Ambos sindicatos marcaban como objetivo prioritario "proteger la salud de la ciudadanía, salvar empleos y empresas y normalizar el retorno, paulatino, a la actividad económica". Este año y debido al estado de emergencia, CCOO y UGT Aragón utilizaron las redes sociales para celebrar el 1 de Mayo y trasladaron sus "propuestas de mejora" a la ciudadanía. "El Primero de Mayo se celebra en Aragón desde 1889. Hemos pasado por una guerra civil, una dictadura y la democracia. Esta es una situación inédita porque no podremos salir a la calle, será una celebración virtual”, aseguraban.

Colla Sindical Aragonesa: "Solidaridad, autogobierno y autogestión"

Estas son las principales reivindicaciones para este 1 de Mayo de la Colla Sindical Aragonesa, compuesta por los sindicatos CATA, CUT, ISTA, SOA y Solidaridad Aragón. En un comunicado conjunto, exponían que "en este 1 de Mayo tan atípico que nos toca vivir por la pandemia del COVID-19, la defensa de la vida es el primer objetivo que debemos conseguir".

Una pandemia que, denunciaban, "ha recortado derechos esenciales y libertades básicas" y añaden que "la precariedad laboral responde a la misma lógica del capital: todo vale para aumentar los beneficios". Frente a esto, "las y los trabajadores debemos poner en primer plano nuestro primer derecho, el derecho a la vida: trabajamos para poder vivir y no a la inversa. No somos, ni queremos ser héroes, ni que nos aplaudan, queremos seguridad laboral y poner en valor nuestro trabajo ya que es nuestro trabajo el que crea riqueza. Y existe riqueza suficiente para que todos podamos llevar una vida digna", incidían. La Colla Sindical Aragonesa reivindicó que "los cuidados y el esfuerzo comunitario, son los únicos capaces de sostener nuestra sociedad civil" y defendió "una gestión pública de todos los servicios esenciales".

En su comunicado, criticaban la que definen como "sumisión extrema del gobierno de Lambán y sus socios, respecto a Madrid y las decisiones que toma Pedro Sánchez". "Medidas social liberales que no benefician a la clase trabajadora, decisiones de excepción que no cuidan nuestro medio rural. Sólo tienen ojos para las grandes empresas y los oligopolios de siempre. Pasamos de autonomía a colonia con una simple llamada desde Moncloa", aseguraban.

Para concluir, consideraron que este 1 de Mayo "debe servir para reivindicar un Aragón mejor, para empezar a cambiar la sociedad, para derrotar al neoliberalismo, al capital deshumanizado, para reclamar y asignar más poder al pueblo y no a unas organizaciones alejadas de las personas". Un Aragón, continuaban, "dueño de sus recursos, que sepa garantizar una vida digna para todos sus ciudadanos, con unas instituciones que sepan poner en el centro el bienestar de la mayoría frente a la obtención de beneficios privados y que contribuyan en el reparto justo de la riqueza". Y entendían, que esta cita "puede ser un buen día para quitarnos el miedo que nos han metido en el cuerpo con el COVID-19 que, junto, al estado de excepción, nos ha tenido atenazados".

Intersindical convocó en Zaragoza una caravana de coches

Quien sí salió a las calles este pasado 1 de Mayo es Intersindical. El sindicato convocó una manifestación en Zaragoza, en concreto una caravana de coches particulares. En un primer momento, la manifestación fue prohibida por la Delegación del Gobierno español en Aragón alegando que "no se garantiza la seguridad de las personas en el contexto de grave crisis sanitaria en la que nos encontramos". Sin embargo, Intersindical presentó un recurso en el que argumentaba que "garantiza la seguridad de las personas, puesto que llevarán, guantes, mascarillas, distancia de seguridad y una persona por vehículo". "Estaríamos en muchísimas mejores condiciones de seguridad que en miles de centros de trabajo", apostillaban. Finalmente, este pasado jueves, el TSJA fue revocada la prohibición administrativa y permitió a Intersindical realizar una marcha de coches que partió a las 12.00 horas desde el número 65 de la avenida Navarra.

En su comunicado, Intersindical sostenía que "la pandemia del COVID-19 ha acelerado una crisis social y económica que venimos arrastrando desde 2008, que sirvió para justificar recortes y privatizaciones masivas de lo público". A continuación, acusaba "al actual gobierno" de "anunciar a bombo y platillo" una "serie de medidas de supuesto 'carácter social" y criticaba la propuesta de "reaalizar unos 'segundos Pactos de la Moncloa'. Como los primeros 'pactos' de 1977, bajo las proclamas al 'sacrificio' colectivo y a la 'unidad' se ocultan las verdaderas intenciones de gran capital: hacer pagar esta crisis de nuevo a la clase trabajadora y al pueblo, para poder salvarse ellos".

Para afrontar "la pandemia y la post pandemia, esta crisis laboral y social que se cierne pero que ya llevaba años fraguándose", llamaron a las y los trabajadores a "luchar de aquí en adelante" por la "expropiación" de la sanidad privada, "para ponerla al servicio de la población para siempre"; y de la banca privada, "principales beneficiarios y responsables de nuestra situación, para hacer una banca pública, al servicio de la población". Asimismo, exigieron el "impago de la deuda externa" que "nos ata las manos a la hora de realizar cualquier medida que anteponga nuestros servicios sociales al interés de las grandes corporaciones". Otra de sus propuestas fue la "intervención en las grandes empresas" para "poner a disposición de la población los servicios necesarios y evitar el paro de miles de personas".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies