Los niños con los niños y las niñas con las niñas: la Federación Aragonesa de Fútbol impide que jueguen chicos contra chicas

Hasta ahora, en las competiciones de infantil, alevín, benjamín y prebenjamín, podían jugar equipos femeninos, masculinos y mixtos. La Asamblea de la Federación Aragonesa de Fútbol (con 59 votos a favor y uno en contra) ha aprobado una modificación que obliga a los equipos de chicas a jugar en ligas sólo femeninas y limita al 20 % la presencia de niñas en plantillas de niños.

fútbol
Jugadoras del equipo Alevín A del Zaragoza Club de Fútbol Femenino. Foto: Javier Segura – cuadernosdetodo

Comenzaba a ser habitual, y se antojaba como una lógica adaptación a los tiempos, el ver sobre un campo de fútbol a niños y niñas compitiendo, ya sea en equipos mixtos o en enfrentamientos de un plantel masculino contra otro femenino. En la próxima temporada (la 2020-2021), salvo que la Justicia o el Gobierno de Aragón digan lo contrario, eso no sucederá en los terrenos aragoneses.

La Asamblea General Extraordinaria de la Federación Aragonesa de Fútbol (FAF) aprobó –con 59 votos a favor y sólo uno en contra– una modificación en su Reglamento General que elimina las ligas mixtas o, dicho de otro modo, que obliga a jugar a las niñas con las niñas y los niños con los niños.

En la temporada anterior, la FAF creó dos ligas en las que sólo podían competir equipos completamente femeninos: una de alevín y benjamín de fútbol 8 y otra de cadete e infantil de fútbol 8. Ante el, todavía, bajo número de niñas que se deciden por este deporte, se unieron dos categorías para facilitar que los clubs pudieran conformar plantillas enteras de niñas. De hecho, incluso se permitía coger a dos niñas de prebenjamín o de infantil –para la primera categoría– y dos niñas de alevín o juvenil –para la segunda–. Ergo, sobre el campo se podían llegar a encontrar niñas con hasta siete años de diferencia: una prebenjamín de primer año (6 años) y una infantil de segundo (13 años).

Apuntarse en esta competición era voluntario, ya que, por añadidura, tenían la posibilidad de competir en las ligas generales de infantil, alevín, benjamín y prebenjamín, que eran competiciones mixtas: se permitían equipos femeninos (sólo había uno formado al completo por chicas, el Zaragoza Club de Fútbol Femenino), masculinos y plantillas con niños y niñas.

Ahora los criterios han cambiado: los equipos femeninos de prebenjamín, benjamín, alevín e infantil deberán jugar, sí o sí, al fútbol 8 y en esas competiciones que mezclan edades. No habrá equipos completamente de niñas en las categorías generales y el número de chicas que podrán jugar con los equipos de chicos se reduce al 20 % del máximo de licencias permitidas por cada equipo (antes no había límite).

No sólo se elimina (casi por completo) la posibilidad de que niños y niñas jueguen juntos, sino que se impide a las niñas –salvo las que entren en ese cupo del 20 %– jugar a fútbol 11, algo que sí pueden hacer los niños. Es el caso de las hijas de Paula Figols, madre de dos niñas mellizas que juegan en el Zaragoza Club de Fútbol Femenino.

“Discrimina y perjudica a nuestras hijas”

En su blog, cuadernosdetodo, escribe una carta que, asegura, refleja el sentir de muchos padres y madres. Sus hijas de 12 años, explica, “jugaron la temporada pasada en categoría alevín de fútbol 8 y este año les tocaba pasar a infantil de fútbol 11. Como en Aragón hay pocas chicas de su edad que jueguen a fútbol, hasta ahora competían en una liga mixta contra equipos de chicos. La temporada pasada iban terceras. Pero la Federación Aragonesa de Fútbol, en una decisión incomprensible y absurda, ha decidido cortar la proyección del fútbol femenino y obligar a todos los equipos femeninos hasta categoría infantil (14 años) a jugar en una liga exclusivamente femenina de fútbol 8, con muy pocos equipos y jugadoras, y edades dispares”.

Esta decisión, sostiene Figols, “discrimina y perjudica a nuestras hijas. Los chicos de su edad en Aragón juegan a fútbol 11, mientras que a ellas ahora no se les da la oportunidad. En otras comunidades autónomas, las chicas juegan hasta los 14 años en ligas mixtas, en equipos con chicos o en equipos femeninos”.

Según el Anuario de Estadísticas Deportivas 2020 –del Ministerio de Cultura y Deporte– en Aragón, en 2019, había 31.000 chicos federados en fútbol y 1.490 chicas. En Madrid son 118.916 fichas masculinas y 7.568 femeninas; mientras que en Catalunya hay 164.455 niños y 12.968 niñas.

La cantidad de fichas de chicas, destaca Figols, “hace que en estas comunidades se puedan organizar competiciones completamente femeninas en categorías inferiores”. Aun así, continua la madre, “se permite a los clubs participar en ligas mixtas: el Barcelona, el Valencia o el Espanyol, por ejemplo, apuntan a algunos de sus equipos en estas ligas que mezclan plantillas de niños y niñas”.

“Vulnera los derechos fundamentales de los niños y niñas segregando por género en edades tempranas”

Insurrecto ante esta decisión se ha levantado ya el Zaragoza Club de Fútbol Femenino, que el pasado miércoles emitió un comunicado en el que aseguraba que se oponía frontalmente y que impugnaría la modificación del Reglamento ante el Gobierno de Aragón.

Dicen que lo estatuido “vulnera los derechos fundamentales de los niños y niñas en la práctica deportiva del fútbol, segregando por género en edades tempranas e impidiendo a niñas de categoría infantil poder practicar el fútbol 11 en un equipo de niñas, algo que no ocurre con los niños que pueden hacerlo sin ningún problema”.

Entienden que “es un retroceso sin precedentes en el desarrollo del fútbol femenino de nuestra Comunidad, que ya bastante mermado está a la vista del número de licencias femeninas que posee frente al resto de autonomías”. Desde el club subrayan que no se oponen a la creación de las ligas femeninas, pero exigen que no se les obligue a competir en las mismas.

En la temporada anterior, el Zaragoza CFF inscribió a uno de sus equipos en las ligas femeninas y al resto en las competiciones mixtas. Su clasificación (hasta que la pandemia obligó a parar), evidencia lo desacertado del argumento de que –por una cuestión de nivel o física– las chicas no deben jugar contra los chicos: séptimas de 13 en 3ª Infantil Grupo III, novenas de 13 en 3ª Infantil Grupo V, 3ª de 11 en 1ª Alevín 8 Grupo III, 6ª de 10 en 1ª Alevín 8 Grupo IV y 3ª de ocho en 2ª Benjamín Grupo VIII.

“Queremos fomentar el fútbol femenino, el Zaragoza sólo responde a intereses particulares”

El presidente de la FAF, Óscar Fle, defiende la medida porque es “el sentir mayoritario del fútbol femenino”. Lo que ha hecho el ente federativo, comenta, “es recibir una propuesta de varios clubs de fútbol femenino y someterla a votación en la Asamblea con un resultado clarificador: 59 votos a favor y uno en contra”. Sostiene Fle que lo lógico es que los chicos jueguen en una liga masculina y las chicas en una femenina: “Lo que había antes no eran ligas mixtas, era una mezcla”.

Toda esta polémica, anota el presidente, se genera por la protesta del Zaragoza Club de Fútbol Femenino, “que lo que demuestra es mucho egoísmo, porque quiere que sus jugadoras estén por encima de las demás. En la Federación queremos potenciar el fútbol femenino, ese club sólo responde a intereses particulares”. Si, de verdad, quieren apoyar el balompié de chicas en Aragón, agrega, “que dejen de hacer fichajes de gente de fuera estando en Segunda División”.

No considera el máximo mandatario federativo que se haya prohibido nada, ya que se seguirá permitiendo que haya chicas (hasta un 20%) en equipos de chicos. Esto, explica, se saca del Reglamento del Gobierno de Aragón para los Juegos Escolares, que, en su Base General Cuarta, establece que, tanto en equipos masculinos como femeninos, puede haber hasta un 25% de deportistas del sexo contrario.

“Si hay una liga de chicas, ¿qué sentido tiene que jueguen con los chicos?”

Una de las personas que ha impulsado la creación de las ligas femeninas y el cambio en el Reglamento es Asun Gil, entrenadora, coordinadora en el Club Deportivo Cuarte y portavoz del Grupo Fútbol Femenino Aragón, que representa a 15 equipos. Reitera el gran apoyo que recibió la propuesta como muestra de lo acertado de la misma. La proposición, dice, “surgió de un grupo que ha salido de las ligas femeninas y que somos las que, de verdad, luchamos por el fútbol femenino en Aragón”.

Si se quiere fomentar el deporte femenino, asevera, “lo lógico es que las niñas puedan disputar una competición de niñas. Si hay una liga de chicas, ¿qué sentido tiene que jueguen con los chicos?”.

También tiene palabras para el Zaragoza Club de Fútbol Femenino: “Promocionan su club, no el fútbol femenino. A mí me han llegado a decir que las ligas femeninas no son competitivas. La temporada pasada metieron un equipo en las ligas femeninas que eran ocho conos. En 15 minutos les habíamos metido 15 goles, las niñas no sabían ni dónde estaban. Fue una falta de respeto hacia esas niñas y también hacia los equipos contrarios. Somos muchos equipos luchando en Aragón por el futbol femenino, no son solo ellos, y tenemos que apoyarlo con honradez y respeto”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies