La DGA insiste en destrozar Castanesa: su empresa Aramón anuncia nuevas obras en el valle

La empresa semi-pública Aramón (50% DGA, 50% Ibercaja) se mantiene empecinada en destrozar la naturaleza de los valles pirenaicos. Anuncia ahora un telesilla en Castanesa -ampliación de Cerler- con capacidad para 2.400 esquiadoras por hora.

El grupo empresarial semi-público Aramón, el instrumento con el que el Gobierno de Aragón canaliza inversiones millonarias y marca la estrategia gubernamental de desarrollo económico en el subsector turístico de la nieve, continuará con sus planes de destrozo de Castanesa y anuncia la instalación de dos nuevos telesillas, uno en Formigal y otro en Cerler.

Una ‘inversión’ de 9 millones de euros en obras de destrozo de la naturaleza ha sido el último anuncio de Aramón, que se ufana al explicar que durante este verano continuará con las obras de ampliación de la estación de Cerler, destrozando Castanesa, así como la instalación de un nuevo telesilla en la Canal d’Izas, en la vertiente de Formigal.

El anuncio ha vuelto a provocar las críticas de los habitantes del valle y de asociaciones ecologistas

“Ante las últimas manifestaciones públicas de Aramón con respecto a sus planes de futuro”, la Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón mantiene “su oposición a la ampliación de Castanesa”. Desde la Plataforma recuerdan “que este proyecto, de un pasado asociado a la burbuja inmobiliaria, ya fue rechazado por los tribunales hace una década por su especulación urbanística y el impacto que producía en una zona de alta montaña de elevado valor patrimonial y gran fragilidad”.

“Esta cuestiones siguen más vigentes que nunca, con el añadido del actualmente reconocido cambio climático que convierten en aún más absurdo este proyecto a realizar en una zona de dudosa innivación. Por ello, como hace una década, mantenemos nuestra oposición a este modelo especulativo y nos gustaría que se apostase por otros modelos que asegurasen un futuro viable”, explican desde esta Plataforma.

Asimismo, la preocupación, e indignación, entre las gentes de Castanesa, de la Val de Barrabés, o de pueblos como Montanui aumenta al conocer los detalles de las obras proyectadas por Aramón. Así se manifiesta -habrá ampliación- en conversaciones entre AraInfo y habitantes de la zona.

¿Provocará una crisis de gobierno el plan de Aramón para destrozar Castanesa?

Al menos dos de los cuatro socios de gobierno de la DGA -CHA y Podemos- mantienen un rechazo frontal a la estrategia desarrollista del presidente Lambán, que cuenta con el apoyo de su partido -PSOE- y el cuarto socio de gobierno -PAR-.

El presidente nacional de CHA, Joaquín Palacín, ha explicado que “no es el modelo de Chunta Aragonesista, lo hemos dicho siempre y hemos mantenido esa discrepancia desde el principio”, así Chunta Aragonesista muestra “su rechazo al planteamiento de ampliación de la pista de esquí de Cerler a través de Castanesa”. Tal y como ha señalado Palacín “nuestra oposición a este proyecto es histórica, conocida y puesta en la mesa desde siempre, porque no compartimos ese modelo de desarrollo que lleva implícita la especulación urbanística y una agresión irreversible al medio ambiente en zonas, además, especialmente sensibles como es la montaña”.

Para Palacín “existen modelos de desarrollo turístico y deportivo más respetuosos que, de manera desestacionalizada, sirven para el desarrollo de las comarcas”. Y ha recordado la fragilidad de la apuesta del “monocultivo del esquí como recurso económico”. Palacín desconfía de la vialidad económica de este proyecto, además de la vialidad medioambiental “en un momento en el que vemos una evolución climática que no garantiza el funcionamiento natural de estas instalaciones en el futuro”.

Por otro lado, para Podemos-Equo Aragón la ampliación de Cerler por Castanesa "corresponde a un modelo de desarrollo de tiempos pasados que en la actualidad no está justificado". Aseguran que "vivimos en un nuevo contexto de cambio climático, con una realidad social, económica y legal muy diferentes a los tiempos en los que se planificó". Y añaden que "está amparado por una Declaración de Impacto Ambiental aprobada hace diez años, en los cuales los conocimientos científicos han evolucionado considerablemente y no se pueden despreciar. Al tiempo que atravesamos un momento de dificultades económicas y falta de certidumbres".

Además, consideran que "en estos tiempos de cambio climático no podemos pasar por alto el informe elaborado por el Observatorio Pirenaico de Cambio Climático que recoge que el Pirineo es una región sensible al cambio climático y pronostica que perderá la mitad de la nieve en los próximos 30 años". "Un estudio que invalida este proyecto, así como las inversiones millonarias necesarias para que vea la luz", matizan.

Desde la formación morada instan al Gobierno de Aragón a la paralización de las obras para poder estudiar alternativas, "siempre desde una perspectiva de inversión pública racional y eficaz". Al mismo tiempo recuerdan que los órganos competentes deben hacer uso de las atribuciones que tienen para hacer cumplir la legislación medioambiental vigente.

IU Aragón denuncia que “la autorización ambiental para la ampliación de Aramón es de hace 10 años y no responde a la nueva realidad”

Izquierda Unida ha vuelto a criticar las obras de instalación de los nuevos remontes en Castanesa -ampliación de Cerler- y Formigal, impulsadas por Aramón y cuyas obras se retomarán este verano. El coordinador de IU Aragón, Álvaro Sanz, ha insistido en que es “un proyecto con nula proyección económica y altas afecciones ambientales, que se fundamenta en procesos especulativos urbanísticos, hormigonar el Pirineo, y que nada tienen que ver con el interés general ni los aprendizajes derivados de la crisis de 2008”.

“Aramón, con el beneplácito e impulso del Gobierno de Aragón e Ibercaja, sigue empecinado en una carrera para empezar una ampliación delirante antes de que finalice su autorización ambiental, que tiene diez años y que caduca este mes de diciembre para estas obras”, ha lamentado Sanz. Desde Izquierda Unida se ha criticado duramente que “este proyecto no responde a la nueva realidad, no sólo por el cambio climático, una realidad incontestable que hace inviables algunas inversiones a medio plazo Qué sentido tiene ampliar la superficie esquiable cuando dice Instituto de Estudios Pirenaicos que es imposible?”, se ha preguntado el coordinador de IU, insistiendo en que “el proyecto es antagónico con los intereses de Aragón, no sólo desde el punto de vista ambiental, también desde el social, económico y de modelo de desarrollo. No refuerza para nada el futuro a medio y largo plazo del turismo ni de la economía aragonesa”.

Por último, Sanz ha concluido destacando que “el coronavirus nos ha enseñado que hay que blindar los ecosistemas para evitar crisis como estas en el futuro”.

Algunas características técnicas del destrozo anunciado por Aramón

El holding blanco de la DGA explica que uno de los telesillas proyectados, el de Formigal, unirá la zona cercana del parking de Sarrios con el collau de Lanuza. Se trata de un telesilla tipo D-Line, que alcanzará una longitud de 2.541 metros, con un desnivel de 447 metros, y con una velocidad de 6 metros por segundo y seis personas por silla, pudiendo transportar hasta 2.400 esquiadores y esquiadoras por hora.

Con las mismas, y desproporcionadas características, Aramón tiene planificado construir otro telesilla en Castanesa, donde Aramón ya está destrozando algunas zonas para la adecuación de las vías de servicio y la adaptación y acceso a las pistas desde el collau de Basibé.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies