La 38ª Bajada del Canal será "en seco", pero mojándose con las luchas y las reivindicaciones

Un año más, y ya son 38, la Bajada del Canal llega fiel a su cita con el barrio de Torrero. Esta edición no será igual. Como nada es igual desde que entró en nuestras vidas el maldito virus. Pero, porque el mundo no se para con la pandemia, la Bajada del Canal se ha querido mantener. Por el mismo recorrido y con espíritu reivindicativo, aunque sea sin barcas. Se celebrará este domingo, con el lema: "Otro mundo es necesario y posible". Y anuncian alguna sorpresa.

bajada del canal
Bajada del Canal de 2016. Foto: Dora Díaz (AraInfo)

La Asociación Vecinal Montes de Torrero - Venecia y la Asociación Cultural El Cantero de Torrero organizan la XXXVIII edición de la tradicional Bajada del Canal, que se celebrará este domingo, 20 de septiembre, en su recorrido habitual: desde la Pasarela de las Ocas hasta el Parque de La Paz. Sin embargo, hay un importante cambio: no habrá barcas que desciendan por sus aguas. La pandemia de COVID-19, ha hecho que sus organizadores tengan que adaptarse y la Bajada se hará "en seco". Una marcha a pie por los márgenes del Canal, con todas las medidas de seguridad. "Este año será especial, distinta, aprovechando las orillas que conocemos bien", pero "con renovado espíritu e ilusión reivindicativa", afirman.

En los días previos a la Bajada, y en medio de todos los preparativos, hemos podido hablar con dos personas que conocen bien el barrio de Torrero, que llevan años militando en su tejido vecinal, Montse Ponz y Chema Gregorio, integrantes de la AC El Cantero. "No queríamos dejar pasar la convocatoria sin movilizarnos, mantener vivo el espíritu de la reivindicación del Plan Especial del Canal, que es siempre el eje principal de la Bajada. Todo el tema lúdico lo hemos cortado: no habrá fiesta de después, ni barra, ni comida popular, pero leeremos el manifiesto. Planteamos el día como una jornada de manifestación, de reivindicación", apunta Montse, para añadir que la marcha de la cabecera será "muy particular", anunciando alguna sorpresa que aún no se puede desvelar.

"Lo que pretendemos este año es que se siga haciendo la Bajada, esta vez en seco, de otra manera, pero sin abandonar las reivindicaciones. Invitando a la gente a que salga a la calle, que no se quede en casa. Que salga a reivindicar y a manifestarse", añade Chema para advertir: "En una situación normal te das cuenta de los déficits que presenta esta sociedad. De un tiempo a esta parte, los recortes en servicios públicos han sido brutales. Y ahora, que ha venido la pandemia y nos ha dejado a todos en una situación muy extraña, que está aplanando las conciencias, la reivindicación, que la gente no sale a la calle… Consideramos que la Bajada del Canal se tiene que hacer sí o sí".

Chema ahonda en esta cuestión. Cree que hay que "gritar las cosas", que "este momento, a pesar de todo el deterioro, lo tenemos que considerar como una oportunidad para hacerlas mejor". "Por ejemplo -continúa-, no concebimos que no se esté inyectando dinero ya para mejorar la Sanidad Pública. No entendemos porque la Educación Pública esté tan retrasada en todos los planes para prevenir el COVID-19, porque no han bajado las ratios en las escuelas, porque no hay más profesorado contratado, porque no es una educación laica. Pero, es que, además, está todo el tema de la mujer y el feminismo. Por no hablar del tema de la recuperación de la memoria histórica, que esperemos se cumpla rápidamente y con eficacia la nueva ley, cuyo anteproyecto se aprobó este martes. Seguimos igual, porque no se han dado pasos, con el tema, vergonzoso, del expolio al pueblo con las inmatriculaciones de la Iglesia. ¿Por qué la Iglesia tiene que meter las narices en todo lo institucional? Todo esto, es una oportunidad ahora de reivindicarlo, de construir una sociedad mejor. Salir de esta crisis con más fuerza, con objetivos ilusionantes para la sociedad. ¿Hay derecho a lo que está pasando con la Casa Real? ¿Cómo es posible que la población no se rebele? En los puentes del Canal, en las pancartas, y en el manifiesto, se recordará todo esto. Es decir a la gente: 'Venid. Es una oportunidad para salir a la calle, ahora que no salimos”.

Eje vertebrador del sur de Zaragoza

Una de las habituales pancartas que se colgarán en los puentes del Canal este domingo. Foto: AV Venecia

Las reivindicaciones propias de la Bajada de esta edición, ecológicas, urbanísticas y de recuperación del patrimonio histórico, son prácticamente las mismas año tras año. La razón es sencilla: el silencio institucional a sus demandas. "Al Ayuntamiento siempre le pilla el toro. Tiene unas prioridades que no pasan por el sur de la ciudad. Están muy preocupados por las acciones en el centro, pero a los barrios más envejecidos, más degradados, les prestan poca atención", sostiene Montse haciendo de altavoz del barrio: "Queremos un parque lineal vivible, paseable, bonito, agradable".

El Plan Especial del Canal es una reivindicación histórica. Un Canal que cumple la función de eje vertebrador del sur de Zaragoza, y en torno a este eje, quieren sacar adelante la idea del Parque lineal. "Es la alternativa que venimos reivindicando desde hace muchos años. Pero pasa el tiempo y vemos que se avanza muy poco. No hay una actuación continua, ni permanente. No pedimos que de repente haya muchas obras, pero que las vayan haciendo poco a poco. Hay cosas que se pueden hacer razonablemente bien de una manera continuada", añade Chema.

Por ejemplo, el mantenimiento del arbolado de las riberas, un arbolado que consideran "importantísimo, muy significativo". "Es algo que no podemos entender. Hay un montón de troncos y árboles secos, tanto del dominio de la CHE -el cauce-, como del Ayuntamiento -fuera del cauce-, que llevan meses, incluso años sin quitar. Hablar con la CHE es como hablar con la pared. Hemos tenido reuniones con ellos, pero no hacen nada, no dan ningún paso. Nunca hay una respuesta a lo que hemos reivindicado", critican.

"Pedimos que en las zonas donde no hay arbolado, zonas donde se ha ido muriendo, que se plante, para que sea un trayecto uniforme, bonito de verdad y merezca la pena. Pero, no tienen interés por hacerlo. No hay conciencia. Ni la CHE ni el Ayuntamiento han hecho su trabajo", apunta Chema.

A pesar de que son casi 40 años reivindicando lo mismo y darse contra un muro, la sensación es que "algo ha mejorado". Así lo siente Chema: "Evidentemente no estamos igual que al principio. Pero si el Ayuntamiento, incluso el Gobierno de Aragón, tuvieran una voluntad política de hacer las cosas bien, poco a poco, se iría haciendo un trabajo 'sordo', que no sería muy contundente. Pero al ser continuado, daría sus frutos en poco tiempo".

Un Museo para recordar el pasado histórico del Canal

Otra de las demandas que este año vuelve a estar sobre la mesa es la idea del Museo dedicado a la historia del Canal. "Además de su importancia paisajística y ecológica, el Canal es un elemento histórico de primer orden en el plano de ingeniería hidráulica y de regadío. La importancia que tuvo el Canal, desde su construcción [entre los años 1776 y 1790], para la agricultura en Zaragoza fue enorme. Sus aguas fueron fuerza motriz de importantes industrias, como la Harinera de San José -hoy un espacio de creación abierto a la ciudadanía pero en peligro por la falta de apoyo del Ayuntamiento-, o una metalurgia de Averly. Un motor económico enorme", cuenta Chema. "Un Museo que recoja toda la historia del Canal, todos sus elementos. Esto serviría también como un reclamo de turismo sostenible", añade Montse.

Tanto la AV Venecia como El Cantero sostienen que son motivos suficientes para que exista un Museo temático del Canal, pero no hay ningún proyecto. "Antiguamente decíamos que lo pusieran en Casablanca, nos da igual dónde, pero que lo pongan. Se ha reivindicado muchas veces que se recuperen los elementos arquitectónicos del Canal, como las esclusas, los puentes y las pasarelas, para recordar cómo funcionaba todo esto. En otras zonas, como el Canal de Midi francés, el canal es navegable, y no es muy distinto al de aquí. Hay un antiguo muelle de carga, el de San Carlos, ubicado en el barrio de Casablanca, que está enterrado, y sería un elemento que recordaría como llegaban las barcazas con las mercancías, incluso con viajeros", continúa Chema.

Otra iniciativa que plantea el movimiento vecinal de Torrero que complementaría al Museo, es la instalación de placas que recuerden hechos históricos. Una iniciativa "que es muy fácil de hacer, y que hace muchos años que está pedido a la Junta de Distrito". Pero tampoco hay ningún plan al respecto. "¿Es tan difícil poner ‘hitos’ donde se puedan leer historias del Canal? Los que hemos nacido en Torrero, la gente de 60 años para arriba, recordamos la playa de Torrero, pero a los demás ni les suena. Recuperar la memoria del barrio. Que no se muera nuestra historia", lamenta Chema.

Las pancartas reivindicativas volverán este domingo a los puentes del Canal. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Otro mundo es necesario y posible

En sus 38 años de vida, la Bajada del Canal ha sido siempre un espacio para las reivindicaciones propias del barrio, pero también, cuenta Montse, "aquellas que en el momento están más en el candelero en toda la ciudad". Este año, han incorporado el lema 'Otro mundo es necesario y posible'. "Entendemos que, más que nunca, tiene sentido que desde el compromiso en los barrios se hagan visibles las injusticias presentes en nuestra realidad y nuestro deseo de construir un mundo mejor. Por ello queremos que la Bajada del Canal se convierta una vez más en voz de aquellas causas que quieren hacer de Zaragoza y nuestro mundo un sitio más vivible, poniendo a las personas en el centro de las necesidades".

Así, este domingo, Montse confirma que en la Bajada del Canal estará presente Plan de Choque Social, "una red que está recogiendo las reivindicaciones de muchos colectivos, que se han aunado desde el principio del confinamiento con todas las necesidades que han ido surgiendo, junto a las redes de apoyo de los barrios". También han contactado con Centro de Tiempo Libre y PIEES "que lo están pasando muy mal, con la pandemia han visto reducidas sus actividades muchísimo y, ahora en el inicio de curso, están desbordados". Sin embargo, ni CTL ni PIEES podrán participar en la Bajada. "Están muy mermados, están bajo mínimos", advierte Montse.

A lo largo de todo el recorrido se colocarán carteles "en apoyo de la Sanidad Pública, la Educación Pública, de todos los servicios públicos, contra el racismo y los desahucios… reivindicaciones y agradecimientos que no pueden faltar". También estará presente y "muy activo", el Grupo 8M Torrero.

En la Bajada del Canal de este año las medidas de seguridad "están garantizadas, igual de garantizadas que en todo lo público que está consentido y normalizado por todo el mundo", aclara Montse para detallar: "Con responsabilidad, con mascarillas y distancia. La Bajada va a ser en línea, por los márgenes del Canal. Si hay mucha gente se hará por los dos márgenes, si no, por uno solo. No habrá barcas, porque no nos parece oportuno dada la situación actual, pero las cosas se pueden hacer bien, aunque sean de otra manera".

Si el pasado año tuvieron que enfrentarse, y vencer, a las trabas del Ayuntamiento del trifachito, este año han tenido que atenerse a una pandemia. Adaptarse a los tiempos y a las situaciones sobrevenidas, también es un acierto. Ejemplo de ello es esta edición de la Bajada del Canal. Nadie dijo que fuera fácil, pero las gentes de la República Independiente de Torrero están curtidas en mil batallas, y a buen seguro, serán capaces de vencer el miedo al virus, de animar a la ciudadanía a participar, y hacer que este domingo sea otra victoria vecinal, otro día para recordar.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies