Javier Lambán descubre que el Reino de Aragón nació en Candanchú en 1928

Con su férrea e intransigente defensa de la industria del esquí a cualquier precio, parece que Lambán busca una crisis de gobierno al asegurar sobre las expropiaciones forzosas en Castanesa que “sin nieve no es posible la supervivencia del género humano en el Pirineo”. También amenaza Lambán a sus socias de gobierno al recordarles que “PSOE y PAR suman 9 de los 11 consejeros de la DGA” -los otros 2 son de Podemos y CHA-, rememorando aquello del socioliberal Alfonso Guerra “quien se mueve, no sale en la foto”.

Lambán
Javier Lambán. Foto: DGA.

Tras más de siete milenios de actividad humana -documentada- en el Pirineo aragonés, el doctor en Historia, Javier Lambán, a veces en labores de presidente de Aragón, está revolucionando la Arqueología y la Antropología al asegurar que “sin nieve -sin estaciones de esquí- no es posible la supervivencia del género humano en el Pirineo”.

Así, Lambán, también activista del negacionismo del cambio climático, en su papel de presidente del Gobierno de Aragón, ha defendido férreamente en la mañana de este martes en un acto oficial de la DGA el acuerdo del Consejo de Gobierno de la Diputación General de Aragón “por el que se declara la ocupación urgente y forzosa de las tierras de Castanesa” para destrozar el monte con las obras de ampliación de la estación de esquí de Cerler.

Requerido sobre la “urgencia” de las expropiaciones forzosas de terrenos, Lambán ha asegurado que “el proyecto de Castanesa es para nosotros muy importante, La urgencia de la expropiación se justifica porque se trata de que este verano se puedan hacer las obras correspondientes, sin dejar de decir que la mayor parte de los afectados han dado su visto bueno a la ocupación de los terrenos que son de su propiedad”.

Pero volviendo a lo importante, y siguiendo con la perspicaz lógica de Don Javier, si el genero humano no puede sobrevivir en el Pirineo sin estaciones de esquí, deberemos reescribir la historia y datar el nacimiento del Reino de Aragón en 1928, año de la inauguración de nuestra primera estación de esquí: Candanchú, en la Val del Aragón -el río, no el país, que ya no sabemos si nació en el Pirineo o en Chamonix-, y concederle todo el mérito por el descubrimiento a nuestro prócer.

Con la misma lógica de Don Javier debemos proyectar sin dilación un plan de rescate para todas las aragonesas -o al menos las del genero humano- que no pueden sobrevivir en los valles del Pirineo en los que todavía no hemos construido las vitales estaciones de esquí.

Solo nos queda pues apoyar a nuestro egregio presidente Lambán y entonar con él la nueva Internacional socialista: ¡Arriba pisters de la Tierra! ¡En pie famélica Aramón! Agrupémonos todos en la lucha final. El género humano -excepto habitantes del Pirineo aragonés- es la internacional.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies