Incumplimientos, ocultación de documentos y derribos arbitrarios son algunas de las denuncias de las entidades patrimonialistas

Pese a que estas entidades se consideran los “ojos del territorio” denuncian que siguen padeciendo “el continuo silencio y la falta de respeto” por parte de las administraciones locales y territoriales

entidades
Seminario de Uesca. Foto: Apudepa.

En el XVI Encuentro de Asociaciones en Defensa del Patrimonio Cultural que ha tenido lugar en el centro Joaquín Roncal de Zaragoza, días 7 y 8 de mayo, 2021, por videoconferencia, las asociaciones participantes y otros especialistas del patrimonio, se trasladaron algunas problemáticas a la hora de realizar su trabajo.

Pese a que estas entidades se consideran los “ojos del territorio” denuncian que siguen padeciendo “el continuo silencio y la falta de respeto” por parte de las administraciones locales y territoriales, y denuncian “el permanente incumplimiento por parte de la Administración del artículo 23 de la Constitución española de 1978: Los ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos públicos”.

Además, advierten de que de una forma generalizada “los expedientes administrativos muchas veces se nos ocultan, o resultan muy difíciles de obtener, con un incumplimiento flagrante por parte de las administraciones”.

Una sociedad compleja exige nuevos planteamientos, miradas y actuaciones hacia el territorio urbano y rural y también a la flagrante situación de los bienes eclesiásticos (inmatriculaciones) pero lamentan desde estas entidades que las políticas administrativas no responden a ello ni en la gestión estatal, ni en las territoriales ni en las municipales.

Los catálogos de bienes protegidos representan en buena parte dichas políticas pero no responden a las directrices internacionales ni a las necesidades actuales, favorecen, explican, el expolio de nuestro patrimonio subterráneo y en superficie con continuos derribos, ruinas, vaciamientos y ocultación, ausencia o escasas catalogaciones (incluidas las de arquitectura contemporánea, industrial e inmaterial) que amparan frecuentemente manifiestos casos de corrupción en connivencia con el afán especulativo de grandes empresas y/o particulares, que sigue primando.

Rechazan además los derribos arbitrarios y apuestan por una conservación consensuada de la arquitectura histórica, tanto monumental como vernácula, en beneficio de los habitantes estables o visitantes, presentes y futuros.

Ejemplos de malas prácticas

La implantación reciente de grandes parques eólicos y fotovoltáicos es una amenaza que actualmente viven los territorios de las comarcas del sur de Aragón (más del 68% de 14.804 km).

Además, rechazan “la ausencia de protección por parte de las administraciones a favor de las viviendas de eminentes personalidades de las ciencias y de las letras, lo que debería formar parte de la educación como modelos a imitar por los ciudadanos locales”.

Sin embargo, son manifiestas las malas praxis de los últimos años en ejemplos como la casa natal de Baltasar Gracián en Belmonte de Gracián, a la venta desde hace años, y las residencias de los Premios Nobel de Santiago Ramón y Cajal en el Retiro madrileño (vivienda unifamiliar reconvertida en apartamentos) o la de Vicente Aleixandre en Velintonia 3, la casa de la Poesía, cerrada y en estado de abandono, a pesar de la constante defensa ejercida por la Asociación de Amigos de Vicente Aleixandre.

También ha querido mostrar su apoyo a los Manifiestos a favor de la conservación integral del Seminario de Uesca y de la Central Térmica de Andorra, que se encuentran en peligro por contar con proyectos de demolición, a pesar de su alto interés como patrimonio histórico-artístico e industrial, respectivamente; también la solicitud de BICN (Bien de Interés Cultural Nacional) de la Escuela Industrial de Barcelona, recinto de cuatro manzanas del ensanche de la ciudad, testigo de la vida educativa y de amalgama de edificios de nueve arquitectos de renombre con edificios singulares en cien años de vida y existencia.

Así mismo, apoyan el Manifiesto 2021 a favor del XIX día regional del Patrimonio, “Por la autenticidad e integridad de El Bosque de Béjar”.

En lo que se refiere al reciente caso destapado del retrato del marqués de Villanueva del Duero, de Francisco de Goya, manifiestan su total censura y repulsa a la actuación de todos los organismos oficiales, encargados de la vigilancia del patrimonio español: Comunidad de Madrid, Ministerio de Cultura y, el más grave, Museo del Prado, por la dejación de sus funciones.

“Ninguno cumplió con su obligación de iniciar un expediente de catalogación como Bien de Interés Cultural para una obra de tal relevancia. Igualmente, rechazamos el papel de asesoramiento de la casa de subastas Sotheby’s aconsejando que se ocultara el valor artístico de la obra”, concluye la cerca de una veintena de entidades patrimonialistas estatales y territoriales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies