Fin a las mascarillas en interiores tras casi dos años, pero con algunas excepciones

Tras 700 días con el cubrebocas, el Gobierno español ha aprobado el fin del uso obligatorio de mascarilla en interiores, aunque seguirán siendo obligatorias en el transporte público, en centros, servicios y establecimientos sanitarios, como hospitales, centros de salud, centros de transfusión de sangre o farmacias.

Foto: Pixabay

Han pasado casi dos años desde aquel 20 de mayo de 2020, cuando se impuso el uso obligatorio de la mascarilla en la vía pública, en espacios al aire libre y espacios cerrados de uso público, para frenar la pandemia de coronavirus. Desde entonces, el cubrebocas ha pasado a ser una prenda más del día a día de la ciudadanía, aunque molesta e incómoda en muchas ocasiones.

Tras varios intentos por librarnos de las mascarillas, en diferentes desescaladas y escaladas, el pasado mes de febrero el Gobierno español suspendía su obligatoriedad en exteriores, así como en los patios de los centros escolares, una medida que venía acompañada de otras relajaciones en las restricciones que nos han ido acompañando en estos duros años de pandemia.

700 días después de su llegada a nuestras vidas, en otro paso más hacia la llamada "gripalización" del coronavirus, desde este miércoles, 20 de abril, las mascarillas dejan de ser obligatorias también en interiores. Pero con algunas salvedades. Así lo ha aprobado el Consejo de Ministros y Ministras este martes con un Real Decreto que se publicará el miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

De este modo, la ciudadanía aragonesa podrá de nuevo mirarse a cara descubierta en interiores de comercios, supermercados, en bares y restaurantes, cines y teatros, pero aún no se desprenderá del todo de la mascarilla, ya que seguirá siendo obligatoria en determinados ambientes, "en razón de la vulnerabilidad" de las personas que los suelen ocupar, ha explicado la ministra de Sanidad, Carolina Darias.

¿En qué lugares sigue siendo obligatoria la mascarilla?

Por ejemplo, habrá que seguir llevándola en centros, servicios y establecimientos sanitarios, como hospitales, centros de salud, centros de transfusión de sangre o farmacias. En los hospitales, sin embargo, las personas ingresadas estarán exentas de llevarla cuando estén en su habitación.

La mascarilla en interiores también se deberá llevar en centros sociosanitarios como residencias de mayores, aunque no será obligatoria para las personas ancianas residentes pero sí para las personas trabajadoras y las familiares que realicen visitas.

Igualmente, la mascarilla aún será obligatoria en transporte aéreo, ferrocarril, autobuses, tranvía y cualquier tipo de medio público. En los barcos, se deberá llevar cuando "no se pueda mantener la distancia de 1,5 metros".

Además, las personas contagiadas de COVID-19 deberán llevar la mascarilla durante diez días a partir del momento del diagnóstico. Aunque los síntomas sean leves, esta medida será de obligado cumplimiento.

"En ningún caso" en el entorno educativo

La ministra Darias ha sido tajante para afirmar que la mascarilla "no se usará en ningún caso en ambientes escolares". "Ya no era obligatoria en recreos y ahora tampoco lo será en todos los ámbitos de los centros educativos", ha sostenido.

No obstante, el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón ha recomendado al personal -profesorado y personas trabajadoras de los colegios e institutos- que se siga usando en espacios cerrados y de uso compartido (especialmente en aulas, laboratorios, salas de reuniones y salas de trabajo donde no se pueda mantener una distancia mínima de 1,5 metros), al menos hasta el final de este curso, y se mantengan otras medidas como la ventilación en locales y dependencias y a la higiene de manos con el uso del gel hidroalcohólico.

¿Qué pasa en los centros de trabajo?

En el entorno laboral, de la misma forma, "no resultará obligatoria con carácter general". Darias ha puntualizado, no obstante, que las personas responsables de prevención de riesgos laborales de las empresas podrán acordar su uso "en función de la evaluación de riesgo del puesto de trabajo". Es decir, se deja en manos de las empresas la decisión.

Tampoco será obligatoria ni en interiores ni en exteriores en partidos de fútbol o baloncesto, aunque la ministra ha aconsejado un "uso responsable" en este tipo de eventos masivos.

Pese a esta retirada "con carácter general" de la mascarilla, Darias ha insistido en un "uso responsable" en población vulnerable como mayores de 60 años, personas inmunocomprometidas, con alguna enfermedad de riesgo importante, embarazadas o profesorado con algún factor de vulnerabilidad. También es recomendable en eventos multitudinarios, aglomeraciones y en reuniones privadas cuando haya presentes personas vulnerables.

En este sentido, la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón ha subrayado que "más allá de las situaciones en las que por ley habrá que seguir llevándola, todo el mundo sabe en qué espacios son necesarias las mascarillas, en aras de la sensatez".

"Nos encontramos en un contexto epidemiológico favorable"

Para la ministra Darias, se trata de "un día importante en el que se siguen superando etapas" de la pandemia, que comenzó hace ya más de dos años. "Es un paso más en la evolución de la pandemia. La COVID-19 sigue entre nosotros, pero evoluciona de manera positiva y los indicadores marcan un nivel bajo con carácter general, estable en la mayoría del territorio. Seguimos avanzando desde la prudencia pero también desde la progresividad", ha apuntado.

La titular de Sanidad del Gobierno español ha insistido en que es el "momento oportuno" para tomar esta medida "muy meditada": "Nos encontramos en un contexto epidemiológico favorable que permite la flexibilización del uso de las mascarillas. Está motivada por la altísima cobertura vacunal de nuestro país, que ha cambiado las características de la pandemia. Y la gravedad de la enfermedad ha descendido de manera importante por el impacto positivo de las vacunas".

Darias también ha defendido la retirada de las mascarillas sin esperar a ver el impacto de la Semana Santa en la evolución de la pandemia. "Hace un año teníamos un 21% de ocupación de UCI y hoy es del 4%. Ha podido haber alguna oscilación en la incidencia pero no se ha producido un elevado incremento en la ocupación hospitalaria. Es una medida de acuerdo con las personas expertas de la Ponencia de Alertas y contó con la práctica unanimidad de los miembros del Consejo Interterritorial", ha dicho.


📌 Especial COVID-19 en AraInfo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies