Este invierno el tranvía de Zaragoza “patina sobre la línea por falta de adherencia”

El personal del tranvía denuncia las graves deficiencias del servicio y los incumplimientos del nuevo convenio por parte de la empresa, que pueden llevar a la reanudación del conflicto

Tranvía de Zaragoza. Foto: AZ

El Comité de empresa de Tranvías Urbanos de Zaragoza se reunión en asamblea de trabajadores y trabajadoras este martes, 29 de noviembre, para tratar asuntos relacionados con la seguridad de la línea, estado de los equipos de trabajo y calendarios laborales del año 2023.

Manifiesta una “enorme preocupación” debido a las condiciones en las que circulan. La delegación de prevención del personal de la parte social del Comité de Seguridad y Salud laboral convocó a reunión extraordinaria a la dirección de la empresa para tratar “el grave problema de seguridad en la circulación existente y reiterativo en el tiempo”, bajo advertencia de paralización de la línea.

Denuncian que esto ocurre por el “deficiente mantenimiento” llevado a cabo y exigen el correcto estado y limpieza de las vías y de los equipos de trabajo. “Nos encontramos ante la comprometida situación de que los tranvías, no frenan ni traccionan, patinando sobre las vías por la falta de adherencia, teniendo que hacer uso de manera habitual del frenado de emergencia, que incluso puede no resultar eficaz, debido a las condiciones de las vías y de los tranvías”, afirman desde el comité.

Las consecuencias son fácilmente detectables a diario observando su circulación. Según los propios trabajadores y trabajadoras, las probabilidades de accidente se ven exponencialmente aumentadas y con ello las caídas de personas que van en el tranvía, atropellos, colisiones, así como la confortabilidad del pasaje, que se ve seriamente afectada.

Tal es la situación que usuarios y usuarias han tenido que ser desalojados en las cocheras, “al ser incapaces los tranvías de subir la pendiente de entrada al barrio de Valdespartera”, sentencian.

También denuncian el estado de los equipos de trabajo, como los asientos, que todavía siguen sin renovarse a pesar de haber llegado a un acuerdo para su cambio en 2017 y que cinco años después sigue sin resolverse. Esto afecta “de manera sustancial al desarrollo de nuestro trabajo y a la aparición o agravamiento de lesiones entre los trabajadores”.

Para el comité de empresa ahora “se hace más necesario si cabe” incidir en los tiempos de recorrido y la excesiva velocidad que deben emplear para alcanzarlos, “lo que acrecienta la probabilidad de accidentes e incidentes y hace imprescindible”. Exigen su revisión y actualización, “ya que no cumplen con el proyecto de explotación” y piden su adaptación a los nuevos modos de movilidad existentes, para así minimizar todo lo posible los riesgos existentes.

A pesar de haber firmado el pasado febrero el segundo convenio colectivo tras más de tres años de conflicto, la empresa está incumpliendo los acuerdos en el nuevo calendario laboral de 2023. Está “plagado de deficiencias e incumplimientos” y “empeora nuestras condiciones de trabajo, dificultando sobremanera nuestra conciliación y descanso”.

Este miércoles, 30 de noviembre, se reúnen con la empresa y esperan poder tratar estos temas y así “evitar un conflicto al que la empresa nos está abocando sin remedio”.

Como siempre, hacen un llamamiento al Equipo de Gobierno municipal, como responsable del buen funcionamiento del servicio, para que ejerza su misión de vigilancia y supervisión del servicio y vele por su cumplimiento.

Piden que “no se ponga del lado de la empresa Avanza cuyo único objetivo es maximizar los beneficios a costa del empeoramiento de las condiciones de sus trabajadores y del optimo y buen desarrollo del servicio” que desde el comité denuncian.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies