Nueva escalada de violencia de Israel contra los territorios ocupados en Palestina

Desde el 22 de marzo se suceden enfrentamientos entre civiles palestinos y las fuerzas de seguridad israelíes. Ya son casi 40 las personas fallecidas en este mes y centenares las heridas y detenidas en los territorios palestinos ocupados por Israel que también bombardea Gaza otra vez.

Bombardeo de Gaza Palestina por parte de Israel, ciudad en llamas
Bombardeo israelí en la Franja de Gaza la noche del 20 de abril | Foto: Palestina Hoy

Este lunes, 18 de abril, aviones israelís bombardearon una localidad al sur de la Franja de Gaza, Jan Yunis, con tres misiles. De nuevo, la noche del martes Gaza volvía a ser atacada por Israel. Se cuentan ya siete personas fallecidas en los episodios violentos en Cisjordania en estos últimos tres días, más de un veintena desde principios de abril y 39 desde el 22 de marzo, fechas clave en el repunte de la violencia en esta guerra.

Los días más críticos son los viernes. Desde el 22 de marzo se suceden incidentes violentos entre autoridades israelíes y ciudadanos palestinos. La tensión entre ambos ha repuntado y se ha agravado considerablemente los días de la Pascua judía y el Ramadán musulmán, festividades que físicamente confluyen en la Explanada de las Mezquintas de Jerusalén.

Desde entonces, el Ejército y la Policía israelí se han desplegado en la Cisjordania ocupada, han detenido a cientos de personas de procedencia palestina y han herido a otras tantas decenas, tanto en Jerusalén como en el resto de territorios ocupados. Debido a esta escalada de violencia incluso el primer ministro, Naftali Benet, instó a la población israelí a portar armas.

Desde el 31 de marzo y hasta ahora, se han sucedido las muertes de población palestina, personas heridas y detenidas por parte de la Policía y Ejército israelí. El 15 de abril, fueron más de 400 palestinos y palestinas las que resultaron heridas y 150 personas fueron detenidas.

Esta tensión que se vive en la Explanada de las Mezquitas podría desencadenar una guerra con Hamás, como ya ocurrió hace un año cuando una situación similar condujo a una guerra de 11 días. Para la organización, que gobierna Gaza desde 2007, Jerusalén es una línea roja que Israel no debe cruzar.

Cientos de personas palestinas se concentran en esta Explanada durante estos días de Pascua y Ramadán para defender la mezquita de Al Aqsa y Domo de la Roca, lugar donde también acuden colonos judíos radicales para practicar sus propios ritos, generando este clima de tensión. Israel dice defender la libertad de culto, pero lo que acaba sucediendo es que permite que estos extremistas judíos provoquen a los musulmanes, con la intención de construir en este lugar su tercer templo.

Por ejemplo, en Hebrón (sur de Cisjordania) el Ejército israelí ha cerrados estos días el culto al Islam de la mezquita de Abrahán, que ha quedado habilitada para que las personas judías puedan celebrar la Pascua.

El primer ministro israelí Benet afirmó el domingo, 17 de abril, que las fuerzas de seguridad tienen “carta blanca” para tomar las medidas que consideren pertinentes para garantizar la seguridad de los ciudadanos de Israel”. Tras esta oleada de ataques y redadas, el primer ministro considera que “las fuerzas de seguridad están preparadas para cualquier escenario”.

Continúa el problema (histórico) de fondo: la brutal ocupación de los territorios palestinos por parte Israel. Sin embargo, no parece que la situación vaya a cambiar si no a empeorar, como dejan claro los dirigentes israelíes, quienes dan por sentado que la ocupación y la anexión territorial forman parte de su estrategia política desde 1967.

Amnistía Internacional lleva tiempo denunciando el sistema de opresión y dominación que Israel impone a la población palestina en todas las zonas que controla. La organización habla que esto constituye apartheid, prohibido por el derecho internacional público.

Sin embargo, los medios de comunicación españoles no abrirán portadas con esta noticia. Sí con Ucrania, sí con Putin, sí con las respuestas de Europa. Pedro Sánchez se reúne este jueves con Zelenski, quien casi ha pasado a ser parte de la política española. Como forma de legitimar intereses económicos y geopolíticos, no todos los lamentos por las personas fallecidas valen lo mismo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies