El silencio, cabeza de cartel de ‘El último concierto’: revisita los streamings y escucha el futuro de las salas

En Aragón tuvimos la oportunidad de ver a Sho-Hai en la Sala López cinco minutos en silencio o cómo desmantelaban la Sala Creedence para convertirla en un salón

salas
Sho-Hai en la Sala López. Fotograma del streaming.

Más de 125 salas de conciertos de todo el Estado han querido dar visibilidad a la situación crítica en la que se encuentran de una manera simbólica. El 18 de noviembre a las 20.00 horas ha tenido lugar un ‘concierto’ épico dónde los y las artistas se han quedado en silencio sobre el escenario para mostrar el futuro que les espera a la mayoría de las salas de conciertos si las Administraciones no toman medidas urgentes.

La Plataforma de Salas de Conciertos reclama así, de manera contundente y gráfica, la necesidad de ayudas directas y reales para poder salvar a todo un sector que se encuentra a las puertas de la extinción al ser uno de los más afectados por la crisis sanitaria. Todavía estamos a tiempo de ver a Sho-Hai en la Sala López cinco minutos en silencio o cómo desmantelan la Sala Creedence para convertirla en un salón porque todos los streamings permanecerán colgado en la web de El Último Concierto.

El golpe de efecto que nadie se esperaba pero que visibiliza lo que las salas de conciertos están viviendo, sin lugar a duda, más de ocho meses cerradas y en silencio. Con esta acción quieren alzar su voz para que se les reconozca como bien cultural porque muchas de ellas no podrán sobrevivir en estas condiciones de endeudamiento más allá del 2020.

Mientras no se pueda recuperar la actividad con unas condiciones mínimas que no provoquen más pérdidas que las actuales, es urgente la actuación de todas las administraciones. A sus tres niveles, el Estado, los territorios y los ayuntamientos, deben escuchar las medidas de choque que se proponen “para reducir los gastos mensuales y adquirir el compromiso de asignar ayudas económicas de cara al 2021 para compensar las pérdidas soportadas hasta el momento, y garantizar la continuidad de este sector de base e imprescindible como es el circuito de las salas de conciertos”, denuncian en un comunicado este jueves.

Además recuerdan que las salas de conciertos no están solas, “el público, las miles de personas que nos han apoyado durante la campaña y han visto el streaming, un gran número de artistas, el personal de salas, los medios de comunicación, los fotógrafos y los agentes de la industria de música en directo han querido sumarse a esta iniciativa para reflejar una situación en las que ellos no son ajenos”. Durante este fatídico 2020 desde marzo y hasta final de año se han cancelado más de 25.000 actuaciones, afectado a más de 5.000 personas trabajadoras directas de las salas y a miles de artistas y profesionales de la música en directo al no tener actividad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies