El Senado de EEUU absuelve a Trump de todos los cargos

No ha habido sorpresas. El Senado de Estados Unidos ha absuelto al presidente, Donald Trump, de los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso presentados en su contra en el marco de un proceso de destitución centrado en la supuesta campaña de presión a Ucrania para la obtención de favores políticos.

Donald Trump. Foto: Gage Skidmore (CC BY-SA 2.0)

Con 48 votos a favor y 52 en contra, la Cámara Alta de EEUU ha sentenciado que el magnate neoyorquino no ha incurrido en un delito de abuso de poder. Poco después y en una rápida votación, el dirigente se ha hecho con el apoyo de 53 senadores frente a otros 47 que han votado a favor de condenarle, por lo que ha sido exculpado a su vez del cargo de obstrucción al Congreso.

Tan solo un republicano ha votado "culpable", el senador Mitt Romney, convirtiéndose en el primer legislador en la historia de EEUU en apoyar la destitución de un presidente de su mismo partido en un juicio político.

Sobre la segunda de las acusaciones, la de obstrucción al Congreso, 53 legisladores (todos republicanos) han resuelto que Trump es "no culpable" frente a 47 (todos demócratas) que lo han visto "culpable".

Para que el proceso de destitución del presidente saliera adelante era necesario el respaldo de dos tercios de la cámara a alguno de los dos cargos políticos.

Antes de la votación, el líder de la minoría demócrata en la Cámara Baja, Chuck Schumer, ha hecho un llamamiento a los senadores para que votaran a favor de destituir a Trump. El demócrata también ha criticado que "este es el primer juicio político en la historia (del país) que no escuchó a ningún testigo".

Ha agregado que "si las noticias que no le gustan son falsas, si mentir en las elecciones es aceptable, si todo el mundo es tan malvado como la mayor maldad entre nosotros, entonces la esperanza en el futuro está perdida".

Por su parte, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, ha tachado este caso de "incoherente" y ha acusado a los demócratas de querer "romper" las reglas y escribir otras nuevas solo porque perdieron las elecciones presidenciales de 2016.

En septiembre, Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, anunció una investigación de juicio político, o impeachment, contra Trump después de una queja de un informante a los servicios de Inteligencia sobre una llamada en julio con su homólogo de Ucrania, Volodímir Zelenski, para que investigara a uno de sus rivales políticos, el exvicepresidente Joe Biden, y su hijo Hunter por presunta corrupción en ese país.

Según la oposición demócrata, Trump condicionó la entrega de casi 400 millones de dólares en ayuda a Ucrania y también la programación de una reunión con Zelenski en la Casa Blanca a su exigencia de que Kiev anunciara que planeaba investigar a Biden, actual precandidato de su partido a las elecciones presidenciales de este año.

Tras meses de investigaciones en la Cámara Baja, finalmente se abrió el juicio político en el Senado el pasado 16 de enero, convirtiendo a Trump en el tercer presidente de la historia de EEUU en enfrentar un juicio político después de Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998, ambos absueltos. Richard Nixon en 1974 también se enfrentó un proceso de destitución, pero renunció al cargo antes de que la Cámara de Representantes votase los artículos de impeachment en su contra.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies