El grupo de un empresario del sector del juego gestiona dos residencias de ancianos en Zaragoza

Hifaver S. L., del Grupo Fernando Agustín Vera, gestiona las residencias Los Maizales y Los Maizales II. Agustín, además, tiene dos empresas dedicadas al sector del juego. De próxima apertura era Los Maizales III, que se ha convertido en uno de los centros Covid-19 abiertos con la colaboración del Gobierno de Aragón: “La última preocupación ahora es quién paga. Después se compensará”, asegura el director del IASS.

Según la Plataforma Contra la Privatización de la Sanidad en Aragón, el 65 % de las residencias de mayores se nutren con dinero público. Foto: Elien Dumon (Unsplash)

En Aragón, el 72,2 % de los fallecidos por coronavirus (502 de 695) vivía en residencias de ancianos. En el global del Estado, el porcentaje es del 69,8 %. Cifras, desde luego, preocupantes, que instan a una reflexión acerca de la situación previa de los centros de mayores y sobre el funcionamiento del sector de las residencias en el Estado español.

Recientemente, la Plataforma Contra la Privatización de la Sanidad en Aragón apuntaba en un comunicado que “el 65 % de estos centros se nutren de dinero público”. En los últimos tiempos ha habido un importante desembarco de grandes grupos empresariales (o empresas que nada tenían que ver con el sector) en el negocio de los servicios a mayores. Una buena muestra es Clece, empresa del Grupo ACS –propiedad de Florentino Pérez–, que tiene 95 centros de gestión integral en todo el Estado.

Casos con similitudes se repiten por todos los territorios. También en Aragón. No se trata de demonizar a estas residencias –ni de poner en duda de manera generalizada su calidad y profesionalidad–, pero sí llama la atención, por ejemplo, que un empresario especializado en el sector del juego decida arribar al negocio de las residencias de ancianos.

Es lo que sucede con el Grupo Fernando Agustín Vera, propietario de la empresa Hifaver, S.L., que gestiona dos centros residenciales para personas mayores en Zaragoza –ambos en Pinseque–: Los Maizales y Los Maizales II.

A la vez, Agustín Vera es, según distintas webs de información empresarial como Empresia u Opentenea, presidente de Recreativos Santa Teresa S. A. y administrador único de Comercial Distribuidora de Automáticos S. A. Las dos están dadas de alta en la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE) con el código 9200: ‘Actividades de juegos de azar y apuestas’. Tanto HIFAVER como estas otras dos empresas tienen el mismo domicilio.

AraInfo se ha puesto en contacto con la Residencia Los Maizales para recabar información acerca del hecho de compartir negocios en dos sectores tan dispares, pero no ha recibido contestación al respecto.

Siempre a tenor de lo publicado en Empresia, Fernando Agustín Vera fue también, hasta diciembre de 2013, administrador único de Aperza S. L. (CNAE 4799: ‘Otro comercio al por menor no realizado ni en establecimientos, ni en puestos de venta ni en mercadillos’) y, hasta marzo de 2019, de Servige S. L. (CNAE 9329: ‘Otras actividades recreativas y de entretenimiento’). Según varias fuentes, a través de las dos sociedades que, actualmente, dirige, tiene diversos salones de juego en Zaragoza y provincia, además de máquinas recreativas en distintos establecimientos.

Los Maizales III, uno de los centros Covid-19 abiertos por el Gobierno de Aragón

Para hacer frente a la pandemia, el Gobierno de Aragón ha puesto en marcha lo que han llamado centros Covid-19. Son, como explica el director del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), Joaquín Santos, “residencias que estaban en proceso de apertura”. Actualmente están funcionando cinco: en Yéqueda (Uesca), Miralbueno (Zaragoza), Alfambra y Gea de Albarracín (Teruel) y Casetas (Zaragoza). Esta última, de próxima inauguración, iba a ser Los Maizales III.

El pasado 10 de abril, dichos centros ya atendían a 161 personas procedentes de residencias de Aragón, “que, o bien han dado positivo en coronavirus o tienen vínculo epidemiológico o se recuperan de la enfermedad, y deben pasar la cuarentena antes de regresar a su centro residencial”, aseguran desde el Gobierno.

“La última preocupación ahora es quien paga. Después se compensará”

Según Santos, en centros como el de Yéqueda ya estaba contratado el personal y lo que ha hecho la Administración es “comprar sábanas, bandejas de comida, equipamiento, se les ha dotado de todo lo que faltaba”. En otros, continúa el director del IASS, “ha habido que dar de alta el agua, la luz, los ascensores y hemos acelerados los trámites (todo se ha hecho en 10 días). Nos hemos aprovechado de una realidad”.

Apunta que todos los centros están siendo gestionados por las empresas que iban a abrirlos, excepto el de Casetas: “Allí nos ceden el espacio”. El Ejecutivo paga a estas empresas 1.480 euros al mes por cada plaza, que se considera concertada. Hay un director médico y personal de enfermería, afirma Santos.

Sobre el hecho de que el Gobierno haya coadyuvado económica y materialmente a dotar a los centros de aquello de lo que carecían, Santos señala que, en momentos críticos como estos, “la última preocupación es quien paga. Después se compensará, eso quedará resuelto seguro”.

El Ejecutivo aragonés, por añadidura, ha intervenido tres residencias privadas: Los Olivos (Uesca), la residencia de Épila (Zaragoza) y el Asilo San José (en Teruel). La decisión, indicó la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, implica que un profesional del IASS asuma la dirección de la residencia “para apoyar a estos centros y seguir mejorando la atención asistencial que ofrecen a sus usuarios”.

“Hay empresas que viven de la Administración, esas son las peligrosas”

Santos recuerda que el IASS “tiene conciertos con la mayor parte de los centros residenciales de Aragón y, sobre ellos, se hace un continuo seguimiento del cumplimiento de los requisitos”. Gustavo García, coordinador en Aragón de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, no ve con malos ojos, a priori, que empresarios de sectores dispares entren en el de los centros de mayores: “Si montan residencias será porque quieren ganar dinero, y se esmerarán porque funcionen bien”.

Otra cosa, dice, “son los piratas y especuladores. Que también los hay”. En algunos casos, estas empresas ganan los concursos de las Administraciones públicas: “Una empresa que viva de sus centros no se mete en estos concursos, pero hay empresas que viven de la Administración, y esas son las peligrosas”.

Angélica Mazo, de UGT, destaca dos grandes modelos residenciales: los de las grandes multinacionales (grupos de inversión) y las residencias pequeñas. Para ella, el gran número de fallecidos que está habiendo en estos centros de mayores se explica, entre otras cosas, porque “las personas que dirigen las residencias no son personal muy preparado y no siguen los protocolos correctamente”.

También la Plataforma Contra la Privatización de la Sanidad en Aragón critica que “grandes "empresas y fondos buitre han encontrado el entorno idóneo para la inversión en este sector: tendencia de envejecimiento poblacional, una legislación laboral y de dependencia que favorece la explotación de sus trabajadoras, unas redes comunitarias y familiares cada vez más escasas y la puesta a disposición de dinero público para el negocio de servicios geriátricos".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies