Cuarenta y cinco días sin respuestas

Integrantes del sindicato CGT-Enseñanza se han concentrado este viernes por la mañana en solidaridad con una trabajadora Auxiliar de Educación Especial, que ejerce su actividad en el Colegio Público de Educación Especial Alborada de Zaragoza, y que lleva la friolera de 45 días con su actividad paralizada

Concentración de CGT a las puertas del Colegio Público de Educación Especial Alborada.

"Me levanto por la mañana, me pongo ropa térmica por el frío y siempre tengo a mano mi chubasquero y mi paraguas por si llueve". Declaró M.J.C.L., la trabajadora que paralizó su actividad el 8 de septiembre. Reconoce que esta situación "me está pasando una factura psicológica importante. Yo sólo quiero trabajar pero en unas condiciones adecuadas y sin riesgo para mi integridad física. Hace dos semanas hubo un contagio de tres personas en mi aula, si me llego a contagiar no sé dónde podría estar ahora".

Por esta razón, integrantes del sindicato CGT-Enseñanza se han concentrado este viernes por la mañana en solidaridad con esta trabajadora Auxiliar de Educación Especial, que ejerce su actividad en el Colegio Público de Educación Especial Alborada de Zaragoza y que lleva la friolera de 45 días con su actividad paralizada, "es decir, acudiendo todas las semanas a su centro de trabajo pero quedándose en la puerta del mismo a la espera de una decisión del Departamento de Educación o de Inspección de Trabajo que no llega". Una situación que el sindicato de enseñanza calificó de "intolerable" y que demuestra "la falta de una política preventiva acorde a la legislación", además de un aspecto mucho más grave "la falta de empatía y de respeto hacia las trabajadoras y trabajadores enfermos por parte de la Consejería de Educación dirigida por Felipe Faci".

El segundo sindicato en representación en la Mesa Sectorial de la Educación Aragonesa se mostró muy crítico con la política llevada a cabo con el Departamento de Educación. "Hemos solicitado insistentemente el índice de siniestralidad y las cifras de bajas por contingencias comunes del personal docente y no docente y se nos están negando sistemáticamente, esto es básico para conocer la incidencia del COVID-19 entre las trabajadoras y los trabajadores de enseñanza". En este punto, las y los integrantes del sindicato insisten en que "todas estas actuaciones están reguladas desde hace muchos años por la legislación española y se realizan en cualquier centro de trabajo privado de manera regular. Hay una falta de transparencia y un oscurantismo muy preocupantes por parte del Departamento de Educación, más si cabe en una situación tan grave como la que tenemos provocada por el coronavirus".

Por otro lado, las mismas fuentes de CGT señalan que están muy desesperanzados con esta situación "desde nuestro sindicato veníamos siendo muy críticos desde hace tiempo por la falta de políticas preventivas por parte de la administración". Sin embargo, "la respuesta que recibimos de la Secretaria General de Educación y la Directora General de Personal fue 'sacarnos de la mesas de negociación", un hecho que desde CGT califican de "antidemocrático y propio de otros tiempos, están negando el derecho de representación y participación sindical de un 20 % del colectivo docente".

Por último, la organización sindical indica que "con un índice de positividad del 20% en las pruebas PCR, a los Trabajadores Especialmente Sensibles (TES) se les debería de adaptar el puesto de trabajo como indica la ley y el sentido común. No se entiende cómo se están pidiendo sacrificios tan importantes a la población y, a la vez, se expone a unos riesgos tan graves a un colectivo de trabajadores y trabajadoras".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies