Aragón desconfinado desde el 9 de mayo y sin toque de queda, pero seguirán las restricciones y los cierres municipales y comarcales

Este domingo finaliza el estado de alarma pero "no es el fin de la pandemia", ha advertido Repollés que considera "necesario" seguir tomando medidas restrictivas. Este viernes, el BOA publica un decreto ley que permitirá seguir confinando "unidades territoriales" y aplicar otras restricciones pero se modulan los aforos. De momento, seguirán cerradas: Calatayud, Chaca, y las comarcas Campo de Cariñena, Ribera Alta, Valdejalón y parte de las Cinco Villas, a las que se añade Campo de Borja. Tarazona se abre.

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, durante la comparecencia de este miércoles. Foto: DGA

A las 00.00 horas de este domingo, 9 de mayo, finaliza el estado de alarma. El toque de queda desaparece y se elimina el confinamiento perimetral de Aragón. No obstante, por el momento, seguirán cerradas las unidades territoriales -municipios y comarcas- que lo están actualmente: Calatayud, Chaca y las comarcas Campo de Cariñena, Ribera Alta, Valdejalón y parte de las Cinco Villas, además de la comarca de Campo de Borja. Tarazona queda desconfinada desde el domingo. También se mantienen las medidas restrictivas en horarios, como el cierre de la actividad no esencial a las 22.00 horas, y en los aforos en función de los diferentes niveles de alerta establecidos.

Así lo ha informado la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, en rueda de prensa este miércoles. "Consideramos necesario seguir tomando medidas restrictivas ante la evolución de la pandemia", ha dicho, para aclarar la situación en la que quedará Aragón desde este domingo, tras el fin del estado de alarma. Este viernes, el BOA publicará un decreto ley que permitirá seguir confinando "unidades territoriales" y aplicar otras restricciones.

 

Por su parte, la titular de Presidencia, Mayte Pérez, ha afirmado que "Aragón hizo los deberes" con la Ley 3/2020 [aprobada por las Cortes el pasado mes de diciembre], por la que se establece el régimen jurídico de alerta sanitaria para el control de la pandemia", y, en opinión del Ejecutivo aragonés, "esto va a proporcionar seguridad jurídica a partir de este momento". "Los gobernantes debemos ser claros y transparentes de cara a transmitir certeza a la ciudadanía", ha manifestado Pérez.

"Nuestra normativa actualnos permite seguir adoptando medidas que, desde un punto de vista sanitario, consideramos todavía necesarias para controlar la pandemia, a excepción de dos [en las que esta Ley no tiene competencia]: el toque de queda y el confinamiento perimetral de Aragón", ha insistido la consejera de Sanidad.

Repollés ha explicado que en Aragón, la situación epidemiológica actual "nos sitúa en una meseta con elevada afectación, especialmente en algunos territorios, que nos exigen tomar medidas específicas". Sin embargo, ha reconocido que "no estamos seguros de si la tendencia ascendente se va a mantener", pero, "aunque no resulta claro del todo, si parece que estamos en un quinto pico epidémico con gran inestabilidad", por lo que consideran "necesario" continuar adoptando medidas restrictivas "en la misma línea que hasta ahora, con el marco legislativo resultante una vez concluido el estado de alarma el domingo, 9 de mayo".

Por ello, el BOA publicará este viernes dos nuevas normas que entrarán en vigor a las 00.00 horas del 9 de mayo, momento en el que decae el estado de alarma estatal. "En primer lugar, se publicará el decreto ley, que se aprobará en Consejo de Gobierno extraordinario, en el que se establecerá el confinamiento perimetral de las zonas que actualmente ya están confinadas en Aragón, o cualquier modificación que, desde este miércoles al viernes, se considere necesaria", ha continuado la consejera.

A partir de ahora, "todo cambio que afecta a la movilidad o que pudiera suponer restricciones adicionales respecto a las previstas en nuestra Ley 3/2020, estará sustentado en esta figura jurídica. Es decir, para cada nuevo confinamiento habrá que establecer un nuevo decreto ley que deberá ser convalidado por las Cortes de Aragón, y entrará en vigor una vez se publique en el BOA", ha añadido Repollés.

La duración de los cierres perimetrales será de un mes, "si bien revisamos constantemente los datos para adaptar las medidas a la evolución epidemiológica, pudiendo levantar antes estas restricciones si la evolución es positiva", ha aclarado la consejera.

De este modo, la DGA sigue confiando en su normativa propia. No obstante, este martes, el Gobierno español anunció que desde el 9 de mayo, una vez decaiga el estado de alarma, será el Tribunal Supremo quien tenga la última palabra sobre las restricciones, en lugar de los tribunales superiores de justicia de cada territorio (el TSJA en el caso de Aragón). Con esta norma, el Ejecutivo español deja en manos de los gobiernos territoriales el grueso de las medidas para luchar contra la pandemia, pero quiere evitar la situación que se dio el verano pasado, cuando varios tribunales tumbaron algunas de las restricciones impuestas por los territorios.

Se mantienen las restricciones de horarios pero se modulan los aforos 

Por otro lado, el BOA publicará una orden por la que se establecen los niveles de alerta y sus modulaciones, que "nos aportan las limitaciones de aforos u horarios de actividades no esenciales", que se aplicarán en cada parte del territorio aragonés según su situación. "Es decir, seguiremos tal y como estamos ahora", ha aclarado la consejera.

En la actualidad, en Aragón se aplican dos niveles de alerta: el nivel 3 agravado, en el que se encuentran los municipios y comarcas confinados perimetralmente; y el nivel 3 ordinario, en el que se sitúa el resto de Aragón. Según ha avanzado Repollés, la nueva orden mantendrá el nivel 3 agravado "sin cambios" en las restricciones, y para el resto de Aragón en nivel 3 ordinario "haremos algunas modulaciones".

Estas modulaciones en las zonas sin confinamiento serán: en las celebraciones en el sector de la hostelería que tengan lugar en el interior tendrán un límite de 30 personas en el interior -hasta ahora eran diez- y de 50 en el exterior -hasta ahora eran 15-. En las atracciones para ferias se amplían de cuatro a 12 y en las visitas turísticas guiadas se permitirá un máximo de 15 personas, en lugar de 10. Se amplía el 50% el aforo en bibliotecas. También se modifica el marco de los eventos multitudinarios que podrán tener un máximo de 500 personas en el interior y 1.000 en el exterior, pero cuando se superen estos aforos deberán solicitar "autorización expresa" de Sanidad. Repollés también se ha referido a los eventos deportivos no regulados por el Consejo Superior General de Deportes, que podrán alcanzar un aforo máximo de 300 asistentes en el interior y 500 en el exterior.

"El levantamiento del estado de alarma no es el fin de la pandemia"

"El levantamiento del estado de alarma no es el fin de la pandemia, seguimos en alerta sanitaria, pero podemos continuar gestionándola con seguridad y normalidad con nuestra norma aragonesa. Nuestro estatuto y nuestra legislación nos han permitido hacerlo así en estos meses", ha subrayado Repollés para concluir afirmando que "la vacunación nos muestra ya el camino hacia la superación de la crisis sanitaria. Con normalidad y seguridad continuaremos trabajando. Cada vez queda menos".


📌 Especial COVID-19 en AraInfo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies