Aragón implanta el pasaporte COVID obligatorio para el ocio nocturno, celebraciones y eventos multitudinarios

El Departamento de Sanidad publica una orden estableciendo la obligatoriedad para mayores de 12 años de presentar este certificado de vacunación desde este jueves, que podrá sustituirse por prueba negativa o certificado de recuperación.

Foto: Freepik

Ya es oficial. El Departamento de Sanidad publica una orden por la que establece la obligatoriedad de presentar, desde este jueves, el pasaporte COVID en los establecimientos de ocio nocturno -salas de fiesta, salas de baile-; celebraciones de todo tipo que puedan tener lugar en establecimientos de hostelería y restauración y eventos multitudinarios. La duración de esta medida "es hasta que el Gobierno español declare la finalización de situación de crisis sanitaria"

La decisión de Sanidad y de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón se produce en medio de una nueva ola de contagios, la séptima según las cuentas de la DGA, que deja este miércoles otros 440 contagios -210 más que hace siete días-, con una positividad por encima del 11%, y 177 personas hospitalizadas - 25 en UCI y 152 en planta- frente a las 118 de hace una semana, y tras la providencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), al que se había solicitado autorización previa para la implantación de este certificado. "El tribunal asevera en su propia resolución que su posición no supone un bloqueo a la Administración sanitaria. De hecho, el TSJA anima al Gobierno de Aragón a adoptar las medidas que estime oportunas para cumplir con su función constitucional (...) de luchar frente a la crisis sanitaria", asegura el Ejecutivo aragonés.

Así, a partir de este jueves, 25 de noviembre, las personas mayores de 12 años que "accedan a establecimientos de ocio nocturno (salas de fiesta, salas de baile y similares), celebraciones nupciales, comuniones, bautizos, confirmaciones y celebraciones sociales, familiares, religiosas o civiles que puedan tener lugar en establecimientos de hostelería y restauración, y eventos de cualquier naturaleza" que reúnan a más de 500 asistentes en lugar cerrado o 1.000 asistentes en espacios abiertos, deberán presentar uno de estos documentos:

  • Certificado de haber recibido la pauta completa de vacunación COVID-19, habiendo transcurrido, por lo menos, 14 días desde la última dosis de ella
  • Certificado de haberse recuperado de la infección por SARS-CoV-2 diagnosticada y encontrarse en el periodo comprendido entre el día 11 y el 180, ambos inclusive, después de prueba diagnóstica positiva
  • Documento acreditativo de prueba diagnóstica de infección negativa realizada por profesionales sanitarios en centros o establecimientos autorizados (en las últimas 72 horas en caso de PCR o 48 horas en caso de test rápido de antígenos)

La exhibición de la información requerida sólo podrá ser solicitada en el momento de acceso al establecimiento o recinto, aclara Sanidad; y "no se conservarán estos datos ni se crearán ficheros con ellos".

Además, en el caso de los eventos multitudinarios que superen la cifra de asistentes -500 en interior y 1.000 en exterior-, la organización del evento "deberá elaborar un plan de actuación en el que se contengan las medidas de prevención y control del COVID-19", y su celebración "quedará sujeta a la oportuna autorización por parte del servicio provincial competente del departamento responsable en materia de salud".

El Departamento de Sanidad insiste en que la presentación del pasaporte COVID resulta una medida "adecuada y acorde con las exigencias derivadas de protección de la salud" porque "se refiere a locales o actividades donde la entrada o participación es voluntaria y donde no se realizan actividades esenciales, a los que se tenga la obligación de acudir". "Actividades en las que –añade el texto normativo-- el riesgo de contagio se incrementa".

De igual modo, con esta obligatoriedad Sanidad busca "incentivar" a las personas que aún no se han vacunado. Cabe recordar que en Aragón, hasta ahora, un 91,46% de la población de 12 años y más ha iniciado la vacunación, y un 89,1% cuenta con la pauta completa. Esta medida permitiría "crear espacios de baja contagiosidad, y "continuar con una actividad social y económica medianamente normal", aseguran para recordar que "la vacuna protege de la enfermedad grave y de la muerte".

Asimismo, consideran que la exhibición del certificado COVID "no vulnera el derecho a la igualdad pues no se produce discriminación entre aquellos que están vacunados y los que no lo están, dado que para acceder a estos lugares o eventos se puede presentar también el resultado de la prueba diagnóstica de infección activa negativa, el test de antígenos o el certificado de recuperación de la COVID-19 si ha pasado la infección".

La orden "se enmarca en lo establecido en la Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de Medidas Especiales Materia de Salud Pública, que habilita a las autoridades sanitarias competentes para adoptar las que se consideren necesarias en caso de riesgo de carácter transmisible". Y también "en lo señalado por el artículo 38 de la Ley 6/2002, de 15 de abril, de Salud de Aragón, donde se contempla la posibilidad de acordar limitaciones preventivas respecto a aquellas actividades públicas y privadas que, directa o indirectamente, puedan tener consecuencias negativas para la salud o suponer un riesgo inminente y extraordinario para la salud", añade la DGA. No obstante, la Asociación de Empresarios de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas ya ha dicho que pedirá al TSJA medidas cautelarísimas contra la implantación del pasaporte COVID.

¿Cómo conseguir el pasaporte COVID?

El pasaporte COVID es gratuito y se puede descargar en formato digital en la página web del Salud Informa, siendo necesaria la posesión de un método de autenticación seguro como certificado digital, cl@ve o Pin Salud para poder acceder a su solicitud y descarga. Estas claves deben obtenerse con anterioridad. El PIN puede tramitarse en los centros de Salud o en la propia SaludInforma.

Una vez introducidos los datos, se accede a una nueva pestaña donde aparecen tres opciones de certificado que se pueden consultar: de vacunación, de recuperación y de pruebas diagnósticas. Si se pincha en el primero de ellos, se descarga automáticamente un archivo de PDF que es el certificado. En la parte superior del documento se muestran los datos de la persona (nombre completo y fecha de nacimiento) junto a un código QR. A continuación se concretan los detalles de la vacunación: dos códigos que responden con el identificador del certificado y con su emisor. En la última parte se señala la información de la vacuna administrada, el tipo, la fecha de la pauta, el número de dosis, el fabricante y el estado miembro de la vacunación. La persona puede elegir si obtener el certificado en formato digital, en papel o ambos, incluyendo un código QR que servirá para su validación. De cara a llevarlo encima en todo momento, existe la posibilidad tanto de imprimir este documento como de guardarlo en dispositivos electrónicos, como los teléfonos móviles.

También se puede solicitar de forma presencial en los centros de salud, Servicios de Atención al Usuario de los hospitales y en los Servicios Territoriales de Sanidad, siendo necesaria la identificación de la persona solicitante.

Cómo pedir cita para recibir la vacuna contra el COVID

Aquellas personas que no se vacunaron en su día y quieran hacerlo ahora, o aquellas que puedan recibir ya las dosis de refuerzo, se puede emplear para la cita la app de Salud Informa, o bien a la página web saludinforma.es. También se podrán utilizar los teléfonos del Salud: 974 215 746 (Uesca y comarcas del norte); 976 306 841 (Zaragoza y comarcas centrales) y 978 623 345 (Teruel y comarcas del sur).

Nuevo "semáforo" contra el COVID

Por otra parte, este martes, la Comisión de Salud Pública, en la que están representados el Ministerio español de Sanidad y los gobiernos territoriales, aprobó el nuevo documento conocido como "semáforo" contra el COVID-19, pero sin incluir por el momento nuevas restricciones a los horarios de cierre de hostelería tras no llegar a ningún acuerdo en este sentido. "Se ha aprobado el documento del 'semáforo', solo los indicadores y niveles de riesgo, sin medidas", ha explicado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, que ha añadido que les parece "muy importante tener una nueva mirada de los indicadores para contextualizar los niveles de la altísima cobertura vacunal".

Salud Pública ha acordado que el riesgo bajo de transmisión se eleve hasta una incidencia acumulada de 100 casos por 100.000 habitantes, frente a los 50 actuales. El riesgo alto comenzaría a partir de 300, en lugar de los 150 que están contemplados en estos momentos, mientras que el riesgo medio se situaría entre 100 y 300. El muy alto estaría por encima de 500, a diferencia de los 250 actuales. En cualquier caso, la incidencia acumulada a 14 días por 100.000 habitantes no es la única variable que se analiza para fijar el riesgo de un territorio, sino que también se tienen en cuenta la capacidad asistencial, ha comentado Darias.

Dosis de refuerzo para mayores de 60 años y personas sanitario y sociosanitario 

Además, la Comisión de Salud Pública también ha acordado definitivamente incorporar a las personas mayores de 60 años y al personal sanitario y sociosanitario a la vacunación de refuerzo contra el COVID-19. "La clave está en seguir vacunando sin parar, vacunando a aquellos que no lo han hecho todavía y seguir con las dosis de refuerzo. Hay que avanzar cuanto antes en completar todos y cada uno de los grupos incorporados a las dosis de refuerzo. Es muy importante que las CCAA sigan intensificando esta labor, sabemos que es la clave junto con la prevención", ha subrayado.

La EMA autoriza la vacuna de Pfizer para menores entre 5 y 11 años

Por último, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) respaldó este jueves la extensión de la actual licencia europea de las farmacéuticas Pfizer y BioNTech para el uso de su vacuna contra el COVID-19 para niñas, niños y niñes de 5 a 11 años, aunque con una dosis menor que la utilizada en mayores de 12 años. La inyección se administrará en dos dosis, con un intervalo de tres semanas entre la primera y la segunda, subraya la agencia en un comunicado, en el que señala que "los beneficios de vacunar con Pfizer a los niños en esa franja de edad superan los riesgos".

Según la EMA, los efectos secundarios más comunes detectados en los ensayos clínicos fueron similares a los de las persona mayores de 12 años, lo que incluye cansancio, dolor muscular y de cabeza, escalofríos, molestias y enrojecimiento en el lugar de la inyección.

Sobre la vacunación para menores entre 5 y 11 años, la titular de Sanidad de la DGA, Sira Repollés, ha asegurado que "Aragón tiene las herramientas para hacerlo".


📌 Especial COVID-19 en AraInfo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies